2.317 Médicos Registrados en 110 Especialidades - Somos el Directorio No.1 de la Ciudad


banner

 

 

 

CIRUJANOS BARIATRICOS EN QUITO

 

bariatrico  bariatrico

cirujano  cirujano

cirugia  cirugia

cirugia  cirugia

cirugia  cirugia

cirugia  cirugia

cirugia  cirugia

 

 

 

 

CIRUJANOS APARATO DIGESTIVO
TELEFONO
DIRECCION
Alberto Gordillo Calero
3980100 Ext. 1070
Hospital Axxis Av. 10 de Agosto N39-155 y Diguja Piso 7
Ramiro Guadalupe R.
2433195
Hospital Metropolitano Torre Médica 1 PB.Oficina 6
Xavier Guarderas C.
2266517
Centro Médico Metropolitano Consultorio 406
Paulina Lugo
3516834
Hospital de Los Valles Torre 2 Piso 3
Juan Carlos Montero
2447654
Edif. Metrocity Calle B OE7 N31 - 38 y San Gabriel
Luis Muñoz Bedoya
3515721
Edificio Citimed Piso 2 Consultorio 231
Napoleón Salgado Macías
6004510
Edificio Citimed Av. Mariana de Jesús y Nuño de Valderrama
Frans Iván Serpa Larrrea
2244734
Centro Medico Meditropoli Piso 4 consultorio 406
Surgilap
2243490
Centro Médico Meditropoli Piso 5 Consultorio 514 - 515
Fernando Torres Jaramillo
3514301
Hospital de Los Valles Edificio de Especialidades Médicas Cons. 240
Dr. Max Torres
2267969
Avenida Mariana de Jesús y Av. Occidental Edif. Meditrópoli

 

 

 

Cirujano

 

Un cirujano (del latín chīrurgiānum, este de chīrurgus, este del griego χειρουργός [kheirourgós] ‘trabajar con las manos’, y este de χεῖρός [kheirós] ‘mano’, y ἔργον [ergon] ‘trabajo’)1 es todo aquel médico que sea capaz de prevenir, diagnosticar y curar enfermedades ejerciendo la cirugía. En términos fijos, en la mayor parte de los países latinoamericanos es el título que se le otorga a una persona egresada de la licenciatura en medicina antes de que realice cualquier especialización. En algunos países egresan como Médico Cirujano, sin embargo se presta a confusiones con el Cirujano General, quien debe hacer una Residencia de 4 o 5 años para desempeñar la Cirugía.En los siglos XVI y XVII se decía zurujano.

 

Historia

 

En el medioevo, la medicina era practicada por diversos personajes, uno de quienes era el barbero-zurujano. Éste brindaba asistencia médica a los soldados heridos. El barbero-zurujano era, efectivamente, un barbero, pero además ofrecía su asistencia principalmente en las amputaciones.

Existen dos obras que, si bien son novelas históricas, ilustran el desarrollo de la cirugía y anestesiología en sus primeros tiempos (siglo XIX y principios del XX), llamadas El Triunfo de la Cirugía y El Siglo de la Cirugía, de Jürgen Thorwald.

Antes del descubrimiento de la anestesia y la asepsia, la cirugía era un procedimiento traumático y de último recurso, con una tasa de muerte altísima y reservado casi exclusivamente a los procedimientos de amputación. Con el descubrimiento de éstas, a finales del siglo XIX, la cirugía se convirtió en un complicado conocimiento que exigió la calificación profesional en Medicina.

 

El cirujano en los tiempos de Cervantes

 

En los tiempos de Miguel de Cervantes, en el siglo XVI, cuando su padre, Rodrigo de Cervantes, (cirujano), se trasladó a Valladolid para "probar fortuna lejos de la murmuración", el oficio de cirujano estaba claramente diferenciado según los estudios realizados. Había cirujanos de academia y cirujanos de cuota.

Los cirujanos de cuota eran numerosos, por lo que los procuradores en Cortes se pusieron de acuerdo para lanzar una pragmática sobre la orden que se ha de tener en el examen de médicos, cirujanos y boticarios porque está el reino lleno de personas que curan, faltas de letras y de experiencia, en notable perjuicio y daño de sus súbditos y naturales. La competencia era dura y el trabajo estaba demasiado repartido, de manera que este tipo de cirujanos a duras penas si ganaban lo justo para comer. Tenían además que pagar 4 escudos de oro como derecho por ejercer la cirugía. Su sabiduría procedía de la "escuela de la vida".

 

Solían tomar a su servicio un criado que se ocupaba de acompañarles en las visitas a los enfermos y llevarles la bolsa de cuero con el instrumental. En esa compañía el cirujano hacía sus rondas de las igualas, siempre a pie porque el uso de caballería les estaba prohibido y reservado para los cirujanos de carrera. Podían bizmar, es decir, aplicar bizmas, una especie de cataplasma; emplastar o poner emplastos, que eran unos medicamentos glutinosos que se extendían sobre una tela y se aplicaban al cuerpo; y también podían hacer cirugía menor.

Los cirujanos de academia habían pasado por la Universidad o por los Estudios Generales y habían alcanzado el grado de licenciado en medicina. Tenían derecho a usar el transporte equino.

 

En la obra "El coloquio de los perros", Cervantes hace una dura reflexión sobre la gran abundancia de estudiantes de Medicina en la Universidad. En el año 1604 hay un total de 50.000 estudiantes y 2.000 son de Medicina.

 

El siglo XIX

 

Escribía Moratín desde Colonia que, como en España, cirujano y barbero eran un mismo oficio. Richard Ford lo confirmaría años después en sus viajes por España hacia 1830. En villas y pueblos españoles existían los partidos de médico y cirujano, siendo la dotación económica del primero sustancialmente mayor. En ocasiones se buscaba un médico-cirujano que cobraba algo más que el médico. Los emolumentos podían ser en dinero, fanegas de trigo, servicios, exención de cargas municipales, casa u otras. Los cirujanos además solían cobrar aparte los partos, "las barbas de los que se afeitaban en sus casas" y los "golpes de mano airada", exigiéndoseles en ocasiones que tuvieran algún mancebo para la barba o el sangrado, que también llevaban a cabo.

 

Formación

 

La formación depende del país en donde se viva, sin embargo como regla general, se obtiene primero el título de médico cirujano (o médico general) (6 años y medio o 7 años) y posteriormente se puede realizar una especialidad de "entrada directa" médico quirúrgicas:
Oftalmología (3 años)
Otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello (3 o 4 años)
Ginecología y obstetricia (4 años)
Ortopedia y traumatología (3 o 4años)
Urología (4 años)
Neurocirugía (4 años)

 

La otra manera es, posterior al título de médico cirujano, se realiza cirugía general (en algunos centros llamado gastrocirugía, 3 a 4 años más), posterior se realiza una subespecialidad o especialidad de entrada indirecta, con componente médico quirúrgico, como:
Cirugía Plástica, reconstructiva y estética (4 años)
Cirugía oral y maxilofacial (4 años): en la mayoría de los países especialidad odontológica
Cirugía oncológica (4 años)
Cirugía oncológica de cabeza, cuello y plástica maxilofacial (4 años)
Cirugía cardiovascular (4 años)
Cirugía torácica (4 años)
Cirugía vascular periférica (4 años)
Neurocirugía (4 años)
Urología (4 años)
Cirugía pediátrica
Cirugía fetal

 

Y una tercera forma es, posterior al título de médico cirujano, se realiza Medicina Interna (1 a 4 años más) o Pediatría (3 años), posteriormente una subespecialidad o especialidad de entrada indirecta, con componente médico quirúrgico, como:
Cardiología (3 años), y posteriormente cardiología intervencionista (2 años). En total 5 años más.
Cardiología (3 años), y posteriormente electrofisiología (intervencionista) (2 años). En total 5 años más.
Dermatología (3 años), y posteriormente cirugía dermatológica (1 año). En total 5 años más.
Cirugía pediátrica (4 años).

