2.317 Médicos Registrados en 110 Especialidades - Somos el Directorio No.1 de la Ciudad


banner

banner

 

 

 

PEDIATRAS EN QUITO

NORTE DE QUITO SUR DE QUITO VALLES DE QUITO

 

 

pediatras quito  pediatras quito

 

pediatras quito pediatras quito

 

pediatras quito  pediatras quito

 

hyu  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

Patricio Prócel  Patricio Prócel

Mónica Unda  Mónica Unda

Mauricio Guerra  Mauricio Guerra

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

cardiología  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  cardiología

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito  pediatras quito

pediatras quito pediatras quito

pediatras quito pediatras quito

pediatras quito pediatras quito

 

 

 

 

 

PEDIATRAS
TELEFONO
DIRECCION
Aguinaga Rosa Romero de
2251529
Isla Isabella 1009
Albornoz L. Alex
2237201
San Gregorio Oe335
Aldean V. Patricia
3220232 - 3220252
Hospital Metropolitano Torre 2 Piso 2 Consultorio 202
Almeida Torres Silvia
2269840
Hospital Metropolitano Torre Médica I Planta Baja
Almeida Jaramillo Mario
2461450
Centro Médico Metropolitano
Andrade C. Angélica
2268172
Av Mariana de Jesús Oe - 8
Apolo Williams Elena
2236684
Versalles 735 y Pérez Guerrero
Astudillo Nicolay
0998699079
Edificio Citimed Piso 4 Consultorio 430
Aymacaña Edison
4502351
Edificio Citimed Av. Mariana de Jesús y Nuño de Valderrama
Ballesteros Carlos
3220052
Hospital Metropolitano Torre I Piso 2 Consultorio 208
Benítez Rodríguez Beatriz
2258920
Centro Médico Axxis Av. 10 de Agosto 39- 155 y Diguja
Bilbao Patricio
2542594
Obispo Díaz de la Madrid
Borja de Pezántes Aliz
3824440
Centro Médico Axxis Torre I Of. 305 Voz Andes 260 y Av. América
Brito Flores Wilma
2040955
Cumbaya
Bonilla López Patricio
2503465
Consultorios Médicos Pichincha
Bossano Rodrigo
2506714
Asunción Oe5-23 y México
Bucheli Tapia Carlos
2567669
Alemania N29 - 41
Buitrón Hermosa Ximena
2259650
Clínica de la Mujer Piso 5 Vicente Cárdenas 286 y Av. Amazonas
Cabezas P. Clarita
2900334
Hospital de Clínicas Pichincha - Consultorios
Cabrera A. Angelita
Caicedo Urresta Luis
2231458
Hospital Metropolitano Torre Médica 1 Piso 2 Consultorio 209
Casares Olmedo Ximena
3220311
Hospital Metropolitano Torre II Of. 303
Canelos Estrella Byron
38225005
Alemania y Eloy Alfaro
Castillo Robalino Iván
2527070
Edificio Milenium Of. 301 Murgeón 558 y Av. América
Cobo Regalado Patricio
2522467
Edif. Milenium Piso 1 Murgeón 558 y Av. América
Conde Arelis
3515728
Edificio Citimed Piso 3 Consultorio 349
Consultorio Meneses & Espinoza
3317519
Ankara Medical Center Piso 4 Consultorio 404
Contreras Pierola Gabriel
2268767
Edificio Citimed Piso 2 Consultorio 201
Coronel Doris Marlene
2536680
Saraguro N61 - 71 Av.del Maestro
Cortéz F. Patricia
2267964
Centro Médico Meditrópoli Consultorio 310
Caicedo Urresta Luis
3998000
San Gabriel y Nicolás Arteta Torre Médica I Piso 2
Córdova Montero Eugenia
2653884
Francisco Gómez y Padilla - Villa Flora
Carrión Ramírez Alicia
2904619
Consultorios Clínica Pichincha Torre B Piso 4 Veintimilla E3 - 84
Curay Medina Mayra
2580984
Pedro de Alfaro 59 - 590 y Alfonso Angulo - Sector Sur
Chimbo Jaramillo Veronica
2075166
Centro Médico San Luis - Sector Conocoto
Chiriboga Alejandro
2920169
Edif. Meditrópoli Piso 4 Av. Mariana de Jesús y Av. Occidental
Dávalos Diego
2269098
Hospital Metropolitano Torre Médica I Piso 4 Consultorio 406
Droira Miryan
2418333
Vicente Cardenas E4 - 133
Echeverría Albuja Ximena
3290132
San Gabriel y Nicolás Arteta Torre Médica II Piso 4
Egas Pérez Mercedes
2226903
Pablo Suárez 192 y Eloy Alfaro sector La Carolina
Eguiguren León Luis
2269090
Centro Médico Meditrópoli Piso 2 Consultorio 209
Eguiguren León José
2269089
Centro Médico Meditrópoli Piso 2 Consultorio 209
Enlace Medical Center
6018328
Avenida de La Prensa N49 - 207
Espin Mayorga Hugo
2550148
Complejo La Salud
Félix María Luisa
3220282
Freites Maribel
0998609306
Edificio Citimed Piso 3 Consultorio 349
Garzón Ron Eduardo
2502602
Consultorios Atahualpa - Hernando de La Cruz 32 - 96
Gía Pontón Lorena
2432484
Centro Médico Meditrópoli Piso 4
Gordillo Tobar Lucía
2267964
Edificio Meditrópoli - Av. Mariana de Jesús y Occidental
Granda Diana
3220002
Hospital Metropolitano Torre II Piso 3
Guerra Mauricio
3801554
Edif.Fortune plaza Medical Center Piso 12
Guerra Jhaneth
3515728
Edificio Citimed Av. Mariana de Jesús y Nuño de Valderrama
Herrara P. Rocío
3317808 - 3318990
Voz Andes N39 - 130 y Av. América Edificio Ankara Piso 3
Herrera Camino Wladimir
2502190
Alemania 144
Hernández Tamayo Juan
2564763
Edificio Fierro Piso 2 Av. Colón 2277 y Ulloa
Hidalgo Freire Indira
3131253
Av. 1 de Mayo E3 - 171 y Montecristi - Sector Chimbacalle
Hidalgo Jaramillo Iván
2521432
Tobar 138
Izquierdo Pablo
2224999
Juan León Mera 15 - 28
Iza Paredes Gladys
3824997
Edificio Fortune Plaza Eloy Alfaro e Italia Piso 10
Jarrín Troya Diego Leonardo
2226000
Consultorios Médicos Asociados Ramírez Dávalos E3 - 50
Jijón Arguello Rosario
2334715
