2.317 Médicos Registrados en 110 Especialidades - Somos el Directorio No.1 de la Ciudad


banner

 

 

COLOPROCTOLOGOS EN QUITO

 

  

medicina familiar  medicina familiar

medicina familiar  medicina familiar

 

 

 

COLOPROCTOLOGOS
TELEFONO
DIRECCION
Moran Dany
0998479934
Consultorios de Especialidades Orasalud

 

 

 

 

Es la subespecialidad de la cirugía encargada de evaluar, tratar y diagnosticar las patologías de ano, recto y colon. Las patologías proctológicas se relacionan con las hemorroides, cáncer de colon y recto, o hemorragias digestivas, entre otras enfermedades que afectan por igual a hombres y mujeres siendo el proctólogo el médico encargado de diagnosticar y evaluar el tratamiento adecuado.

 

La proctología es la especialidad de la medicina derivada de la cirugía general que brinda diagnóstico y tratamiento quirúrgico y no quirúrgico de las enfermedades del colon, recto y ano. En algunos países también se le conoce como Cirugía Colorrectal o Cirugía de Colon, Recto y Ano. El espectro del ejercicio de la proctología incluye el manejo de ostomías, colonoscopias, cirugía laparoscópica, manometría anal, disfunción del piso pélvico y la defecografía, entre otros.

 

Existe un gran número de enfermedades y síntomas por los cuales es recomendable acudir a un Especialista en Cirugía de Colon y Recto:1
1.Incontinencia fecal y estreñimiento.
2.Hemorroides o enfermedad hemorroidal.
3.Fisura anal.
4.Abscesos, Fístulas e Infecciones Anorrectales.
5.Dermatosis Perianales.
6.Prolapso y Úlcera Rectal.
7.Tumores del Colon Recto y Ano
8.Lesiones rectoanales por Radioterapia
9.Enfermedades del Apéndice cecal
10.Endometriosis colorrectal
11.Divertículos de colon
12.Enfermedad inflamatoria intestinal (Colitis ulcerosa, Enfermedad de Crohn, Colitis indeterminada)
13.Angiodisplasias de colon
14.Pólipos de colon y recto
15.Cáncer de Colon, Recto y Ano
16.Vólvulo
17.Rectocele.

 

Además existen otras condiciones aparentemente no relacionadas en las cuales también es conveniente acudir a este especialista. Dentro de las enfermedades del colon destacan la enfermedad diverticular y el cáncer colorrectal.

 

Enfermedad diverticular

 

La enfermedad diverticular se presenta principalmente en pacientes mayores de 50 años y se caracteriza por la inflamación de los “divertículos” que son pequeñas formaciones saculares ubicadas en la pared del colon. Estos diverticulos habitualmente no causan síntomas, excepto cuando se complican (inflamación, hemorragia o perforación). Cuando ocurre inflamación diverticular el paciente presenta dolor abdominal, principalmente en el lado izquierdo, junto con fiebre, náuseas y, ocasionalmente, vómitos. Los divertículos de colon no precisan tratamiento sin no ocasionan síntomas. El tratamiento de las complicaciones puede ir desde el manejo con régimen junto con antibióticos hasta la intervención quirúrgica, la cual en los últimos años se realiza mediante laparoscopia.

 

Cáncer colorrectal

 

El cáncer de colon es la segunda causa y la séptima causa de muerte por cáncer en Panamá y Chile, respectivamente, siendo una patología que ha ido en aumento en los últimos años. Tiene distintas formas de manifestarse como presentar deposiciones con sangre, dolor abdominal, baja de peso o como anemia crónica. Ante la sospecha de un cáncer debe realizarse una colonoscopia, la cual nos confirma el diagnóstico. El tratamiento es la cirugía realizando la resección del segmento del colon comprometido ya sea en forma tradicional o por vía laparoscópica. En los últimos años se han producido grandes avances en el manejo del cáncer del colon, logrando realizar diagnósticos más tempranos y con eso un mejor pronóstico para los pacientes.

Para comprender mejor cada una de las especialidades más relacionadas con las enfermedades del colon, recto y ano, aquí le damos una breve descripción y las diferencias de cada una de estas especialidades.

 

Especialidad de Cirugía de Colon y Recto

 

Este especialista diagnostica y da tratamiento ya sea médico y/o quirúrgico a pacientes con patologías del colon, recto y ano. Así mismo, el cirujano de esta especialidad es capaz de resolver otras patologías quirúrgicas ya que es requisito cursar previamente la especialidad de cirugía general. Tiempo de adiestramiento de 6 años. También se le conoce como especialidad en Cirugía Colorectal o especialidad en Coloproctología.