Por lo tanto la formación de un cirujano puede ser de 10 años como es el caso de cirujano ocular (oftalmólogo), hasta 16 años como cardiocirujano intervencionista (cardiólogo intervencionista).

Integrantes del equipo quirúrgico

 

El equipo operatorio

 

El equipo operatorio está formado por: cirujano, primer ayudante, segundo ayudante e instrumentadora. En situaciones poco complicadas el cirujano trabaja con la instrumentadora solamente y en otras más complicadas hasta trabaja con tres ayudantes y dos instrumentadoras; existe, por supuesto, toda una gama de situaciones intermedias.

En los casos que se emplee anestesia inhalatoria y o equipamientos para controles del paciente como por ejemplo monitoreo cardíaco, respiración asistida, etc, se hace imprescindible un anestesista. Del mismo modo, al realizar cirugías de complejidad se requiere de un ayudante, quien también podría cumplir el rol de instrumentista. En un sentido más amplio, el equipo operatorio también estaría integrado por la enfermera de quirófano (circulante o sucio) y el anestesista. Estos no están vestidos asépticamente, pero deben llevar ambos, gorro o cofia, barbijo y botas. El orden en el que deben ingresar al quirófano es: primero la instrumentadora, luego el segundo ayudante, luego el primer ayudante y por último el cirujano.

Roles de los integrantes del equipo quirúrgico

 

El cirujano

Normas de la actuación del cirujano:
Debe desarrollar y ejercitar su criterio, lo que permitirá tomar decisiones rápidas y seguras en los momentos necesarios (por ejemplo: situaciones imprevistas o complicaciones que obliguen a variar los pasos de la cirugía).
Debe trabajar rodeado de las mejores condiciones: buena luz, buen instrumental, lencería suficiente, adecuada anestesia, debiendo haber previsto con anterioridad todos los elementos que utilizaría durante el acto quirúrgico.
Debe trabajar con orden y minuciosidad.
No debe realizar una cirugía careciendo del conocimiento de la patología y/o de la técnica que debe aplicar.
Debe exigir orden y trabajo sistemático a todo el equipo y señalar los errores a quienes lo asisten, pues es el responsable de su formación y perfeccionamiento.
Debe tratar de realizar los llamados de atención sin humillar a los componentes del equipo (usar tono severo pero cordial).
Debe conocer al detalle el trabajo de todos los integrantes del equipo para poder corregirlos y entender las dificultades que puedan presentárseles.
Todo el instrumental que utilice debe devolverlo a la instrumentadora. Es de mala técnica dejar el instrumental sobre la mesa de operaciones.
No debe realizar maniobras ciegas, debe reconocer bien lo que se incide o se diseca; no se deben realizar maniobras incompletas.
El trabajo del cirujano debe ser minucioso; con los progresos de la anestesia no tienen ya sentido las antiguas maniobras realizadas con la velocidad de un prestidigitador, pero que muchas veces llevaban por delante un vaso importante o incluía en una ligadura un filete nervioso. Lo recomendable es el trabajo minucioso sin pérdida de tiempo.
Al pedir instrumental no debe desviar la vista de la herida, es la instrumentadora quien debe ir hacia el cirujano, debiendo solicitarlo en voz alta y clara, presentando la mano de manera que ésta pueda entregar lo pedido.
Es conveniente que el cirujano se haga el tiempo necesario para hacer la crítica o elogio de la acción a cada uno de los componentes de equipo, una vez finalizada la cirugía.

 

El primer ayudante

Tiene participación activa, practica el secado de la sangre continuamente, presenta las pinzas hemostáticas para las ligaduras, realiza hemostasia, coloca los separadores, ayudando en acciones para facilitar la acción al cirujano, tratando de simplificar las maniobras del cirujano. El mejor cirujano puede perder efectividad por la colaboración de un mal ayudante. Es la segunda autoridad del equipo.

Normas de actuación del primer ayudante:
Debe conocer la operación perfectamente y facilitar el trabajo al cirujano, adelantándose a las necesidades de éste.
Trabaja enfrente y algo hacia la derecha del cirujano. Cuando no hay Segundo Ayudante trabaja enfrente del cirujano.
Es quien suministra el instrumental al Segundo Ayudante.
No debe extralimitarse realizando maniobras que sólo competen al cirujano.
Colabora con el cirujano en la colocación de los paños de campo.
Puede pedir a la instrumentadora lo que necesita en voz alta, pero lo ideal sería que solo hablara el cirujano, utilizando entonces un lenguaje de gestos que está perfectamente reglado y codificado.

 

El segundo ayudante

Tiene actividad más estática que dinámica, pero de su acción y eficiencia también depende el resultado de la cirugía.

Normas de comportamiento del segundo ayudante:
Su función principal es sostener los separadores (separadores dinámicos).
Corta las ligaduras cuando el cirujano y el primer ayudante hacen hemostasia en serie.
No debe hablar en el transcurso de la cirugía.
Recibe el instrumental del cirujano y el primer ayudante, no debe hacerlo directamente de la instrumentadora.
Su accionar no debe entorpecer el trabajo del primer ayudante.
Generalmente trabaja a la derecha del primer ayudante, exceptuando situaciones que requieran un cambio de posición.
Debe realizar todo lo que le indique el cirujano y el primer ayudante.

 

El/la instrumentador/a

Su trabajo, si es correcto y eficiente, da mayor velocidad y orden al trabajo del cirujano, pues debe atender todos los trastornos que se presentan y que no atañen directamente a las maniobras operatorias. De esta manera alivia al cirujano permitiéndole no distraer su atención de la herida. Es el/la jefe/a de los/as enfermeros/as del quirófano (sucio o circulante), debiendo solucionar todos los problemas que éstos le planteen y mandarlos en todo lo que necesite. Su negligencia puede convertirlo en una molestia y no en una ayuda como debería ser. Su acción le permite al cirujano no desviar la vista de la herida y no distraer así su atención de la misma.

Normas de comportamiento del/la instrumentador/a:
Deberá conocer en detalle la cirugía en la que participará para preparar todo lo necesario y prever toda complicación posible.
Debe tratar, en lo posible, de resolver los problemas que se presentan sin complicar al cirujano.
Debe ingresar al quirófano antes que el cirujano y el paciente para tener todo listo y preparado antes de la entrada de éstos.
El armado de la mesa debe hacerlo en un orden habitual y sistemático.
Una vez lista la mesa no se alejará de su puesto, salvo expresa orden del cirujano.
Al pasar el instrumental deberá ir de su mano a la del cirujano.
Debe facilitar y acelerar el ritmo de la cirugía.
Es el miembro del equipo que se encarga de vigilar la asepsia en la intervención, y cualquier infracción en la misma debe ser advertida, escuchada y obedecida por todos los miembros del equipo quirúrgico.
No se distraerá con hechos extra operarios y hablará solo lo indispensable.
Debe pasar el instrumental de manera que el Cirujano sienta que lo tiene en su mano (recordar que el cirujano no la mira, sino que sólo tiende la mano para recibir lo pedido).
Seguirá la cirugía atentamente, adelantándose a las necesidades del Cirujano o Ayudantes.
Todo el material devuelto a la mesa debe ser limpiado con una gasa antes de colocarlo en su lugar.
Mantendrá la mesa lo más ordenada y limpia posible, para que al final de la cirugía esté igual que al principio.
Terminada la operación colaborará en el vendaje de la herida quirúrgica asistida por el/la enfermero/a del quirófano; supervisará y/o lavará el instrumental ayudada por el circulante y chequearán que el quirófano y la caja de instrumental queden en orden.