Sangolquí - Ascazubí y Pichincha
Játiva Mariño Edgar
2543120
Clínica Internacional
Jiménez Mejía José Vinicio
2900363
Hospital de Clínicas Pichincha
Largacha Cordova Mariana
3318921
Ulloa 34 - 147 y Pedro Bedón Sector Universidad UTE
Larrea Mauricio
2261968
Centro Médico Mariana de Jesús Piso 4 Consultorio 2
Larrea Portilla Gabriel
0997420375
Hospital de Los Valles Piso 3 Consultorio 320
Lascano Escobar Gonzalo
2237112
Edificio Antares Avenida 6 de Diciembre y Colón
Lascano V. Yazmina
3826436
San Gabriel S/N y Nicolás Arteta
Leguisamo Córdova Flavio
2653884
Francisco Gómez y Padilla - La Villa Flora
León Camacho Lenin
2448297
Sbte.Guarderas N47 - 192
León Marquina Francisco
2614671
Clínica Villa Flora
León Noguez Beatriz
2269091
Centro Médico Meditrópoli
López Naranjo Dennis
3220201
Hospital Metropolitano Torre II Piso 5 Consultorio 5-13
Matute Macias
3238708
Edificio Pirámide Of.804 Alemania 29 - 41 y Eloy Alfaro
Medicentro EC
3949490
Veracruz N35-100 y Avenida República
Madacovik Stefan
2258042
Centro Médico Metropolitano Piso 3 Consultorio 309
Marcelo Merizalde
2413870
Zambrano N55 - 207
Marcelo Meza Escalante
3319961
Edificio Livenza Medical Center Piso 4 Consultorio 404
Milton Jijón Argüello
3515675
Edificio Citimed Piso 3 Consultorio 319
Montalvo Cózar Erika
2920085
Centro Médico Metropolitano
Montaño Prado Fernando
3320222
Voz Andes N39 - 34
Moscoso Paúl Enrique
2920085
Centro Médico Metropolitano
Mosquera Alvear Fabián
2251674
Centro Médico Meditrópoli Piso 1 Av. Mariana de Jesús y Occidental
Meza Escalante Marcelo
0996132378
Edif.Livenza Medical Center Piso 4
Naranjo E.Alfredo
2268767
Edificio Citimed Piso 2 Consultorio 201
Naves Viqueira Adolfo
2266776
Centro Médico Metropolitano Av. mariana de Jesús y Calle B
Novoa Chávez Eduardo
2547120
Consultorios Atahualpa - Hernando de La Cruz 386
Novillo Ortega Janneth
2865469
San Rafael - Edif. Mariana de Jesús Piso 4 Av. Ilalo y Giovanny Farina
Ordoñez Patricio
2220899
Atienza Oe3 - 178
Palacios Siguenza Alberto
2509547
Edif. Pirámide I Piso 7 Alemania N29 - 41 y Eloy Alfaro
Pazmiño Yépez Gladys
3220103 - 3220121
Hospital Metropolitano Torre II - San Gabriel Oe - 8
Pehaherrera Andrade Amparito
2977900
Hospital de Los Valles Av. Interoceánica y Av. Florencia
Pedia Gyn Medics
4505751
Edificio Asoma Calle Vozandes y Avenida América
Pérez Dávalos María del Carmén
2225945
Veintimilia 325
Pérez Granja Rodrigo
3980154
Edificio Axxis - Av. 10 de Agosto y Diguja
Pineda Cruz Silvia
2268170
Centro Médico Meditrópoli
Pinos Neira Jenny
Panchi Rocío
3825069
Edificio Fortune Plaza Alemania y Av. Eloy Alfaro
Polo González Mery Patricia
2521735
6 de Diciembre N 25 - 28
Proaño María Fernanda
6030888
Edificio Citimed Piso 5 Consultorio 520
Proaño Ivonne
2432083
Edmundo Carvaja Oe5 - 167
Prócel Egüez Patricio
2550017
Av.Coruña N26 -191
Proaño Ivonne
2432083 - 3319133
Clínica El Bosque Av. Edamundo Carvajal
Quiñonez de La Torre Eduardo
0999737805
Centro Médico Materno Infantil - Humbolt y Coruña
Real Flores Regina
3199182
Alonso de Angulo Oe 64 y Franco Gómez - Sector Sur
Reyes Alexandra
2927021
Edificio Solemni Alemania y Eloy Alfaro Piso 3
Rivera Alfonso
3518270
Edificio Citimed Avenida Mariana de Jesús y Nuño de Valderrama
Romero Aida
3515728
Edificio Citimed Piso 3 Consultorio 349
Rosales Tamara
3515728
Edificio Citimed Avenida Mariana de Jesús y Nuño de Valderrama
Rubio Mario
2922432
A & M Salud Infantil. Centro Medico de Especilistas Pediatricas
Rubio Neira Mario
099062729
Fortune Plaza Av. Eloy Alfaro N29 - 235 y Alemania
Sánchez Wilmer
2927021
Edificio Solemni Alemania y Eloy Alfaro Piso 3
Sarzosa Anita
2408472
César Dávila Andrade 446
Sociedad Ecuatoriana de Pediatría
2262881
Av. Naciones Unidas E2 - 17 e Iñaquito
Special Medic
3227070
Avenida Gran Colombia y Hermanos Pazmiño
Soto Andrade Eduardo
3212080
Lorenzo de Aldana Oe309 y Avenida América
Soto T. Gloria Gabriela
2446352
Consorcio Médico Biomed
Tamayo Orquera Edison
2502283
Alemania N974
Triviño Graciela Maggi
6000396
Murgeon 5 - 58
Urbina Vizcaino Hipatia
2869809
San Rafael - Isla San Cristóbal y Geovanny Farina
Vaca Cevallos Martha
2378844
Km.12 1/2 Av.Interoceánica
Valdivieso B. Luis
2523421
Hospital de Clínicas Pichincha Ulpiano Páez N23 y Veintimilla
Valencia Marcelo
2864906
San Rafael Av.Gral.Enríquez
Vallejo Francisco
3220023
Hospital Metropolitano Torre Medica II Consultorio 206
Vallejo Real Carlos
2224701
Checa 339
Vallejo Hernández Enrique
3220296
Hospital Metropolitano Torre II Piso I Consultorio 105
Vásquez Patricia
2920085 - 2551262
Centro Médico Metropolitano - Centro Materno Infantil
Vega Marco A
3320022
Edificio Livenza Medical Center Calle Vozandes N39 - 34
Villalva Etza
0992628962
Edificio Citimed Avenida Mariana de Jesús y Nuño de Valderrama
Unda Silva Mónica
3220023
Hospital Metropolitano Torre II Piso 2
Weller de King Elizabeth
0989250417
Cumbaya
Yerovi Santos Rocío
3220002
Hospital Metropolitano Torre II Piso 3
Zambrano Barcía Karla
0997743124
Edificio Citimed Piso 3 Consultorio 333