En general todo médico debe ser capaz de detectar las enfermedades de colon, recto y ano. Un número importante de estas patologías también puede ser tratadas inicialmente por el Médico General, el Especialista en Medicina Familiar, Medicina Interna, Gastroenterología, Proctólogo y Cirujano General.

Existen algunas especialidades afines de las cuales se mencionarán sus diferencias y que complementan el manejo del paciente con enfermedades del colon, recto y ano.

 

Coloproctología

 

La coloproctología es la especialidad de la medicina derivada de la cirugía general que brinda diagnóstico y tratamiento quirúrgico y no quirúrgico de las enfermedades del colon, recto y ano. En algunos países también se le conoce como Cirugía Colorrectal o Cirugía de Colon, Recto y Ano. El espectro del ejercicio de la coloproctología incluye el manejo de ostomías, colonoscopias, cirugía laparoscópica, manometría anal, disfunción del piso pélvico y la defecografía, entre otros.

Enfermedades tratadas por un coloproctólogo

Existe un gran número de enfermedades y síntomas por los cuales es recomendable acudir a un Especialista en Cirugía de Colon y Recto:
1. Incontinencia fecal y estreñimiento.
2. Hemorroides o enfermedad hemorroidal.
3. Fisura anal.
4. Abscesos, Fístulas e Infecciones Anorrectales.
5. Dermatosis Perianales.
6. Prolapso y Úlcera Rectal.
7. Tumores del Colon Recto y Ano
8. Lesiones rectoanales por Radioterapia
9. Enfermedades del Apéndice cecal
10. Endometriosis colorrectal
11. Divertículos de colon
12. Enfermedad inflamatoria intestinal (Colitis ulcerosa, Enfermedad de Crohn, Colitis indeterminada)
13. Angiodisplasias de colon
14. Pólipos de colon y recto
15. Cáncer de Colon, Recto y Ano
16. Vólvulo
17. Rectocele.

Además existen otras condiciones aparentemente no relacionadas en las cuales también es conveniente acudir a este especialista. Dentro de las enfermedades del colon destacan la enfermedad diverticular y el cáncer colorrectal.

 

Enfermedad diverticular

 

La enfermedad diverticular se presenta principalmente en pacientes mayores de 50 años y se caracteriza por la inflamación de los “divertículos” que son pequeñas formaciones saculares ubicadas en la pared del colon. Estos diverticulos habitualmente no causan síntomas, excepto cuando se complican (inflamación, hemorragia o perforación). Cuando ocurre inflamación diverticular el paciente presenta dolor abdominal, principalmente en el lado izquierdo, junto con fiebre, náuseas y, ocasionalmente, vómitos. Los divertículos de colon no precisan tratamiento sin no ocasionan síntomas. El tratamiento de las complicaciones puede ir desde el manejo con régimen junto con antibióticos hasta la intervención quirúrgica, la cual en los últimos años se realiza mediante laparoscopia.

 

Cáncer colorrectal

 

El cáncer de colon es la segunda causa y la séptima causa de muerte por cáncer en Panamá y Chile, respectivamente, siendo una patología que ha ido en aumento en los últimos años. Tiene distintas formas de manifestarse como presentar deposiciones con sangre, dolor abdominal, baja de peso o como anemia crónica. Ante la sospecha de un cáncer debe realizarse una colonoscopia, la cual nos confirma el diagnóstico. El tratamiento es la cirugía realizando la resección del segmento del colon comprometido ya sea en forma tradicional o por vía laparoscópica. En los últimos años se han producido grandes avances en el manejo del cáncer del colon, logrando realizar diagnósticos más tempranos y con eso un mejor pronóstico para los pacientes.

 

Especialidades relacionadas

 

Para comprender mejor cada una de las especialidades más relacionadas con las enfermedades del colon, recto y ano, aquí le damos una breve descripción y las diferencias de cada una de estas especialidades.

 

Especialidad de Cirugía de Colon y Recto

 

Este especialista diagnostica y da tratamiento ya sea médico y/o quirúrgico a pacientes con patologías del colon, recto y ano. Así mismo, el cirujano de esta especialidad es capaz de resolver otras patologías quirúrgicas ya que es requisito cursar previamente la especialidad de cirugía general. Tiempo de adiestramiento de 6 años. También se le conoce como especialidad en Cirugía Colorectal o especialidad en Coloproctología.