 

Enfermero/a del quirófano o circulante

Se encuentra bajo las órdenes directas del/la instrumentador/a.

 

Normas de comportamiento:


Debe preparar el quirófano para la cirugía a realizar: lencería, instrumental, guantes y vestimenta estéril, suturas, gasa, una bandeja con antiséptico, una bandeja para retirar la pieza proveniente de la cirugía (si ésta lo requiere).
Preparará el frontoluz, el aspirador, el instrumental especial, etc. Antes de la operación debe realizar el control de todo el equipo eléctrico para asegurarse su funcionamiento.
Ayudará al Anestesista en la tranquilización del paciente.
Realizará, en la sala de preparación del paciente (prequirófano), todos los pasos previos que correspondan a la antisepsia del campo operatorio (tricotomía y lavado).
Ayudará a la instrumentadora a vestirse asépticamente y luego en todo lo que ésta necesita para la preparación de la mesa.


Estará atenta durante toda la cirugía (que por supuesto debe conocer y seguir atentamente) a cualquier situación imprevista que se presente a la instrumentadora o al cirujano.
Cuidará de no contaminar lo que deba manipular, si esto sucede debe avisar, aunque tema la reprimenda, para evitar una complicación postquirúrgica. Su acción correcta y eficiente es también necesaria para el buen desarrollo de la intervención y el posterior buen resultado.


Una vez finalizada la cirugía, debe limpiar bien la zona de la herida y colaborar con la instrumentador/a en el vendaje de la misma.
Ayudará a el/la instrumentador/a en el lavado y secado del instrumental.
debe de presentarse con su paciente antes de entrar a quirófano para saber quien es y que el paciente se sienta más en confianza
También debe realizar la nota de todo el procedimiento quirúrgico
Y sacar (entregar ) a su paciente al servicio correspondiente

 

Anestesista

 

Es el responsable de la anestesia del paciente. No debe estar vestido en forma aséptica.

Normas de comportamiento:
Realiza la canalización del paciente.
Interviene en la preparación del campo operatorio.
Da la orden para el comienzo de la cirugía.
Ayuda a la sujeción del paciente en la mesa operatoria, tratando de que el mismo tenga la mejor posición.
Debe monitorear permanentemente al paciente y llevar una planilla anestésica donde figurarán la evolución intraoperatoria de todos los parámetros vitales.
NO se debe retirar de la mesa anestésica mientras dure la intervención.
Finalizada la cirugía debe seguir monitoreando al paciente hasta que logre una completa recuperación.
Debe realizar un informe mencionando si hubo alteraciones pre, intra o post operatorias de los parámetros normales.

 

Cirujanos notables


Christiaan Barnard - cirugía cardiovascular; primer trasplante de corazón.
René Favaloro - cirugía cardiovascular; primer by-bass aorto-coronario.
Ben Carson - neurocirugía; primera hemisferectomía exitosa y primer procedimiento intra-uterino para aliviar la presión sobre el cerebro en una hidrocefalia fetal. Además de ser el primer médico en operar un feto dentro del útero, es considerado el mejor neurocirujano del mundo.
Sir Victor Horsley - neurocirugía.
Lars Leksell - neurocirugía; inventor de la radiocirugía.
Joseph Lister - sepsis quirúrgica. En su honor se llaman la bacteria Listeria monocytogenes y el Listerine.

 

La indicación primordial es en aquellos casos en que el tratamiento médico (que es el de primera línea de elección) con dieta, ejercicio y medicamentos y en general siguiendo un programa médico que integra cambios de conducta, actividades físicas y apoyo psicológico, fracasa en conseguir una pérdida de peso sostenida, como por ejemplo casos de obesidad de clase III (severa) u obesidad mórbida o de clase II con Índice de masa corporal (IMC) mayor de 35 con presencia de complicaciones o problemas médicos serios y también en caso de embarazo.7 Las publicaciones coinciden en afirmar que, en estos casos de obesidad mórbida, se ha establecido que el único tratamiento realmente efectivo para la obesidad mórbida es la cirugía bariátrica, siempre y cuando el tratamiento sea realizado por un equipo idóneo. En todo caso las indicaciones en cada caso deben ser establecidas por profesionales de la medicina y por razones de salud, teniendo en cuenta las recomendaciones de los expertos disponibles en la literatura científica y que en general se basan en los criterios publicados por el National Institutes of Health (NIH) de EEUU en 1919 y de aceptación generalizada.

 

La gastrectomía en manga, más comúnmente conocida como manga gástrica, es un tipo de intervención de las llamadas cirugías de la obesidad que consiste en la reducción de tres cuartos del tamaño del estómago, minimizando drásticamente su capacidad de almacenamiento de alimentos y facilitando el rápido descenso de peso por parte de pacientes obesos.
El doctor Federico Moser (MP 25.537/0 – ME: 11.738), es director del Centro de Entrenamiento en Laparoscopía de la Universidad Católica de Córdoba (UCC) y explicó que “en el bypass gástrico -la más popular de las cirugías contra la obesidad- se realiza un salteo de un segmento del intestino, lo que redunda en una mala absorción a futuro de algunas de las vitaminas y minerales esenciales, lo que lleva al paciente a requerir la ingesta de suplementos vitamínicos durante toda su vida, con todo lo que ello significa”.


Para el responsable de los equipos de cirugía bariátrica del Hospital Privado, Instituto Modelo de Cardiología (IMC) y Clínica Universitaria Privada Reina Fabiola, ”la gastrectomía nació y se consolidó en los últimos años como una alternativa altamente positiva para los pacientes, ya que no produce ningún tipo de alteración en el tracto digestivo, afectándose sólo el estómago sin involucrarse el intestino en ningún sentido. Esto la convierte en una intervención mucho menos riesgosa que el bypass gástrico”.

“En otras palabras, esta cirugía vino a cubrir un vacío existente por muchos años, en el sentido de que la persona obesa no tenía otra opción más que caer en técnicas más agresivas para solucionar su problema de salud, debiendo adoptar luego de la intervención hábitos complejos de mantener en el tiempo. Pero la manga gástrica, en cambio, se erigió como una excelente alternativa intermedia menos agresiva y más fácil de sobrellevar a lo largo de los años”, detalló el especialista.

 

Banda gástrica ajustable

 

La banda gástrica ajustable es una banda inflable que se coloca alrededor de la porción superior de estómago, con el fin de crear un reservorio pequeño para limitar la cantidad de alimentos y la rapidez con la que pasan a través del mismo. Es un tipo de cirugía bariátrica de tipo restrictivo.

Es una técnica muy usada en algunos países de Europa y Australia.

 

En el 2001 la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de EUA aprobó el sistema BGA colocada en su lugar que consiste en colocar, por medio de una laparoscopia en lugar de la via abierta o por laparotomía, una banda inflable alrededor de la porción superior del estómago y apretarla como un cinturón para formar un pequeño saco que sirve para formar un nuevo y mucho más pequeño estómago para limitar y controlar la cantidad de alimento que el paciente ingiere y demorar el proceso de vaciado del estómago al intestino (duodeno). El limitar el alimento que se ingiere y prolongar el proceso de vaciado del estómago da como resultado final la pérdida de peso.