 

 

 

 

La pediatría es la especialidad médica que estudia al niño y sus enfermedades. El término procede del griego paidos (niño) e iatrea (curación), pero su contenido es mucho mayor que la curación de las enfermedades de los niños, ya que la pediatría estudia tanto al niño sano como al enfermo.

Cronológicamente, la pediatría abarca desde el nacimiento hasta la adolescencia. Dentro de ella se distinguen varios periodos: recién nacido (0-6 días), neonato (7-29 días), lactante (lactante menor 1-12 meses de vida, lactante mayor 1-2 años), preescolar (2-5 años), escolar (5-10 años), pre-adolescente (10-12 años) y adolescente (12-18 años).

 

La puericultura es una de las especialidades de la medicina. Significa «cuidado de los niños» y viene del latín puer/pueris (el niño/del niño) y cultura, «cultivo»; o sea, el arte de la crianza. La odontopediatría es la rama de la odontología que estudia las afecciones de la dentición, y también de la boca asimilándolo a la estomatología, en los niños. La tendencia actual es fundir todas estas acepciones en un único término, pediatría.

A partir del Renacimiento comienzan a considerarse las enfermedades de los niños como una actividad médica y se escriben libros de orientación más pediátrica. Durante la Edad Moderna comienzan a aparecer centros dedicados al cuidado de los niños.

 

A partir del siglo XIX la pediatría desarrolla su base científica especialmente en Francia y Alemania, y se crean los primeros hospitales modernos en Europa y Norteamérica. La pediatría se convierte en una especialidad médica con entidad propia. En el siglo XX fue precursor de la Pediatría en España don Andrés Martínez Vargas, que en 1915 publicó su fundamental Tratado de Pediatría, obra insustituible para tener una visión clara y de conjunto de la Pediatría conocida y ejercida por sus colegas contemporáneos.

 

Se puede denominar recién nacido o neonato al niño proveniente de una gestación de 22 semanas o más; desde que es separado del organismo de la madre hasta que cumple 28 días de vida extrauterina. Sin embargo, algunos libros de pediatría consideran al recién nacido y al neonato como dos períodos diferentes; de esta forma se denomina recién nacido al niño de 0-7 días de vida extrauterina y neonato al >7 días hasta 28-29 días. Por otra parte, se considera período perinatal al comprendido entre la semana 28 de gestación y los 7 días de vida postnatal.

 

La neonatología (palabra compuesta del griego νέο-, néo-, "nuevo"; del latín natus, "nacido" y del griego -λογία, -logía, "estudio" o "conocimiento") es una rama de la pediatría dedicada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del ser humano durante los primeros 28 días de vida, desde la atención médica del recién nacido en la sala de partos, el período hebdomadario (los primeros 7 días) hasta los 28 días de vida del niño, posterior a los cuales se le considera como "lactante" entrando ya al campo de la pediatría propiamente dicha. Los principales pacientes de los neonatólogos son los neonatos (recién nacidos) que están enfermos o requieren un cuidado especial debido a que son prematuros, tienen bajo peso o sufren malformaciones.

