2.317 Médicos Registrados en 110 Especialidades - Somos el Directorio No.1 de la Ciudad


banner

 

 

 

CIRUJANOS PLASTICOS EN QUITO

NORTE DE QUITO SUR DE QUITO VALLES DE QUITO

 

 

101  3

 

101  3

101  3

101  3

101  3

101  3

101  3

101  3

101  3

 

 

 

 

 

 

 

CIRUGIA PLASTICA
TELEFONO
DIRECCION
Albán Pozo Sandra
2268178
Centro Médico Metrópoli
Andrade Madera Jorge
2242923
Edificio Baviera Avenida República del Salvador No. 34-39 y Checoslovaquia
Arevalo Lourdes
 
Arias Oscar
2251126
Calle B N31 - 124 y Mariana de Jesús
Bracho Oña Jorge
2523806
Edificio Antares Avenida 6 de Diciembre y Avenida Colón
Bucheli E. Carlos
3826433
Hospital Metropolitano Torre Médica II
Calle Idrovo Franklin
2445118
Centro Médico Metropolitano Piso 4 Consultorio 401
Cardoso Pedro
2433533
Paris N40 - 122 y Avenida Granados
Carrillo Jiménez Fernando
2254780
Paris N42 - 120
Castillo Núñez Sebastián
3980196
Hospital Axxis
Clínica Sandoval
2255665
Clínica Sandoval Calle A #42 y Mariana de Jesús
Cueva Galarraga Iván
3318282
Ankara Medical Center Piso 3 Consultorio 309
Dávila Fausto
2243869
Isla San Cristóbal n41-189
De La Torre Flor Carlos
2559139
Av.Pérez Guerrero y San Gregorio Instituto de Diagnóstico Piso 6
Durán Garcés Carlos
2822296
Hospital Millenium
Escorza Palacios Freddy
2561324
Avenida Orellana E2 - 08 y Av. 10 de Agosto Edif. El Cid
Estrella Valdiviezo Patricio
2221194
Av. de La Prensa y Florida
Flor Cevallos Enzo
2271969
Vicente Cardenas 286 y Avenida Amazonas
Garcés Pablo
2922772
Marsella E8-32 y Shyris
Garzón Abad Marcelo
0999444539
Hospital de los Valles
Guayasamín Aldo
3825129
Edificio Fortune Plaza Piso 12 Consultorio 1209 Avenida Eloy Alfaro e Italia
Guerrero Vicuña Rómulo
2269404
Centro Médico Metrópoli Piso 5 Consultorio 511
Guijarro Arias Patricio
2529187
Lizardo García 236
Hidalgo Lichtenstern Pablo
2223665
Rámirez Dávalos E241
Hidalgo Q. Charles
3317893
Edificio Ankara Voz Andes N39 - 230 y Av. América Piso 4 Consultorio 409
Idrovo Fabián
3324642
Edificio Saude Guanguiltagua y Diego Noboa
Izquierdo Horacio
3300510
Avenida La Prensa y Pasaje La Pulida
Jaramillo Carlos
3998000
Hospital Metropolitano Torre Médica II Piso 5 Consultorio 508
Jaramillo Patricio
2248060
Vasco de Contreras N38 - 146 y Av. Antonio Granda Centeno
Jativa Naranjo Hugo
2504971
Alemania 221 y Eloy Alfaro Edificio Pirámide Of.608
Jervis Isch Xavier
2379041
Hospital de los Valles Consultorio 205
Larrea Miño Carlos
2265710
Edf. Metrópoli
Ignacio Loaiza Manuel
2431707
Hospital Metropolitano Torre Médica II Piso 1
Luna Laura
2442116
Marcos Jofre Oe5 - 163 y Francisco Frías
Miranda Zavala Jorge
 