Después del procedimiento, el diámetro de la banda alrededor del estómago puede ser ajustado por el médico, ya sea agregando o quitando solución salina.

 

Ventajas

 

El sistema de banda gástrica ajustable ha sido diseñado para una colocación via laparoscopia, lo cual ofrece las ventajas de reducir el trauma, reducir el dolor post operatorio, menos días de hospitalización y una recuperación más rápida. No se requiere cortar o grapar el estómago y no hay necesidad de desviar porciones del estómago o intestinos. Si por alguna razón es necesario remover el sistema de banda gástrica ajustable, el estómago generalmente vuelve a su forma natural. Esta cirugía es reversible por medio de otra nueva cirugía.

 

 

Desventajas

Se requiere cambios en los hábitos de alimentación, la pérdida de peso inicial es lenta en comparación con las técnica de derivación y requiere un seguimiento regular más estrecho por parte del médico. A largo plazo y sobre todo en casos de gran obesidad mórbida la BGA tiene mayores complicaciones tardías, reintervenciones , menor pérdida de peso e insatisfacción global que el bypass gástrico.

 

Efectos o resultados

 

Como los demás procedimientos de bariatricos restrictivos, el BGA puede no lograr una significativa pérdida de peso para aquellos pacientes quienes tienen una obesidad mórbida, de acuerdo a lo indicado por el Índice de masa corporal (IMC) de 40 ó más. La técnica exige un seguimiento estricto de la dieta recomendada y no se recomienda para pacientes golosos o que no cumplan las recomendaciones dietéticas y que practiquen una actividad física regular, pues de lo contrario se presentan complicaciones y fallas en el tratamiento. Desarrollado para ayudar a la pérdida de peso por un período prolongado, el sistema de la Banda Gástrica Ajustable ha sido utilizado en el mundo entero por los principales cirujanos por laparoscopía para tratar la obesidad severa.

 

Complicaciones

 

Además de las usuales complicaciones de toda cirugía bariátrica como desnutrición o desequilibrio hidroelectrolítico, con esta técnica algunas personas también experimentan obstrucción inmediatamente después de la cirugía. Esto se debe a la inflamación del tejido dentro de la banda, debido a la operación, causando una obstrucción del flujo de líquidos y alimento a través del estoma. Esto se resuelve después de varios días sin necesidad de otra cirugía; pero el peor de los casos si se requiere tratar la obstrucción temporal incluyendo la infusión de líquidos por vía intravenosa en un hospital. También se han descritos casos de prolapso gástrico. La mayor complicación es el deslizamiento de la banda con agrandamiento del reservorio, así como esofagitis y reflujo gastroesofágico, que en el 15 o 50% de los casos obligan a retirar la banda y acudir a otros procedimientos como el bypass gástrico.

 

Bypass gástrico

 

El bypass gástrico, o cirugía de derivación gástrica, es una de las técnicas de cirugía bariátrica, es decir para tratamiento de la obesidad mórbida y es un procedimiento de tipo mixto: restrictivo y malabsortivo. Es la técnica más utilizada en EUA y en otros países, debido a su escasa morbimortalidad, buenos resultados a largo plazo y excelente calidad de vida tras la cirugía.

 

Técnica

 

El procedimiento consiste en disminuir y restringir la absorción de los alimentos creando un reservorio pequeño a expensas de la curvatura menor del estómago separado del resto del estómago para evitar un efecto fístula más una desviación al intestino delgado en Y de Roux, consiguiendo de esta manera una saciedad precoz por el componente restrictivo más una mala absorción que añade eficacia a la técnica.

 

En otras palabras, se reducen dos elementos: el tamaño del estómago, dejando sólo una pequeña porción, y la parte inicial del intestino delgado (conocida como duodeno). La pequeña porción de estómago que se mantiene se conecta con la parte media del intestino delgado, de manera que los alimentos ingeridos no atravesarán la parte descartada del estómago ni del duodeno. Se consigue con ello varios efectos: reducir la asimilación de alimentos ingeridos, estar saciados con menos cantidad de alimento (el estómago más pequeño se llena antes), y disminuir la producción de insulina por el páncreas. No obstante, el estómago descartado y el duodeno no se extraen del paciente, sino que se conectan a la parte media del intestino delgado, para permitir que los jugos gástricos ayuden a digerir la comida (ver imagen).

 

La técnica también actúa por efecto hormonal pues produce una disminución de la ghrelina así como del péptido inhibidor gástrico (GPI) que se encuentran aumentados en los obesos.2

El procedimiento se hace por vía abierta (laparotomia) y por vía laparoscópica, siendo está última vía la más usada por reducir la estancia hospitalaria y presentar menos complicaciones de la herida o morbilidad postoperatoria, así como permitir al paciente reanudar sus actividades en menor tiempo. A esto se le puede agregar la extirpacion o amputación de las glandulas excretadoras las cuales son las que le ordenan al cuerpo el comer, si se esta lleno al interior del estómago o si tienes que ir al baño etc estas son las glandulas. En el extremo del píloro del estómago se encuentran las glándulas secretoras que producen una hormona llamada gastrina. Cuando la gastrina se absorbe, estimula a las glándulas secretoras. La mucosa del estómago contiene millones de glándulas gástricas microscópicas que secretan mucus y jugo gástrico (con enzimas y ácido clorhídrico).

 

Las glándulas del cardias están situadas alrededor de la unión gastroesofágica. Las células endócrinas que posee en el fondo producen gastrina.

Las glándulas oxínticas, gástricas o fúndicas se localizan sobre todo en el fondo y cuerpo del estómago y producen la mayor parte del jugo gástrico. Están muy juntas unas con otras, tienen una luz muy estrecha y son muy profundas. El estómago posee 15 millones de glándulas oxínticas, que están compuestas por 5 tipos de células:

- Principales o zimógenas son las células que producen el pepsinógeno. - Oxínticas o parietales son las células que segregan el ácido clorhídrico. - Mucosas del cuello segregan mucosa alcalina. - Endócrinas pueden ser células G (liberadoras de gastrina), D (segregan somatostatina), EC (segregan serotonina) o células cebadas (liberadoras de histamina). - Células madre que generan todos los tipos célulares, excepto las células endócrinas.

 

Resultados

 

Con la derivación gástrica el grado de pérdida de peso es variable y depende básicamente de la conducta del paciente después de la intervención, siendo indispensables un adecuado régimen complementario dietético y de ejercicios. La perdida de peso ( entre el 50 al 75% del peso excesivo inicial) suele producirse durante los 6 a 12 meses después de la intervención después de lo cual tiende a estabilizarse, y si el paciente no sigue el régimen de dieta y ejercicios que recomiende el médico podría recuperar parte del peso perdido.

Igualmente estudios han demostrado que en caso de Diabetes Mellitus tipo 2 la técnica también produce una disminución de los niveles de insulina y de glicemia. Por tal razón muchos presentaron esos resultados para señalar que era una "cura" de la Diabetes Mellitus insulino dependiente, pero otros autores recomiendan considerar que hay una remisión o "regresión" que requiere vigilancia de los pacientes y que aún queda por demostrarse su resultado a mayor plazo.