Las tasas de mortalidad infantil eran bastante altas en la antigüedad, hasta finales del 1800, cuando el Dr. Joseph B. De Lee estableció la primera estación de incubación de neonatos prematuros en Chicago, Illinois. En 1907, Pierre Budín relacionó la alta mortalidad de los recién nacidos prematuros con su baja capacidad de regular su temperatura corporal, lo que impulsó el desarrollo y la utilización de la incubadora. En 1952, la Dra. Virginia Apgar describió el test de Apgar, utilizado hasta la fecha para evaluar la condición del recién nacido. Hoy en día esta especialidad se ha ido potenciando siendo cada vez más importante, dado que más del 50% de la Mortalidad Infantil corresponde a los menores de 28 días en los países desarrollados o en vía de serlo.

 

Enfermedades comunes en los niños

 

Los niños suelen llegar a tener enfermedades diferentes a las de los adultos, ya que están en un proceso de crecimiento y desarrollo por lo que son más delicados a algunos padecimientos, pero más fuertes frente a otros.

Aquí te mencionamos las enfermedades más comunes que ocurren en niños para que intentes evitarlas.

Enfermedades gastrointestinales:

Entre las enfermedades más comunes en los niños, se encuentran las gastrointestinales como la diarrea y el estreñimiento. Esto puede ocurrir porque los niños se meten objetos sucios a la boca o porque algunos alimentos les caen muy pesados al estómago.

 

Diarrea

 

La diarrea debe ser tratada correctamente con líquidos y electrolitos (como los sueros) para evitar una deshidratación en el niño. Una deshidratación por diarrea puede llegar a ser mortal en niños pequeños.

 

Estreñimiento

 

El estreñimiento se debe curar con el aumento de fibra en los niños, así como un mayor consumo de agua. Esto favorece el movimiento intestinal y el ablandamiento de las heces.

[No te pierdas: Niños prematuros con mayor riesgo de muerte]

Enfermedades respiratorias:

 

Resfriados o gripa

 

Los resfriados son bastante comunes en niños, en especial en las épocas de frío. P

ara evitar que surja una gripa hay que evitar los cambios de temperatura fuertes, los virus causantes de los resfriados suelen desarrollarse mejor en el frío. También hay asegurar que los niños tengan un consumo adecuado de vitaminas y minerales por medio de verduras y frutas principalmente para fortalecer las defensas.

 

Enfermedades de la piel (dermatitits)

 

En especial en los niños que usan pañales, pueden llegar a presentar dermatitis por el pañal. Es importante que el pañal le quede cómodo al niño para evitar rozaduras y lesiones. A su vez, se debe cuidar que los niños no toquen productos químicos (como los utilizados para limpiar el hogar) para impedir que presenten alguna erupción.

 

Varicela

 

La varicela es una enfermedad causada por el virus de varicela zoster, de la familia del herpes. Esta enfermedad causa ampollas en la piel que provocan comezón intensa en los niños, además de síntomas como fiebre, dolor de cabeza y dolor estomacal.

El contagio de la varicela es muy fácil, por lo que los enfermos no deben convivir con personas que no hayan padecido la enfermedad.

Esta enfermedad es más frecuente en niños que en adultos. Sin embargo, ya existe una vacuna contra la varicela que está disminuyendo el número de casos nuevos.

 

Varicela

 

La varicela es una enfermedad contagiosa causada por el virus de la varicela-zóster, de la familia de los herpesvirus, también causante del herpes zóster. Es propia de la infancia. En los niños suele ser leve pero en adolescentes y adultos tiene mayor riesgo de complicaciones. Los síntomas duran una semana.  Se inicia con un periodo prodrómico semejante a un cuadro gripal con fiebre leve o moderada; luego aparece un exantema maculopapular, con evolución a vesículas y costras. Se acompaña de adenopatía cervical y síntomas generales. Las lesiones dérmicas pueden producir cicatrices permanentes.

 

Historia

 

Durante años, se pensó que era una forma especial de la viruela. Fue descrita por primera vez en el siglo XVI por diferentes autores con el término Cristalli o Verol volante (el virus de la viruela de vuelo). La expresión varicela fue otorgado por Daniel Sennert en 1632. Sólo el médico inglés William Heberden distinguió entre varicela y viruela. Desde la segunda mitad del siglo XIX, Eduard Heinrich Henoch y Antoine Marfan precisaron sus peligros. El dermatólogo de Hamburgo Paul Gerson Unna describió los cambios histológicos que distinguen la varicela de la viruela.

 

Epidemiología

 

El virus sólo se transmite de persona a persona, ya por contacto directo con las lesiones cutáneas o al expulsarse mediante tos o estornudos. El periodo de incubación hasta que aparece la enfermedad es de dos a tres semanas. Es contagiosa desde dos días antes de la erupción. También puede ser contraída a partir de las lesiones de una persona con herpes zóster.

Quienes contraen la enfermedad a partir de otro familiar, suelen presentar formas más graves que los primeros casos, puede ser por un contacto más intenso y continuado con el virus. La varicela es muy contagiosa, de manera que el 80–90% de quienes conviven la contraen.

 

Etiología

 

La varicela es una infección viral causada por un herpesvirus del género Varicellovirus y la subfamilia Alphaherpesvirinae. La taxonomía lo ha denominado virus herpes humano  (HHV-3) cuyo único reservorio conocido es el hombre. El virus tiene un ADN de doble cadena (dsADN). Todos los virus de esta familia rodean su ADN con una cápside icosaédrica con un área proteica triangular que lo recubre. En la población adulta en Europa Central alrededor del 93 al 96 % de la población tiene anticuerpos sanguíneos detectables para la varicela.