Moreno Santiago
2264710
Centro Médico Metropolitano OE7B N31 - 190 y Av. Mariana de Jesús
Moscoso Juan Fernando
2257731
Centro Médico Axxis Calle Voz Andes N30 - 158 y Av. América
Murriagui Aldo
2378805
Hospital de Los Valles
Noroña Cedeño Byron
2501913
Alemania 221 y Av. Eloy Alfaro Edificio Pirámide Of.608
Ochoa Avilés Marco
2261675
Edificio Diagnóstico 2000 Av.Mariana de Jesús y calle Oe7A esquina
Padilla Badillo Patricio
2344075
Avenida 6 de Diciembre y Río Coca
Paredes Franklin
3316647
Veracruz 352 y República
Patiño Rodríguez Jorge
2452290
Clínica de Especialidades Médicas. Suiza 209 y Av. Eloy Alfaro
Pérez Walker Patricio
3825084
Edificio Fortune Plaza Piso 9 Consultorio 903 Eloy Alfaro y Alemania
Polo Barzallo Pedro
2269330
Centro Médico Meditrópoli Piso 4 Consultorio 412
Proaño López Diego
3237207
Alemania 29 - 41 y Eloy alfaro Edificio Pirámide Piso 6
Puente Myrian J.
2269207
Hospital Metropolitano
Ramírez Iván
3317002
Edificio Ankara Consultorio 601 Voz Andes N39 - 130 y Av. América
Ramos González Edison
3825009
Edificio Fortune Plaza Piso 11 Consultorio 11 Eloy Alfaro y Alemania
Rengel M. Fernando
2541196
Hospital de Clínicas Pichincha Torre C Piso 4 Consultorio 404
Riofrío Adolfo
3980100 Ext. 1220
Hospital Axxis Av. 10 de Agosto y Diguja Mezanine.
Rivadeneira Patricia
2240610
Pasaje Payamino 186
Rubio Román Alejandro
2431524
Hospital Metropolitano Torre Médica I Consultorio 410
Salazar Abad Byron
2432828 - 2559586
Whymper N31 - 257 y Av. 6 de Diciembre
Salazar Herrera Iván
2235745
Centro Clínico Quirúrgico Piso 4 Av. 10 de Agosto N26 - 116 y Orellana
Samaniego Norma
3825014
Av.Eloy Alfaro - Edif. Fortuna Plaza Piso 4
Samaniego Rojas Juan
2221194
Polonia 101 y Av. Eloy Alfaro Centro Médico Cetcus Piso 2
Santamaría Guadalupe
2567519
Centro Médico Axxis Voz Andes 260 y Avenida América
Sarmiento Lahuatte Telmo
2522698
Domingo Espinar 630 y Avenida La Gasca
Sevilla Gonzalo
2240610
Pasaje Payamino 186
Sierra Pesantez Diego
2527106
Ramírez Dávalos 241
Silvers John
2431522
Centro Médico Metrópoli Piso 4 Consultorio 401
Silvers Godoy Paúl
2268325
Hospital Metropolitano Torre Médica 1 Consultorio 203
Suárez Mauricio
2540163
Clínica Inglaterra
Terán R. Diego
3220134 - 2379041
Hospital Metropolitano - Hospital de Los Valles
Vaca E. Byron
3102313
Centro Medico Picasso Calle B N31 - 124 y Av. Mariana de Jesús
Vallejo Rojas Sergio
2378851
Interoceánica Km. 12
Vega Santiago
0999560237
Clínica Santa Lucía Suiza 209 y Av. Eloy Alfaro Piso 6
Vélez Ledesma Marcelo
2435397
Hospital Metropolitano Torre 3 Consultorio 302
Von - Reckow Eduardo
2922630
Centro Médico Meditrópoli Piso 4 Consultorio 403

 

 

 

La palabra "plástica" es originaria del griego "plastikos" que significa moldear o transformar.