 

Estómago

 

La palabra estómago deriva del latín stomachus, del griego stomachos (στόμαχος), stoma (στόμα), "boca". Los prefijos gastro- y gástrico (relacionados con el estómago), ambos derivados de la palabra griega gaster (γαστήρ). El estómago es la primera porción del aparato digestivo en el abdomen, excluyendo la pequeña porción de esófago abdominal. Funcionalmente se puede decir que almacena y procesa los alimentos y nutrientes consumidos, una vez bien mezclado en el estómago. Es un ensanchamiento del tubo digestivo de diámetro entre los 8 y 11 cm situado a continuación del esófago. Sirve para que el bolo alimenticio se transforme en una papilla que de ahí en adelante será llamada quimo. En el estómago se encuentran en torno a 100 millones de neuronas, motivo por el cual se le suele llamar ″segundo cerebro.″ El estómago está compuesto de dos sistemas o unidades gástricas. La primera puede denominarse unidad gástrica proximal, que incluye el estómago proximal, el esófago distal y el hiato esofágico del diafragma. La segunda es la unidad gástrica distal y comprende el antro gástrico y el píloro, aunados a la primera porción del duodeno.

 

Embriología del estómago

 

Su estructura y disposición hay que entenderlos teniendo en cuenta su desarrollo embrionario. El estómago en el segundo mes de vida embrionaria comienza como una simple dilatación del intestino anterior. A continuación sufre una rotación sobre un eje longitudinal de tal modo que la cara izquierda del estómago se hace anterior, y la parte derecha se hace posterior. Por esta razón el tronco vagal del lado izquierdo, que en el tórax desciende por el lado izquierdo del esófago, pasa a una localización anterior, mientras que el derecho se sitúa en el estómago en la parte posterior. El estómago tiene además otra rotación sobre un eje posterior, de tal modo que la parte inferior, por la que se continúa con el duodeno, asciende y se coloca a la derecha, bajo el hígado. Hay que tener presente que el estómago tiene en esta fase de la vida un meso en la parte posterior (mesogastrio dorsal) y otro en la parte anterior (mesogastrio ventral) que alcanza hasta la porción superior del duodeno.

 

Ambos mesos también sufren las rotaciones anteriores de tal modo que determinan una serie de pliegues en el peritoneo visceral que los recubre. El mesogastrio dorsal forma el omento mayor (tras fusionarse con el meso del colon transverso), lo que determina el cierre por la parte inferior de la bolsa omental. El mesogastrio ventral da origen al omento menor, que se extiende entre el borde derecho del estómago y la porción superior del duodeno hasta el hígado y la porta hepática.

 

Forma y relaciones del estómago

 

El estómago se localiza en la parte alta del abdomen. Ocupa la mayor parte de la celda subfrénica izquierda. La parte de estómago que queda oculta bajo las costillas, recibe el nombre de Triángulo de Traube, mientras que la porción no oculta se denomina Triángulo de Labbé.

Topografía: Hipocondrio izquierdo y epigastrio. El cardias (extremo por donde penetra el esófago) se localiza a nivel de la vértebra T11, mientras que el píloro lo hace a nivel de L1. Sin embargo, hay considerable variación de unos individuos a otros.

 

El esófago determina la incisura cardial, que sirve de válvula para prevenir el reflujo gastroesofágico. Hacia la izquierda y arriba (debajo de la cúpula diafragmática) se extiende el fundus [tuberosidad mayor] (ocupado por aire y visible en las radiografías simples), que se continúa con el cuerpo, porción alargada que puede colgar más o menos en el abdomen, luego progresivamente sigue un trayecto más o menos horizontal y hacia la derecha, para continuar con la porción pilórica, que consta del antro pilórico y del conducto pilórico cuyo esfínter pilórico lo separa del duodeno. En este punto la pared se engrosa de manera considerable por la presencia de abundantes fibras circulares de la capa muscular que forman el esfínter pilórico.

 

La forma aplanada del estómago en reposo determina la presencia de una cara anterior, visible en el situs abdóminis, y una cara posterior que mira a la transcavidad de los epiplones (cavidad omental), situada detrás. Asimismo, determina la presencia de un borde inferior (curvatura mayor) que mira abajo y a la izquierda, y un borde superior (curvatura menor) que mira arriba y a la derecha. Como consecuencia de los giros del estómago en período embrionario, por la curvatura mayor se continúa el estómago con el omento (epiplón) mayor, y la menor con el omento (epiplón) menor.

 

El aparato digestivo es una serie de órganos huecos que forman un largo y tortuoso tubo que va de la boca al ano.

La luz del estómago tiene la presencia de unos pliegues de mucosa longitudinales, de los cuales los más importantes son dos paralelos y próximos a la curvatura menor que forman el canal del estómago o calle gástrica. Los pliegues disminuyen en el fundus y en la porción pilórica.

La pared gástrica consta de una serosa que recubre tres capas musculares (longitudinal, circular y oblicua, citadas desde la superficie hacia la profundidad). La capa submucosa da anclaje a la mucosa propiamente dicha, que consta de células que producen moco, ácido clorhídrico y enzimas digestivas.

El estómago tiene unos sistemas de fijación en sus dos extremos, los cuales quedan unidos por la curvatura menor a través del omento (epiplón) menor. A nivel del cardias existe el ligamento gastrofrénico por la parte posterior, que lo une al diafragma.

 

Por la parte pilórica queda unido a la cara inferior del hígado por el ligamento gastrohepático, parte del tumulto menor. Estos sistemas de fijación determinan sus relaciones con otros órganos abdominales. Sin embargo, y debido no solo a los giros del estómago, sino también al desarrollo embrionario del hígado, las relaciones del estómago se establecen a través de un espacio que queda por detrás, la cavidad omental o transcavidad de los epiplones.

 

Irrigación arterial del estómago

 

La irrigación corre a cargo de ramas de la aorta abdominal. El tronco celíaco da lugar a la arteria gástrica izquierda, que recorre la curvatura menor hasta anastomosarse con la arteria gástrica derecha, rama de la arteria hepática propia (que sale de la arteria hepática común, rama del tronco celíaco); estas dos arterias llegan a formar lo que es la coronaria gástrica superior. De la arteria hepática común surge también la arteria gastroduodenal, que da lugar a la arteria gastroepiploica derecha que recorre la curvatura mayor hasta anastomosarse con la arteria gastroepiploica izquierda, rama de la arteria esplénica (que proviene del tronco celíaco); estas forman lo que es la coronaria gástrica inferior. Esta irrigación viene complementada por las arterias gástricas cortas que, procedentes de la arteria esplénica, alcanzan el fundus del estómago.

 

 

Retorno venoso del estómago

El retorno venoso es bastante paralelo al arterial, con venas gástricas derecha e izquierda, además de la vena prepilórica, que drenan en la vena porta; venas gástricas cortas y gastroepiploica izquierda que drenan en la vena esplénica; vena gastroepiploica derecha que termina en la mesentérica superior. A través de las venas gástricas cortas se establece una unión (anastomosis) entre el sistema de la vena porta y de la vena cava inferior por medio de las venas de la submucosa del esófago. En casos de hipertensión portal (la sangre que penetra en el hígado por medio de la vena porta no puede alcanzar la cava inferior, por lo que se acumula retrógradamente en las venas que drenan y forman la vena porta), la sangre dilata estas anastomosis normalmente muy pequeñas, dando lugar a las várices esofágicas. Si estas várices se rompen pueden dar una hemorragia mortal.