 

Patogenia

 

La varicela es por lo general adquirida por la inhalación de gotitas respiratorias en suspensión en el aire desde un huésped infectado. La naturaleza altamente contagiosa del virus de la varicela explica las epidemias que se propagan a través de las escuelas desde un niño que está infectado a muchos compañeros. Las vesículas de la varicela contienen muchos virus, por lo que la transmisión puede ocurrir también por contacto directo con estas vesículas, aunque el riesgo es menor.

 

Después de la inhalación inicial de las gotitas contaminadas, el virus infecta la mucosa de las vías respiratorias superiores. La proliferación viral se produce en los ganglios linfáticos regionales de las vías respiratorias superiores entre 2-4 días después de la infección inicial y es seguida por la viremia entre los días 4-6 postinfección. Una segunda ronda de la replicación viral se produce en los órganos internos del cuerpo, en especial el hígado y el bazo, seguida de una viremia secundaria de los días 14-16 postinfección. Esta viremia se caracteriza por la difusión viral entre las células endoteliales capilares y la epidermis. La infección del virus a las células de la capa de Malpighi produce edema intercelular e intracelular, lo que resulta en la clásica vesícula.

 

La exposición al virus de la varicela en un niño sano inicia la producción de anticuerpos. Los anticuerpos del tipo inmunoglobulina G persisten de por vida; generan inmunidad después de una infección. Las respuestas inmunes mediadas por células también son importantes para limitar el alcance y la duración de la infección primaria de la varicela. Después de la infección primaria, se cree que el virus se propaga desde las lesiones de piel y mucosas a los nervios sensoriales. El virus permanece latente en las células ganglionares dorsales de estos nervios sensoriales. La reactivación del virus resulta en una forma clínicamente distinta, el síndrome de herpes zóster o culebrilla.

La varicela, por lo general, crea inmunidad permanente y sólo aparece una vez en la vida, como la mayor parte de enfermedades eruptivas de la infancia (sarampión, rubeola y otras).

 

Cuadro clínico

 

El signo más característico de la varicela es una erupción en la piel que aparece en forma de pequeños granos que en poco tiempo se convierten en vesículas (ampollas llenas de líquido). Las vesículas suelen aparecer primero por el tronco, la cara, el cuero cabelludo, extendiéndose después por todo el cuerpo. También puede afectar a la boca, a la vulva y al interior de los canales auditivos. Uno o dos días después las vesículas se transforman en costras. Durante los primeros días aparecen varias oleadas de vesículas, por lo que pueden verse a la vez lesiones en varias fases evolutivas, lo que se conoce como patrón «en cielo estrellado». Las lesiones de la piel suelen ser muy pruriginosas (causan escozor y deseo de rascar). Al aparecer las costras, las lesiones ya no serán contagiosas.

 

En el periodo prodrómico —uno o dos días antes de que aparezca la erupción— suelen presentarse otros síntomas leves como fiebre, dolor de cabeza, malestar general, pérdida de apetito o vómitos, que suelen persistir en los primeros días de la enfermedad.

 

Diagnóstico

 

En general, la varicela se diagnostica por sus signos clínicos típicos, sin ningún análisis. La erupción vesiculosa y pruriginosa en oleadas, en especial si hay antecedente reciente de contacto con un enfermo de varicela, es suficiente para establecer el diagnóstico.

Para casos dudosos o con fines de investigación se pueden emplear pruebas diagnósticas para detectar el virus en el líquido extraído de las vesículas, como el cultivo, la inmunofluorescencia o la reacción en cadena de la polimerasa. También puede usarse la inmunoglobulina M (IgM) en sangre. Para conocer si una persona es inmune a la varicela se utiliza la serología.

 

Diagnóstico diferencial

 

El diagnóstico diferencial se hace con otras infecciones virales, como el herpes zóster, la infección diseminada por el virus del herpes simple en enfermos con dermatitis atópica, las lesiones vesiculopapulosas diseminadas que en alguna ocasión acompañan a las infecciones por el virus de Coxsackie, al Echovirus o al sarampión atípico, y la enfermedad mano-pie-boca.

Otras lesiones parecidas pueden ser causadas por ricketsiosis, dermatitis herpetiforme, impétigo, picaduras de insectos, sarna, urticaria papular, erupciones causadas por fármacos y eritema multiforme.

 

Tratamiento


Medidas generales

 

En niños sanos suele ser suficiente aliviar los síntomas. Para la fiebre se emplea el paracetamol, debe evitarse la aspirina (ácido acetilsalicílico), cuyo empleo para la varicela se asocia al síndrome de Reye. Con carácter general se desaconseja el uso de ibuprofeno en niños con varicela por la posibilidad de una predisposición a infecciones oportunistas. En un estudio de casos y controles se ha relacionado el uso de ibuprofeno en niños con varicela con una probabilidad mayor de aparición de fascitis necrotizante; mientras que ciertos estudios prospectivos no han encontrado evidencias de tal asociación. El prurito puede aliviarse con lociones antipruriginosas o con antihistamínicos orales, talcos de coloides o loción de calamina. Otras ayudas para evitar lesiones por rascado e infecciones de la piel son cortar las uñas y un baño diario con un jabón suave.

 

Es importante aislar al enfermo durante la fase contagiosa de aquellas personas que no han pasado la enfermedad, en especial de las de mayor riesgo (adultos, adolescentes, embarazadas o inmunodeprimidos). Aunque en muchos sitios se recomienda facilitar el contagio de los niños para evitar que la contraigan cuando sean mayores, no hay que olvidar que la varicela, aunque benigna, puede dar lugar a complicaciones graves.