 

La cirugía plástica es la especialidad médica que tiene por objeto la corrección y/o mejoramiento de anormalidades de origen congénito, adquirido, tumoral o involutiva que requieran reparación o reposición de la forma corporal y su función. Mediante cirugía se da tratamiento para reconstruir las deformidades y proporcionar función transportando tejidos del mismo cuerpo con múltiples técnicas, el uso de implantes de materiales biocomplatibles ya sea para soporte o función (movimiento), o la combinación de los dos. Y en época más reciente con el uso de unidades de tejidos completas de donantes como lo son la mano y la cubierta de la cara.


La finalidad es que el paciente que ha nacido con un defecto congénito, o que ha sufrido un accidente con pérdida de la función alcance la mayor normalidad tanto en su aspecto como en la función de su cuerpo. También, se incluye a todos aquellos individuos sanos y emocionalmente estables que desean cambiar su aspecto ante inconformidad con su apariencia. Por ello con el desarrollo de la cirugía plástica se ha aprendió que toda cirugía debe incluir en su diseño una gran parte estética y lo más cercana posible a la forma natural normal, dejando en la historia los procedimientos que resolvían la función pero no eran estéticos. Es un objetivo diseñar de forma estética al remodelar los cuerpos para mejorarlos cualquiera sea la causa de la cirugía o al hacerlos más "hermosos".


La cirugía plástica se ha dividido desde un punto de vista práctico en dos campos de acción.
Cirugía reconstructiva o reparadora, que incluye a la microcirugía, está enfocada en disimular y reconstruir los efectos destructivos de un accidente o trauma, los defectos de una malformación congénita y de una resección tumoral u oncológica. La cirugía reconstructiva o reparadora hace uso de distintas técnicas: de osteosíntesis, de traslado de tejidos mediante colgajos y trasplantes autólogos de partes del cuerpo sanas a las afectadas, etc.
Cirugía estética o cosmética, es realizada con la finalidad de modificar aquellas partes del cuerpo que no son satisfactorias para el paciente. En muchos casos, sin embargo, hay razones médicas (por ejemplo, mamoplastia de reducción cuando hay problemas ortopédicos en la columna lumbar, o la blefaroplastia en casos graves de dermatocalasia que incluso impiden la vista).


Esta división ha sido marcada por la sociedad, y los servicios de salud pública y privados (compañías de seguros) pues los servicios de salud solo cubrirán los gastos de cirugía plástica que estén relacionados a enfermedades congénitas, adquiridas y a los accidentes. Pero no cubrirán los gastos de cirugía plástica asociados a la mejoría estética de la persona.
Los orígenes de la cirugía plástica se pierden, y se mezclan entre los de la cirugía general, de hecho, en los jeroglíficos de hace más de 4000 años, las primeras descripciones sobre el manejo de lesiones, fueron las de la reparación de la nariz.

Esto no se sabía hasta que fue encontrado en el pueblo de Thebes, en Egipto, el papiro Edwin Smith.
Edwin Smith era un inglés aficionado al arte y a la cultura egipcia. Andando en busca de antigüedades en 1862, se encontró en la necrópolis de Thebes, a un mercader llamado Mustafá Aga quien le ofreció un rollo de papel que parecía antiguo y se lo compró. Smith sabía que el documento tenía un contenido quirúrgico pero a pesar de conocer la escritura jeroglífica de los egipcios, durante su vida le fue imposible hacer una traducción técnica de buena calidad.

Después de la muerte de Smith, su hijo presentó el papiro a la Sociedad Histórica de Nueva York en 1906 y ellos asignaron al Dr. Henry Breasted, quien era uno de los mejores egiptólogos de la época para que hiciera una traducción, misma que se publicó en 1930 por la Universidad de Chicago.

Fue de esta manera como llegamos a conocer de la existencia del documento médico o quirúrgico más antiguo de la historia de la humanidad. El Dr. Breasted aseguró que este tratado fue escrito entre 3.000 y 2.500 años antes de Cristo.