 

Drenaje linfático del estómago

 

El drenaje linfático viene dada por cadenas ganglionares que recorren la curvatura mayor (nódulos gastroepiploicos derechos e izquierdos y nódulos gástricos derecho e izquierdo). Se complementan con los ganglios linfáticos celíacos y pilóricos. Estos ganglios tienen gran importancia en el cáncer gástrico, y hay que extirparlos en caso de extensión del cáncer. Existen distintas técnicas de resección con diferentes extensiones de la linfadenectomía. La más común es la linfadenectomía D1 pese a que en países asiáticos con alta incidencia de la enfermedad, los cirujanos expertos realizan una linfadenectomía D2 de rutina (más amplia pero con mayor morbilidad postoperatoria). La extirpación se hace de acuerdo a las barreras ganglionares, existen 16 grupos ganglionares que son:
Barrera 1 (N1): corresponde a los ganglios perigástricos. Grupo 1: cardial derecho
Grupo 2: cardial izquierdo
Grupo 3: curvatura menor
Grupo 4: curvatura mayor
Grupo 5: suprapilóricos
Grupo 6: infrapilóricos

Barrera 2 (N2): corresponde a los ganglios localizados en los troncos arteriales principales del estómago. Grupo 7: arteria coronaria estomáquica o gástrica izq.
Grupo 8: arteria hepática
Grupo 9: tronco celíaco
Grupo 10: hilio esplénico
Grupo 11: arteria esplénica

Barrera 3 (N3): corresponde a los ganglios alejados del estómago. Grupo 12: ligamento hepatoduodenal
Grupo 13: retropancreáticos
Grupo 14: arteria mesentérica superior
Grupo 15: arteria cólica media
Grupo 16: Paraaorticos

 

La extirpación oncológica siempre debe obtener la última barrera ganglionar libre.

Histología del estómago

La pared del estómago está formada por las capas características de todo el tubo digestivo:
La túnica mucosa
La tela submucosa
La túnica muscular
La túnica serosa.

Túnica mucosa

La túnica mucosa del estómago presenta múltiples pliegues (rugae), crestas (mamelones) y foveolas (criptas gástricas). Presenta a su vez tres capas:
El epitelio
La lámina propia de la mucosa
La lámina muscular de la mucosa

Epitelio superficial: es un epitelio cilíndrico simple mucíparo, que aparece bruscamente en el cardias, a continuación del epitelio plano estratificado no queratinizado del esófago. En el polo apical de estas células aparece una gruesa capa de moco gástrico, que sirve de protección contra las sustancias ingeridas, contra el ácido estomacal y contra las enzimas gástricas.

 

Glándulas del cardias: están situadas alrededor de la unión gastroesofágica. Las células endocrinas que posee en el fondo producen gastrina.

Glándulas oxínticas, gástricas o fúndicas: se localizan sobre todo en el fondo y cuerpo del estómago y producen la mayor parte del volumen del jugo gástrico. Están muy juntas unas con otras, tienen una luz muy estrecha y son muy profundas. Se estima que el estómago posee 15 millones de glándulas oxínticas, que están compuestas por cinco tipos de células:
Principales o zimógenas: son las células que producen el pepsinógeno (I y II)
Oxínticas o parietales: son las células que segregan el ácido clorhídrico y el factor intrínseco gástrico o factor intrínseco de Castle.
Mucosas del cuello: segregan mucosa alcalina.
Endocrinas: pueden ser células G (liberadoras de gastrina), D (segregan somatostatina), EC (segregan serotonina) o células cebadas (liberadoras de histamina).
Células madre: se supone que generan todos los tipos célulares, excepto las células endocrinas.

Glándulas pilóricas: están situadas cerca del píloro. Segrega principalmente secreción viscosa y espesa, que es el mucus para lubricar el interior de la cavidad del estómago, para que el alimento pueda pasar, protegiendo así las paredes del estómago.

Lámina propia de la mucosa: formada por tejido conectivo laxo, posee glándulas secretoras de mucus y enzimas.

Lámina muscular de la mucosa: que presenta dos capas, poco diferenciadas entre sí.

 

Túnica submucosa

 

Formada por tejido conjuntivo moderadamente denso (tejido de sostén que conecta o une las diversas partes del cuerpo), en el cual se encuentran numerosos vasos sanguíneos, linfáticos y terminaciones nerviosas. Está debajo de la mucosa y forma el plexo de Meissner.

Túnica muscular

Dentro de ella se encuentran tres capas de músculo liso que son: interna u oblicua, medio o circular y externa o longitudinal. La túnica muscular está formada de adentro hacia afuera por fibras oblicuas, el estrato circular y el estrato longitudinal. La túnica muscular gástrica puede considerarse como el músculo gástrico porque gracias a sus contracciones, el bolo alimenticio se mezcla con los jugos gástricos y se desplaza hacia el píloro con los movimientos peristálticos.

La túnica muscular posee sus fibras en distintas direcciones, desde más interno a más externo, teniendo fibras oblicuas, un estrato circular y un estrato longitudinal. En un corte transversal se distingue claramente esta diferencia en la disposición de las fibras musculares. Se puede observar que el estrato circular, en algunos lugares está engrosado formando los esfínteres que regulan el paso de los alimentos.

 

Túnica serosa

 

La túnica serosa, constituida por tejido conectivo laxo tapizado por una capa epitelial llamada mesotelio, envuelve al estómago en toda su extensión, expandiéndose en sus curvaturas para formar el omento menor, el omento mayor y el ligamiento gastrofrénico.

 

Obesidad mórbida

 

Obesidad mórbida, obesidad grave u obesidad clase III es el término para la obesidad caracterizada por un IMC (índice de masa corporal) de 40 o mayor o de un IMC de 35 o mayor ante la presencia de al menos una u otra enfermedad significativa o discapacidad grave y minusvalía a causa del exceso de peso.

La obesidad mórbida es la forma más temible del sobrepeso pues además de disminuir la expectativa de vida causa discapacidad, minusvalía y problemas de exclusión social. Por sus efectos a nivel colectivo es un problema de salud pública en muchos países y que se ha ido incrementando como efecto de los cambios en las costumbres sociales y alimentarias.

 

Diagnóstico

 

La obesidad es un síndrome que se caracteriza por el aumento de la masa corporal al punto que constituye un riesgo para la salud. Es un problema de etiopatogenia compleja y multifactorial, incluyendo un componente genético, aspectos metabólicos, psicológicos y sociales. Su prevalencia en el mundo ha aumentado progresivamente hasta constituir un problema de salud pública (1). El diagnóstico es simple: consiste en relacionar el peso con la estatura del sujeto. En la actualidad se utiliza el Índice de Masa Corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso (en kg) por la talla (en metros al cuadrado). A esta relación simple, se le puede agregar para mayor precisión medición de pliegues cutáneos, y otras determinaciones como la bioimpedanciometría entre otros. Utilizado el IMC, se considera normal un valor de 18.5 a 24.9 kg/ m2. Un valor entre 25 a 29.9 se considera actualmente como pre-obesidad; obesidad clase I cuando el IMC va de 30 a 34.9; clase II entre 35 y 39.9, y clase III u obesidad mórbida si el IMC supera los 40. Sujetos que tienen un IMC de 50 o más son considerados como "mega" obesos o "super" obesos.

 

Causas más habituales

 

Dentro de la múltiple etiología de la obesidad, para su variante grave, se considera que una de las causas comunes que lleva a un individuo a esta condición es el consumo exagerado y excesivo de calorías, normalmente en alimentos de alta densidad calórica como los que componen la llamada comida rápida.

El sedentarismo o falta de actividad física también es uno de los factores importantes para llegar a la obesidad mórbida. Los trastornos hormonales y particularmente asociados a las tiroides también pueden provocar esta condición.

El síndrome de Prader-Willi puede conducir a esta condición en ausencia de diagnóstico, o sin un adecuado programa de dieta y ejercicio, al igual que el Síndrome de Cushing.

 

Tratamiento

 

Habitualmente este trastorno se trata con dieta baja en calorías y un programa de ejercicios. Para el paciente este tratamiento es muy difícil, por lo que siempre se necesita todo el apoyo de su familia.