En general todo médico debe ser capaz de detectar las enfermedades de colon, recto y ano. Un número importante de estas patologías también puede ser tratadas inicialmente por el Médico General, el Especialista en Medicina Familiar, Medicina Interna, Gastroenterología, Proctólogo y Cirujano General.

Existen algunas especialidades afines de las cuales se mencionarán sus diferencias y que complementan el manejo del paciente con enfermedades del colon, recto y ano.

 

Cirugía General

 

Es la rama de la Medicina que se encarga de diagnosticar y dar tratamiento a las enfermedades que requieren de algún procedimiento quirúrgico. Durante el periodo de adiestramiento en esta especialidad se adquieren destrezas para el manejo de enfermedades del colon, recto y ano, aunque estas pueden ser insuficientes. En general se requieren de 4 a 5 años de adiestramiento.

 

Fisura anal

 

Una fisura anal es un desgarro en la mucosa del ano, por debajo de la línea dentada, la cual generalmente causa dolor intenso al defecar, sangrado y ardor. La mayoría de las fisuras anales ocurren en la línea media posterior del ano, mientras que entre 10% y 15% de los casos ocurren en la línea media anterior. Muy rara vez ocurre una fisura anal fuera de la línea media.1 Muy frecuentemente se confunde con hemorroides, aunque la principal característica de la fisura anal es el dolor intenso que genera temor para evacuar. El paciente lo refiere como dolor rectal y manchado con sangre fresca del papel sanitario.

 

Etiología

 

Existen diversas causas por las cuales se puede producir una fisura anal, las cuales podemos clasificar en internas y externas. Son causas internas aquellas producidas por un mal funcionamiento del organismo, como es el caso del estreñimiento y la diarrea, también debido a infecciones como tuberculosis, sífilis, y enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa. Son causas externas, aquellas que se dan cuando se provoca una ruptura de tejidos a causa de la introducción de objetos en el ano, o incluso a través de la práctica de sexo anal.

 

Tratamiento

 

Al menos el 50% de las fisuras cicatrizan por si mismas o con un tratamiento médico el cual debe de incluir medicamentos tópicos antiinflamatorios, analgésicos, ablandadores de la materia fecal y baños de asiento.

Una dieta rica en fibra, ejercicios e higiene adecuada contribuyen a una evolución positiva. Además estos tratamientos siempre se deben completar con otros que solucionen la isquemia o reducción de la circulación sanguínea en la zona afectada. Tratamientos como la nitroglicerina al 0,4%, actúan como un vasodilatador, relajando la zona y permitiendo a la fisura cicatrizar. Estos tratamientos evitan en gran medida el irreversible paso por cirugía.

 

Cirugía

 

En caso de no mostrar mejoría con el tratamiento médico entonces se realiza una nueva exploración para valorar el tratamiento con cirugía, la cual consiste en realizar un pequeño corte al esfínter anal para permitir que se relaje y cicatrice la fisura. Generalmente se realiza en quirófano con la ayuda de un anestesiólogo.

La recuperación y cicatrización completa ocurre en unas 3 a 4 semanas, sin embargo el dolor desaparece en unos días. Más del 90% de los pacientes que requieren de cirugía para este problema no vuelven a presentar fisuras.

 

Estreñimiento

 

El estreñimiento (del latín stringĕre, apretar, comprimir) es una condición que consiste en la falta de movimiento regular de los intestinos, lo que produce una defecación infrecuente o con esfuerzo, generalmente de heces escasas y duras. La frecuencia defecatoria normal varía entre personas, desde un par de veces al día hasta tres veces a la semana. Puede considerarse un trastorno según altere o no la calidad de vida.

En América se usan como sinónimos estitiquez o estiptiquez (del latín styptĭcus, y este a su vez del griego στυπτικός, astringente); y en medicina también se le denomina constipación de vientre o intestinal.

 

Concepto

 

Una persona estreñida tiene menos evacuaciones de lo normal. La defecación es dura y seca, y a veces es doloroso expulsarla. La persona puede sentirse hinchada.

Aunque cada organismo tiene un número regular de evacuaciones, una persona saludable puede defecar sin problemas un mínimo de dos veces al día. Todo depende de los alimentos que consuma o cuánto ejercicio haga, además de otros factores.

 

Etiología

 

El estreñimiento no es una enfermedad, sino un síntoma con muchas causas. Ocasionalmente cualquier persona puede padecerlo. En la mayoría de los casos dura poco tiempo y no es serio. A menudo se produce por ingerir alimentos con poca cantidad de fibra, falta de ejercicio físico, ingesta de poco líquido sobre todo agua, demorar la defecación, los viajes o el estrés. También es frecuente durante el embarazo y durante la adolescencia debido al crecimiento.