 

Antivirales o antivíricos

 

Como tratamiento frente al virus de la varicela-zóster puede emplearse a veces el aciclovir, que dificulta la replicación del virus, acorta la recuperación del paciente con escasos efectos secundarios. En niños sanos menores de 14 años tiene un efecto muy limitado, por lo que no suele utilizarse. En cambio, en los pacientes de más riesgo (adultos, adolescentes e inmunodeprimidos) disminuye la intensidad de la varicela y el riesgo de complicaciones siempre que se comience a utilizar en las primeras 24 horas desde la aparición de la erupción.

El tratamiento con aciclovir tiene por indicación absoluta a la paciente embarazada, a los inmunodeprimidos y otros con riesgo particular de desarrollar complicaciones (e.g. neumópatas crónicos por la posibilidad de padecer una neumonía por el virus). Los adolescentes y adultos, excluidos esos grupos, pueden obtener un beneficio discreto.

 

Complicaciones

 

Aunque la varicela es una enfermedad benigna, a veces aparecen complicaciones en adolescentes y adultos con las defensas bajas (inmunodeprimidos). Las más frecuentes son las infecciones de la piel y del tejido subcutáneo también denominada impetiginización, favorecidas por el rascado de las lesiones. Otra complicación típica es la neumonía, que puede ser causada por el propio virus de la varicela o por bacterias. También son típicas las complicaciones neurológicas, en especial la ataxia cerebelosa (alteración del equilibrio y marcha inestable, que suele desaparecer por sí sola). Son excepcionales las complicaciones más graves como la encefalitis o la fascitis necrotizante.

 

Las embarazadas que no han pasado la varicela son especialmente sensibles dado que, además de tener más riesgo de complicaciones, pueden transmitirla al feto. Cuando la varicela se contrae en los dos primeros trimestres de la gestación puede causar un aborto o varicela congénita en el 1-2 % de los casos, con alteraciones neurológicas, cicatrices en la piel y alteraciones oculares y esqueléticas. Si la varicela aparece entre 5 días antes y 2 días después del parto, puede aparecer en el recién nacido una varicela neonatal muy grave.

Otras posibles complicaciones son la segunda y sucesivas reapariciones, en las que se le llama Herpes Zóster. Y es más grave cuanto mayor es la edad del afectado, sobre todo por la posible neuralgia post-herpética, un dolor a veces de intensidad terrible que puede quedar en las zonas afectadas de la piel. Es por esto que se recomienda vacunarse a corta edad.

 

Prevención

 

Para la prevención (profilaxis) primaria se pueden usar vacunas. Para la prevención tras la exposición al virus (a través de un enfermo de varicela) se puede usar tanto vacunas (en los siguientes 3-5 días como máximo) como distintos tipos de inmunoglobulinas.
Inmunización activa: vacuna antivaricela

 

La vacuna frente al varicela-zóster consiste en virus vivos atenuados, lo que se desarrolló en Japón hacia los años 1970, aunque no fue autorizada hasta la siguiente década. Las vacunas comercializadas proceden de la cepa Oka, llamada así porque fue aislada de las vesículas de un niño de tres años con ese apellido. Es una vacuna muy eficaz frente a las formas más graves de varicela. En un 5 % de los vacunados puede aparecer una leve erupción varicelosa, con muy pocas lesiones, dos o tres semanas después de la vacunación.

 

La vacuna antivaricela fue introducida en el calendario vacunal de Estados Unidos en 1995 para niños a partir de los 12 meses. Otros países siguieron el ejemplo, como Canadá, Australia o Alemania. En España hacia 2005, se ha optado por vacunar entre los 10-14 años a los que no han pasado la varicela. La vacuna también es útil para evitar o reducir la enfermedad en las personas susceptibles expuestas al virus, si se administra en los tres primeros días tras el contacto. La vacuna no es aplicable para quienes la han padecido y pretenden evitar segundas y sucesivas reapariciones (herpes zóster o culebrilla). Se experimenta con otra vacuna.

 

En España, la vacuna ha sido bloqueada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, y en la casi totalidad de las autonomías sólo se permite vacunar a los niños de más de 12 años, ya que casi todos han pasado la varicela a esa edad. Para bloquear la vacunación antes de los 12 años, sólo se han legalizado dos vacunas: Varilrix, que no es de venta legal fuera del circuito hospitalario, y Varivax, que está sufriendo el bloqueo por parte de la AEMPS para su venta en farmacias.

La vacuna de la varicela ha demostrado reducir la incidencia de la enfermedad, sobre todo en sus formas graves, vacunados o no (efecto rebaño o inmunidad de grupo), aunque aún no está determinado con seguridad, aunque así lo parece, que no afecta a la incidencia del herpes zóster.
Inmunización pasiva: inmunoglobulina

 

Cuando un individuo susceptible (que no ha pasado la enfermedad ni está vacunado) entre en contacto con un enfermo de varicela, tiene muchas probabilidades de contagiarse. En algunos casos puede significar un riesgo grave; para evitarlo (prevención posexposición) se puede usar:

    La vacuna, siempre que se administre, como máximo, en los 3-5 días después de la exposición.
    Inmunoglobulinas, que a su vez pueden ser específicas (antivaricela) o genéricas (polivalentes). Este producto puede utilizarse en:

        Recién nacidos cuya madre desarrolla varicela entre los 5 días antes del parto y los 2 días después.
        Inmunodeprimidos que no han pasado la varicela, no están vacunados y son seronegativos para el virus.
        Prematuros hospitalizados, nacidos a las ≥28 semanas y cuya madre no tiene evidencia de inmunidad.
        Prematuros hospitalizados, nacidos antes de las 28 semanas o con peso ≤1000 g al nacer, con independencia del estado inmunitario de la madre.
        Recién nacidos de madre sin evidencia de inmunidad en los primeros 7-14 días de vida.
        Embarazadas sin evidencia de inmunidad.