Cabe mencionar que una pérdida saludable de peso, no debería superar los 0.5 kg por semana, debido a la restricción en hidratos de carbono, que podría provocar hipoglicemia con síntomas como sudor frío, visión borrosa, dolor de cabeza, hambre, somnolencia e irritabilidad.

En casos extremos se recurre a la cirugía bariátrica, es decir procedimientos quirúrgicos para disminuir el peso corporal.

Efectos familiares y sociales

Las personas que padecen obesidad mórbida, por la disfunción resultante de su exceso de peso, pueden verse limitadas en sus roles familiares y ser objeto de discriminación o de estigma social. Esta enfermedad lleva a quienes la padecen a vivir una especie de encierro en su propio cuerpo, pues mientras más kilos acumulan, menos pueden desplazarse, respirar, y hacer una vida normal.

 

Pacientes famosos por su obesidad grave


Jon Brower Minnoch: ciudadano estadounidense a quien se considera el hombre más obeso que se tenga noticia en la historia, pues se estima que llegó a pesar cerca de los 635 kg. Murió a la edad de 42 años, con un peso de 362 kg, y un IMC de 105.3.
Carol Yager: mujer estadounidense residente en Beecher, Míchigan, quien murió a los 34 años con un estimado peso de 1,200 libras (544 kg), pero que en algún momento llegó a pesar 727 kg, con lo cual sería la mujer y la persona más obesa de la historia.
Daniel Lambert: inglés que vivió entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX y que murió a los 39 años pesando 739 libras (335 kg).
Manuel Uribe Garza: (Monterrey, 11 de junio de 1965- 26 de mayo de 201410 ) mexicano que en el libro Guinness de los récords (2007) fue considerado el hombre más obeso del mundo, con 560 kg de peso.
José Luis Garza: mexicano que falleció en 2008 a los 47 años, con un peso de 450 kg.
Walter Hudson: ciudadano estadounidense de Brooklyn, Nueva York, quien falleció a los 47 años, pesando 1,125 libras (510 kg).
Rosalie Bradford: ciudadana estadounidense que llegó a pesar 1,199 libras (544 kg), con un IMC de 193.6, y es famosa por tener el récord en pérdida de peso, con un total de 917  libras (416 kg) en el transcurso de varios años de lucha contra su obesidad. Murió a los 63 años, pesando por debajo de los 136 kg (300 libras).
Israel Kamakawiwo'ole: destacado músico estadounidense de Honolulú, en el estado de Hawaii, quien llegó a pesar más de 350 kg. Murió a los 38 años por causa de la obesidad.

 

Bulimia

 

La bulimia o bulimia nerviosa es un trastorno alimentario y psicológico caracterizado por la adopción de conductas en las cuales el individuo se aleja de las formas de alimentación saludables consumiendo comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos, también llamados “atracones”, seguido de un periodo de arrepentimiento, el cual puede llevar al sujeto a eliminar el exceso de alimento a través de vómitos o laxantes. El temor a engordar afecta directamente a los sentimientos y emociones del enfermo, influyendo de esta manera en su estado anímico que en poco tiempo desembocará en problemas depresivos.

 

Etimología

 

La palabra bulimia procede del latín bulimia, que a su vez proviene del griego βουλιμία [bulimía], que se compone de βούς [bus] ‘buey’, y λιμός [limós] ‘hambre’, y significa ‘hambre de buey’, es decir, ‘mucha hambre’. El término bulimia nerviosa fue nombrado y descrito por primera vez por el psiquiatra británico Gerald Russell en 1979.

 

Epidemiología

 

La población en riesgo está formada sobre todo por mujeres de cualquier clase social en países industrializados como los Estados Unidos, América Latina en general, la Unión Europea, Canadá, Australia, Japón, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

La bulimia nerviosa se inicia generalmente en la adolescencia o al principio de la vida adulta; generalmente en las mujeres (por cada 10 casos solo uno es un hombre). Los atracones suelen empezar después o durante un periodo de régimen dietético.

 

Otra de las causas es la presión sociocultural que ocupa un importante lugar e induce a adolescentes a pretender alcanzar un cuerpo delgado y esbelto. Esto se puede ver evidenciado en por ejemplo comerciales donde aparecen mujeres de esbeltas figuras, o la moda textil en donde pareciera que sólo se fabrica ropa para personas muy delgadas. Por lo general esta enfermedad se da en adolescentes con problemas en su autoestima, es decir dependen de alguien ya sea un familiar o un particular, muchas veces al perder esta autonomía, la persona la compensa con un control excesivo de la dieta.

La tasa de mortalidad se sitúa en un 5 %.[cita requerida] Un estudio indica que el 20 % de las mujeres con bulimia siguen luchando contra el trastorno después de diez años.

 

Cuadro clínico

 

Una de sus características esenciales consiste en que la persona sufre episodios de atracones compulsivos, seguidos de un gran sentimiento de culpabilidad, sensación de angustia y pérdida de control mental por haber comido en “exceso”. Suele alternarse con episodios de ayuno o de muy poca ingesta de alimentos, pero al poco tiempo vuelven a surgir episodios de ingestas compulsivas.

Un atracón consiste en inger

ir en un tiempo inferior a dos horas una cantidad de comida muy superior a la que la mayoría de individuos comerían.

Otra característica esencial de este trastorno la constituyen las conductas compensatorias inapropiadas para evitar la ganancia de peso. Muchos individuos usan diferentes medios para intentar compensar los atracones: el más habitual es la provocación del vómito. Este método de purga (patrones cíclicos de ingestión excesiva de alimentos y purgas) lo emplean el 80-90 por ciento de los sujetos que acuden a centros clínicos para recibir tratamiento. Los efectos inmediatos de vomitar consisten en la desaparición inmediata del malestar físico y la disminución del miedo a ganar peso. Otras conductas de purga son: el uso excesivo de laxantes y de diuréticos, enemas, realización de ejercicio físico muy intenso y ayuno.

 

Algunos ejemplos de estas conductas no saludables son vomitar, abusar de laxantes y diuréticos, usar saunas o baños calientes para perder líquido corporal, hacer ejercicio excesivo, fumar para saciar el apetito, restringir o evitar alimentos, tomar pastillas para adelgazar y restringir el consumo de líquidos. Estos trastornos alimentarios y otras conductas para perder peso pueden causar problemas de salud a corto o largo plazo tales como erosión dental, deficiencias nutricionales, irregularidades menstruales, baja densidad ósea, deshidratación y estrés por calor. Se han reportado arritmias cardiacas en personas con anorexia nerviosa y bulimia nerviosa [Mitchell and Crow 2006; Palla and Litt 1988]. Los trastornos renales, como cálculos renales e insuficiencia renal, también se han reportado en estas poblaciones [Jonat and Birmingham 2003; Inui et al. 1997; Copeland 1994; Palla and Litt 1988].

 

Tanto el DSM-IV como el CIE-10 coinciden en que, para poder diagnosticar la bulimia nerviosa, los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas han de tener lugar al menos 2 veces por semana durante tres meses.
Para que una persona sea diagnosticada de bulimia nerviosa los siguientes criterios deben cumplirse (DSM-IV)A. Presencia de atracones recurrentes. Un atracón se caracteriza por:
1.ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo (p. ej., en un período de 2 horas) en cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias
2.sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento (p. ej., sensación de no poder parar de comer o no poder controlar el tipo o la cantidad de comida que se está ingiriendo)
B. Conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con el fin de no ganar peso, como son provocación del vómito; uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno, y ejercicio excesivo.
C. Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar, como promedio, al menos dos veces a la semana durante un período de 3 meses.
D. La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la silueta corporales.
E. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la anorexia nerviosa.