Otras causas de estreñimiento, relacionadas con enfermedades son:
Cáncer de colon
Efecto secundario de algunos medicamentos, como la codeína
Enfermedades intestinales, como el síndrome del intestino irritable
Hipotiroidismo
Problemas neurológicos
Trastornos de salud mental

Factores de riesgo
Embarazo
Personas mayores
Cambios de costumbres, como viajes, horarios y alimentos
Ansiedad o nerviosismo
Estrés
Sedentarismo físico
Determinadas enfermedades
Dietas muy altas en proteínas
Poco ejercicio físico
Ingerir poca agua
Cafeína / alcohol
Uso excesivo de laxantes
Consumo de comidas procesadas
Consumo excesivo de carnes rojas y productos de origen animal
Problemas en la circulación sanguínea del colon.

 

Diagnóstico

 

El diagnóstico se basa principalmente en la descripción de los síntomas por parte del paciente. Las evacuaciones son difíciles, muy firmes o compuestas por pequeñas bolitas duras (como las excretadas por los conejos) se consideran estreñimiento, aunque se produzcan todos los días. Otros síntomas relacionados con el estreñimiento pueden incluir hinchazón, distensión, dolor abdominal, dolores de cabeza, sensación de fatiga y agotamiento nervioso, o una sensación de vaciamiento incompleto.

 

Un sondeo sobre los hábitos alimenticios de las personas afectadas a menudo revelan una baja ingesta de fibra dietética o cantidades inadecuadas de líquidos. El estreñimiento como resultado de una escasa deambulación o la inmovilidad debe ser considerado en los ancianos. Puede producirse como efecto secundario de medicamentos, incluyendo los antidepresivos, que pueden suprimir la acetilcolina y los opiáceos, que pueden retardar el movimiento de alimentos en el intestino.

En la exploración física, se pueden detectar escíbalos o estercolitos (grumos de materia fecal endurecidos en el intestino, manualmente palpables) en la palpación del abdomen. Si la exploración rectal da una impresión de tono del esfínter anal y si la parte inferior del recto contiene heces, se puede considerar el uso de supositorios o enemas. De lo contrario, se optaría por medicación oral. El tacto rectal también da información sobre la consistencia de las heces, presencia de hemorroides, mezcla de sangre y si algún tipo de tumores, pólipos o anormalidades están presentes. El examen físico se puede hacer de forma manual por el médico, o mediante una colonoscopia.

Las radiografías del abdomen, por lo general solo se realizan si se sospecha obstrucción intestinal que puede revelar materia fecal retenida en el colon, y confirmar o descartar otras causas de síntomas similares.

 

El estreñimiento crónico (síntomas presentes por lo menos tres días por mes durante más de tres meses) asociado con molestias abdominales con frecuencia se diagnostica como síndrome del intestino irritable (IBS) cuando no hay una causa obvia.

La multiplicación de secuencias de onda de presión en el colon es responsable de los movimientos discontinuos del contenido del intestino y vital para la defecación normal. Las deficiencias en la frecuencia de PS, la amplitud y el alcance de la propagación están implicados en la disfunción severa defecatoria (SDD). Los mecanismos que pueden normalizar estos patrones motores aberrantes pueden ayudar a rectificar el problema. Recientemente, se ha utilizado la nueva terapia de estimulación del nervio sacro (SNS) para el tratamiento del estreñimiento severo.

 

Tratamiento

 

Las medidas propuestas para evitar el estreñimiento son:
Dieta rica en fibra vegetal: Se recomienda comer fruta y verdura unas cinco veces al día. La dieta pobre en fibra es la principal causa de estreñimiento en la población sana.
Ingesta abundante de líquidos, al menos 1,5 litros al día.
Comidas a la misma hora, comiendo despacio y masticando bien.
No reprimir el deseo defecatorio.
Defecar tranquilamente sin prisas, procurando que sea en un determinado horario y lugar.
No forzar la defecación si no hay deseo.
Realización de ejercicio físico de forma regular.
Evitar los laxantes, utilizándolos como último recurso.
Comer comidas fermentadas; comidas con bacterias beneficiosas como yogur, tempeh, sauerkraut y miso, entre otras.

 

Colonoscopia

 

La colonoscopia o colonoscopía es una exploración que permite la visualización directa de todo el intestino grueso y también, si es necesario, la parte final del intestino delgado (íleon terminal).