 

Feto

 

El feto es un vertebrado vivíparo en desarrollo, el cual transcurre desde el momento en que se ha completado la etapa embrionaria hasta antes de que se produzca el nacimiento, convirtiéndose en un neonato. Durante la vida fetal no se forman órganos o tejidos nuevos, sino que se produce la maduración de los ya existentes. En el ser humano el cambio de embrión a feto se produce aproximadamente a las ocho semanas de gestación (6 semanas desde la fecundación).

 

En la especie humana

 

Para ampliar la información sobre el desarrollo fetal, véase Desarrollo prenatal#Desarrollo_fetal.

En esta etapa ya el feto ha pasado la etapa embrionaria, de formación de nuevos órganos y sistemas, y pasa a fortalecerlos, progresando en su crecimiento y desarrollo. Las células madre, que en la etapa embrionaria se dividieron en 3 capas, comienzan el proceso de creación de la masa encefálica, el corazón y los pulmones, también se van formando las cavidades auditivas, para finalmente formar las extremidades y los músculos y órganos restantes.

 

Sistema circulatorio

 

El sistema circulatorio de un feto humano late diferencialmente al de los humanos nacidos, principalmente porque los pulmones no son funcionales: el feto obtiene oxígeno y demás nutrientes de la madre por la placenta y el cordón umbilical.

La sangre de la placenta es llevada al feto por la vena umbilical. Cerca de la mitad entra por el ductus venosus fetal, y a la vena cava inferior, mientras la otra mitad entra al propio hígado desde su borde inferior. La rama de la vena umbilical que alimenta el lóbulo derecho del hígado, primero se junta con la vena porta hepática. La sangre luego se mueve al lado derecho del corazón. En el feto, hay una abertura entre las aurículas derecha e izquierda (el foramen oval), y mucha de la sangre fluye de la aurícula derecha a la izquierda, un bypass de circulación pulmonar. La mayoría de la sangre fluye al interior del ventrículo izquierdo de donde es bombeado a través de la aorta al cuerpo. Alguna de esta sangre va de la aorta a las arterias ilíacas internas y a las arterias umbilicales, y retorna a la placenta, donde el dióxido de carbono y otros productos de desecho del feto se expulsan al torrente sanguíneo de la mujer.

Algo de la sangre de la aurícula derecha no entra a la izquierda, pero lo hace al ventrículo der. y es bombeado a la arteria pulmonar. En el feto, hay una especial conexión entre la arteria pulmonar y la aorta, llamado el ductus arteriosus, que direcciona mucha de esta sangre fuera de los pulmones (que no están siendo usados para respirar, ya que el feto está suspendido en fluido amniótico).

 

Desarrollo postnatal

 

Con su primer respiro al nacer, el sistema cambia repentinamente. La resistencia pulmonar dramáticamente se reduce. Más sangre se mueve de la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho y dentro de las arterias pulmonares, y menos fluirá a través del foramen oval a la aurícula izquierda. La sangre de los pulmones pasa a través de las venas pulmonares a la aurícula izquierda, incrementando la presión allí. La presión disminuida en la aurícula derecha, y la incrementada en la izquierda, empuja hacia el septum primum contra el septum secundum, cerrando el foramen oval, que ahora se convierte en fosa oval. Esto completa la separación del sistema circulatorio en dos mitades: la derecha y la izquierda.

 

Diferencias de los sistemas adultos

 

Restos de la circulación fetal se pueden encontrar en adultos:

Además de las diferencias en circulación, el feto en desarrollo también emplea diferentes tipos de transporte de moléculas de oxígeno, que los adultos que usan la hemoglobina de adultos). La hemoglobina fetal da al feto la habilidad de traer oxígeno desde la placenta. Su curva asociada de oxígeno está desplazada hacia la izquierda, significando que tomará oxígeno a menores concentraciones que la hemoglobina adulta. Esto permite a la hemoglobina fetal absorber oxígeno de la hemoglobina de la placenta, cuya presión de oxígeno es inferior a la pulmonar.

 

Perfil biofísico fetal

 

El perfil biofísico fetal es un método ecográfico basado en un sistema de puntuación, utilizado en medicina para determinar el bienestar de un feto durante un embarazo de alto riesgo. Por lo general se indica cuando el test de reactividad fetal arroja resultados no reactivos, aunque un obstetra puede solicitar la valoración por otras causas.

El perfil biofísico es una combinación de marcadores agudos y crónicos. La reactividad cardíaca fetal, los movimientos corporales fetales, los movimientos respiratorios y el tono fetal se describen como marcadores agudos, mientras que el volumen de líquido amniótico, junto con las características de la placenta se han considerado como marcadores crónicos. El objetivo del perfil biofísico fetal es de identificar oportunamente aquellos fetos con hipoxia y acidosis, con el fin de tomar la conducta perinatal más adecuada, evitando la muerte intrauterina y la morbilidad perinatal.

 

Criterios

 

El perfil biofísico consta de los siguientes cinco parámetros de estudio:
El índice de líquido amniótico
El movimiento fetal
El tono muscular y postura del feto
Los movimientos respiratorios fetales, otro indicador de bienestar fetal. En realidad, el feto no respira, en el sentido de que no intercambia aire, pero la pared del tórax es expansible y se mueve de la misma manera que si estuviera respirando
Determinación de la actividad o reactividad cardíaca fetal, también conocida como una prueba de reactividad fetal, en el que la aceleración de la frecuencia cardíaca fetal se comparan, en el tiempo, con los movimientos fetales a ver si correlacionan

El perfil biofísico fetal no se realiza antes de la segunda mitad del embarazo debido a que los movimientos fetales aún no están presentes antes de esa fecha gestacional.