En función del tipo de purga que utilizan para compensar el atracón, tenemosTipo purgativo: cuando se utiliza como conducta compensatoria el vómito (emesis), los laxantes, los diuréticos, enemas, jarabe de ipecacuana o incluso la teniasis, (infestación por solium), para eliminar lo más pronto posible el alimento del organismo.
Tipo no purgativo: Entre el 6% y el 8% de los casos de bulimia se llevan a cabo otras conductas compensatorias, como el ejercicio físico intenso, no hacer nada o ayunar mucho; es un método menos efectivo para contrarrestar y deshacerse de las calorías. El tipo no purgativo se da solo en, aproximadamente, el 6%-8% de los casos de bulimia, ya que es un método menos efectivo de eliminar del organismo un número tan elevado de calorías. Este tipo de bulimia suele presentarse también en quienes presentan el tipo purgativo, pero es una forma secundaria de control del peso.

 

Comorbilidad

Problemas psicológicos

La bulimia suele presentarse junto con un fuerte sentimiento de inseguridad emocional y con problemas graves en la autoestima, en relación directa con el peso o con la imagen corporal (autoimagen).

Es frecuente que las personas con bulimia provengan de familias disfuncionales. Muchas de estas personas presentan incluso alexitimia, es decir, la incapacidad de experimentar y expresar las emociones de manera consciente.

Trastornos de personalidad

 

Distintos autores han encontrado relación entre la bulimia y la coexistencia de distintos trastornos de personalidad, con un porcentaje que oscila entre el 27-84% de los casos. Los pacientes con conductas purgativas parecen tener mayor incidencia de comorbilidad. La presencia de un trastorno de personalidad es indicador de peor pronóstico.

El trastorno de personalidad más frecuente es el trastorno límite de la personalidad, oscilando entre el 9-40% de los casos.  Las diferentes metodologías en los estudios conlleva distintos resultados en la prevalencia de trastornos de personalidad específicos.

En general se observa altas puntuaciones en la escala MCMI-II para los siguientes estilos de personalidad:
Límite.
Esquizoide.
Autodestructiva.
Pasivo-agresiva.
Evitativa.
Dependiente.
Histriónica.

 

Complicaciones


Aspiración (paso del contenido gástrico al árbol bronquial).
Rotura esofágica o gástrica.
Neumomediastino o neumotorax (entrada de aire al interior de la cavidad torácica).
Hipopotasemia (niveles bajos de potasio en la sangre).
Arritmia cardíaca.
Ansiedad o compulsión por comer.
Obsesión por mantener un peso corporal debajo del normal.
Abuso en el consumo de medicamentos laxantes y diuréticos.
Seguimiento de regímenes dietéticos diversos.
Deshidratación.
Alteraciones menstruales y amenorrea; esterilidad.
Incremento y reducción bruscos de peso, desestabilidad en el peso.
Aumento en la frecuencia de caries dentales.
Aumento del tamaño de las glándulas salivales e infección de éstas.
Pérdida de cabello.
Desmayos muy frecuentes, mareos.
Heridas de la mucosa bucal.
Alteración o pérdida esmalte dental.
Dolores de cabeza y migraña.
Dolores en la garganta (después de vomitar).
Piel seca.
Debilidad en las piernas.
Disfonía.

 

Tratamiento

 

El tratamiento más eficaz en las primeras fases del desarrollo de este trastorno pero, dado que la bulimia suele esconderse fácilmente, el diagnóstico y el tratamiento no suelen presentarse sólo hasta que este problema ya se ha convertido en un ingrediente permanente en la vida del paciente.

En el pasado, las personas con bulimia eran hospitalizadas con objeto de poner fin al patrón de atracones y purgas, y se le daba de alta en cuanto los síntomas habían desaparecido. Pero este procedimiento ya no es frecuente hoy en día, dado que de esa manera sólo se ponía atención a lo más superficial del problema y, poco después, cuando los síntomas volvían, lo hacían con una intensidad mucho mayor.

 

Varios centros de tratamiento en instituciones (internamiento) ofrecen apoyo a largo plazo, consejería e interrupción de los síntomas. La forma más común de tratamiento actualmente incluye terapia de grupo psicoterapia o terapia cognitivo-conductual. Las personas con anorexia o con bulimia suelen recibir el mismo tipo de tratamiento y formar parte de los mismos grupos de tratamiento. Esto se debe a que, en muchos casos, los pacientes padecen de ambas enfermedades de manera simultánea. Algunos denominan a este fenómeno “intercambio de síntomas”. Estas formas de terapia se centran tanto en los síntomas que llevan al individuo a presentar estos comportamientos, como en los síntomas relacionados con la alimentación. Además los psiquiatras suelen recetar antidepresivos o antipsicóticos. Los antidepresivos se presentan en diferentes formas, y el que ha mostrado resultados más prometedores es la fluoxetina.

 

Los antipsicóticos no se utilizan, aquí, en dosis menores que las que se aplican a los casos con esquizofrenia. Con un trastorno de la alimentación, el paciente percibe la realidad de otra manera y tiene grandes dificultades para comprender qué significa comer en condiciones “normales”. Desafortunadamente aún no se sabe cuáles serán los resultados a largo plazo de los tratamientos que han venido aplicándose a muchos pacientes con este problema. Por lo pronto, las investigaciones más recientes indican que un 30 por ciento de los pacientes recaen rápidamente, mientras que el 40 por ciento presentan síntomas crónicos.

 

La prontitud del tratamiento es uno de los factores más importantes para mejorar el pronóstico. Aquellas personas que lo reciban en las primeras fases del trastorno, tendrán una recuperación mejor y más permanente.

 

La doctora Sabine Naessén, del Instituto Karolinska, descubrió que algunas mujeres con este padecimiento tienen también un desequilibrio hormonal que consiste en la sobreproducción de testosterona (la hormona que, aunque también está presente en el cuerpo femenino, predomina en el organismo de todo varón), y que, para tratarlas, el uso de una píldora anticonceptiva que contiene estrógenos da como resultado la reducción de los síntomas de la bulimia. Por supuesto, hacen falta más estudios para determinar la eficacia de este tipo de tratamiento. Solo es posible recuperarse de esta enfermedad si la persona en cuestión toma la decisión de luchar y cambiar (se trata de una enfermedad mental).

Pronóstico

 

Los trastornos en la alimentación presentan una de las tasas de mortalidad más altas dentro del grupo de los trastornos mentales. Se sabe relativamente poco acerca de los efectos o consecuencias a largo plazo de la bulimia. Las investigaciones más recientes sugieren que el pronóstico es diverso. La bulimia puede presentarse como un padecimiento a largo plazo, fluctuante durante muchos años, o bien como un problema de salud episódico, precipitándose en función de los eventos y crisis de la vida de quien la padece. A corto plazo, algunos informes médicos sugieren que hay una mejoría del 50 por ciento en el comportamiento (en los atracones y en las purgas) en aquellos pacientes que pueden comprometerse con un tratamiento. Aún no han podido identificarse factores consistentes que permitan predecir el resultado del tratamiento. Sin embargo, la gravedad de las secuelas de las purgas puede ser un indicador importante del pronóstico; los desequilibrios electrolíticos, la esofagitis y la hiperamilasemia reflejan el hecho de que las purgas fueron más graves, y quizá generarán un pronóstico más desalentador. En casos graves, la persona puede fallecer como consecuencia de un atracón muy grave, o incluso puede suicidarse. En muchas ocasiones el enfermo presenta síntomas como ansiedad y suele ingerir ansiolíticos excesivamente para revertir el síntoma.