 

Se utiliza a modo de prueba diagnóstica, permite la extracción de biopsias y la realización de terapéutica endoscópica. Se demostró que la realización de este estudio con la extracción de pólipos, disminuye notablemente la mortalidad por el cáncer de colon.

 

Técnica
Previo a su realización, el intestino grueso (colon) es preparado de tal forma que no queden residuos sólidos (mediante laxantes o catárticos). Se realiza un tacto rectal y se introduce por el ano un colonoscopio, que es un tubo flexible con una cámara en su extremo. Se visualizan de manera progresiva los segmentos que componen al colon (recto, sigmoides, colon descendente, colon transverso, colon ascendente y ciego). En algunos casos, la colonoscopia puede realizarse bajo sedación (generalmente sedación profunda inconsciente), en la cual se aplican medicamentos intravenosos y el paciente entra en un estado que permite realizar el estudio sin experimentar molestias durante el procedimiento. No es una anestesia general, dado que el paciente despierta rápidamente en cuanto sea requerido y además respira por sus propios medios.

 

Utilidad
Tiene múltiples aplicaciones; algunas de las más frecuentes son:

Es el mejor estudio para detectar cáncer de colon. A su vez puede detectar pólipos que deben ser extraídos para su estudio (polipectomía endoscópica). La búsqueda y extracción de los pólipos del colon ha demostrado ser sumamente efectiva en la prevención del cáncer de colon.[cita requerida]
En el sangrado digestivo bajo, permite detectar su causa y frecuentemente dar tratamiento al mismo. Identifica divertículos, angiodisplasias, tumores, fisuras rectales y hemorroides con sangrado activo. Muchas de estas lesiones pueden recibir tratamiento con inyección de sustancias vasoconstrictoras, aplicación de clips, argón plasma o terapia térmica.
Se utiliza como diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal que incluye el CUCI y la Enfermedad de Crohn.
En la diarrea crónica permite la toma de biopsias para búsqueda de colitis microscópica.

 

Fisura anal

Una fisura anal es un desgarro en la mucosa del ano, por debajo de la línea dentada, la cual generalmente causa dolor intenso al defecar, sangrado y ardor. La mayoría de las fisuras anales ocurren en la línea media posterior del ano, mientras que entre 10% y 15% de los casos ocurren en la línea media anterior. Muy rara vez ocurre una fisura anal fuera de la línea media.​ Muy frecuentemente se confunde con hemorroides, aunque la principal característica de la fisura anal es el dolor intenso que genera temor para evacuar. El paciente lo refiere como dolor rectal y manchado con sangre fresca del papel sanitario.

 

Etiología
Existen diversas causas por las cuales se puede producir una fisura anal, las cuales podemos clasificar en internas y externas. Son causas internas aquellas producidas por un mal funcionamiento del organismo, como es el caso del estreñimiento y la diarrea, también debido a infecciones como tuberculosis, sífilis, y enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa. Son causas externas, aquellas que se dan cuando se provoca una ruptura de tejidos a causa de la introducción de objetos en el ano, o incluso a través de la práctica de sexo anal.

 

Tratamiento
Al menos el 50% de las fisuras cicatrizan por sí mismas o con un tratamiento médico el cual debe de incluir medicamentos tópicos antiinflamatorios, analgésicos, ablandadores de la materia fecal y baños de asiento.

Una dieta rica en fibra, ejercicios e higiene adecuada contribuyen a una evolución positiva. Además estos tratamientos siempre se deben completar con otros que solucionen la isquemia o reducción de la circulación sanguínea en la zona afectada. Tratamientos como la nitroglicerina al 0,4%, actúan como un vasodilatador, relajando la zona y permitiendo a la fisura cicatrizar. Estos tratamientos evitan en gran medida el irreversible paso por cirugía.

 

Cirugía
En caso de no mostrar mejoría con el tratamiento médico entonces se realiza una nueva exploración para valorar el tratamiento con cirugía, la cual consiste en realizar un pequeño corte al esfínter anal para permitir que se relaje y cicatrice la fisura. Generalmente se realiza en quirófano con la ayuda de un anestesiólogo.

La recuperación y cicatrización completa ocurre en unas 3 a 4 semanas, sin embargo el dolor desaparece en unos días. Más del 90% de los pacientes que requieren de cirugía para este problema no vuelven a presentar fisuras.

 

Especialista
El especialista indicado para el manejo de esta enfermedad es el coloproctólogo o especialista en coloproctología quien le indicará el tratamiento más adecuado y quien realizara una revisión completa para descartar otras enfermedades anorrectales que pueden confundirse con la fisura anal.