 

Interpretación

 

Cada parámetro puede tener una puntuación máxima de 0, 1 o 2.5 Una puntuación perfecta sacaría 10 de los 10 puntos posibles y se interpreta como un correcto estado de bienestar fetal. Una puntuación de 6 o más probablemente amerite ser observado más de cerca por un especialista por estar en franco riesgo de hipoxia. Una puntuación menor de  puede indicar una hipoxia inminente y la seria posibilidad de tener que inducir el parto de inmediato. Si se suman 8 puntos o más, es probablemente un embarazo estable, sugiriendo que a medida que se comprometen las variables biofísicas, empeora de manera progresiva las condiciones de vitalidad fetal intra-útero.

 

Médico

 

Un médico es un profesional que practica la medicina que intenta mantener y recuperar la salud humana mediante el estudio, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad o lesión del paciente. En la lengua española, de manera coloquial, se denomina también doctor a estos profesionales, aunque no hayan obtenido el grado de doctorado.  El médico es un profesional altamente calificado en materia sanitaria, que es capaz de dar respuestas generalmente acertadas y rápidas a problemas de salud, mediante decisiones tomadas habitualmente en condiciones de gran incertidumbre, y que precisa de formación continuada a lo largo de toda su vida laboral.

 

Objetivo

 

El principal objetivo del médico, y de la Medicina por extensión, es "cuidar la salud del paciente y aliviar su sufrimiento".3 "El médico pocas veces cura, algunas alivia, pero siempre debe consolar".

Motivación

Las razones para ser médico en la actualidad pueden ser de cuatro tipos:

Personales

Son las razones principales y más importantes.
El atractivo social de la profesión.
Acceder a una posición económica más o menos holgada.
Influencia de familiares, amigos, o de los medios de comunicación.
Compromiso con los pacientes y su sufrimiento, con lo concreto e individual.
Planteamientos religiosos, filosóficos o de vida, como la creencia del impacto de la medicina en la equidad.
Rechazo a otras opciones de vida.

 

Sociales


Lograr un alto prestigio social, un lugar elevado en la escala de clases sociales.
Puede ser un camino de compromiso social para el cambio de las circunstancias que generan enfermedad. Lucha contra los determinantes sociales de la salud, y solidaridad con los afectados.
Puede llegar a ser una forma de rebelión contra la injusticia social.

 

Científicas


Trabajar en centros que irradien nuevo conocimiento científico, para que cambie la faz del sufrimiento humano.
Dominar una parte poderosa de la ciencia y de la técnica, de enorme atractivo por su impacto en la salud del paciente.
El esfuerzo por la innovación de la organización de servicios, y a la mejora de la investigación aplicada a la atención de los pacientes con los ensayos clínicos, los estudios observacionales y el conjunto que llamamos “medicina basada en pruebas” (Evidence Based Medicine).
El ansia del desarrollo de las ciencias médicas es fundamental, y sirve de acicate a la continua necesidad de formación continuada que caracteriza al médico.
La producción de ética médica, que pone el contrapunto filosófico y deontológico al que hacer del médico clínico.

 

Prácticas


Puede ser una elección que dé mucha versatilidad a la vida, como ofrecen las diferentes especialidades médicas, los lugares de trabajo y el tiempo dedicado a la profesión.
La remuneración del médico. En general, como médico se recibe una compensación económica que suele estar en la media o por encima de la media de otros profesionales (aunque hay variaciones extremas), y en todo caso ser médico es un medio de vida. La constante es tener ingresos que permiten llevar una vida honrada, con solvencia para hacer frente a formar una familia y criar algunos hijos.

 

Valores

 

Las cualidades que debe poseer un médico clínico son:
el trato digno al paciente y a los compañeros.
el control juicioso de la incertidumbre durante el encuentro con el enfermo
la práctica de una ética de la ignorancia (compartir con el paciente nuestras limitaciones científicas)
la práctica de una ética de la negativa (para rechazar aquello que no tiene sentido, firme pero amablemente, de pacientes, jefes y compañeros)
una enorme polivalencia en el limitado tiempo de la atención clínica.

 

Axiomas médicos

 

Son reglas generales que se consideran «evidentes» y se aceptan sin requerir demostración previa, tanto en medicina como en enfermería:
Primum non nocere: "Lo primero es no hacer daño".
"No hay enfermedades, sino enfermos". Es un lema clave para el médico, pues indica que el enfermar (el padecer la enfermedad) es mucho más que la enfermedad. Las enfermedades son estados cambiantes mal definidos que cada paciente vive de forma personal.

Memento mori: "Todo el que nace, muere".

 

Funciones

 

Las principales funciones del médico son:
Clínica: la atención a los pacientes.
Formación: tanto su propia formación continuada, como el adiestramiento de estudiantes de medicina. Además, de la educación para la salud de los ciudadanos.
Investigación: para conseguir el mejor desarrollo e innovación de la Medicina.
Administración y/o gestión: de los recursos humanos, materiales y financieros disponibles, y de la captación de nuevos apoyos socio-sanitarios.

 

Día Internacional del Médico

 

En 1946 la Confederación Médica Panamericana acordó conmemorar el 3 de diciembre el "Día Internacional del Médico", en memoria del médico cubano Carlos J. Finlay, descubridor del Aedes aegypti como trasmisor de la fiebre amarilla.