 

El papiro de Smith es un fragmento que mide casi 5 metros de largo y consiste de. 48 casos, todos ellos de naturaleza quirúrgica entre los que incluyen heridas, fracturas, dislocaciones, úlceras, abscesos y tumores; los casos están colocados de arriba a abajo es decir, de la cabeza a los pies. Tres de los casos, describen procedimientos para reparar fracturas de nariz y otros refieren la forma de tratar lesiones en el cuello, extremidades superiores, tórax y columna vertebral.

Algunos conceptos que se encuentran en este papiro son utilizados en la actualidad como la palabra "cerebro" que se registra por primera vez en el lenguaje humano, las circunvoluciones cerebrales y las membranas que cubren el cerebro. Reconoce al corazón como el sistema de distribución a los vasos mediante pulsación, conceptos que estuvieron cerca del conocimiento de la circulación de la sangre. Además se menciona la utilización de férulas de inmovilización de fracturas, cauterización de úlceras y ungüentos para el manejo de heridas.

Para poder conocer lo que decía el papiro de Edwin Smith, fue necesario investigar lo que decía en la piedra encontrada en Roseta.

Existen evidencias de que los Babilonios llevaron al cabo también algunas operaciones en los ojos como extracción de cataratas aproximadamente 1900 años antes de Cristo.

La historia documentada de la Cirugía Plástica se remonta a la India por lo menos al año 500 a. C. cuando Sushruta publica el Sushruta Shamita, el fue el precursor del colgajo frontal para reconstruir la nariz; que hoy conocemos como colgajo Indio y continúa en uso. Debido a que la nariz era considerada como un órgano de reputación y respeto, por lo cual era frecuente amputar la nariz o las orejas para castigar a los criminales y a los habitantes de pueblos vencidos en una guerra, incluso se llegó a pagar recompensa por cada nariz u oreja traída.

 

Otros médicos que se destacaron en procedimientos de Reconstrucción fueron:
Gasparo Tagliacozzi (1546 - 7 noviembre 1599) publicó "De curtorem chirurgia per insitionem", en 1597 donde describe su colgajo en el cual se usa piel del brazo para reconstruir la nariz, y también escribió Nosotros restauramos, reparamos y volvemos a hacer esas partes del cuerpo que la naturaleza dio pero que el infortunio ha quitado, no tanto como para deleitar la vista. Pero, sí lo suficiente como para elevar el espíritu y ayudar a la mente del afligido.
Los ciruganos plásticos se inventaron porque querían

Cabe mencionar que fue condenado por interferir con la creación de Dios y su cuerpo fue exhumado y sepultado en suelo no consagrado.
Getafe fue el primero en usar el término plástica en su libro "Rhinoplastik" publicado en Berlín en 1818.
Zeis publicó el libro "Handbuch der plastischen Chirurgie" en 1838 lo que popularizó el término.

Cirugía reconstructiva

Fue la Primera Guerra Mundial el momento en el cual se impulsa la Cirugía Plástica tal y como la conocemos hoy en día, pues el enorme número de soldados víctimas de la guerra con heridas por proyectiles que desfiguraron sus rostros y sus cuerpos forzó la formación de centros especializados en reconstrucción de heridos tanto en Europa como en Estados Unidos, donde esta especialidad no estaba reconocida. En estos centros surgen grandes cirujanos plásticos como Morestin, Sir H. Gillies, y V.H. Kazanjian creadores del instrumental y técnicas de reconstrucción que aún hoy día usamos y llevan sus nombres. Posteriormente durante la Segunda Guerra Mundial el campo de la cirugía plástica incrementa y deja de estar más o menos confinada a la reconstrucción maxilofacial.

 

El Dermátomo lo inventa Padget en 1939 en colaboración con Hood un ingeniero mecánico, aunque la idea de aparatos que tomaran injertos de piel de un espesor constante ya había sido desarrollada por Finochieto, un cirujano argentino quien inventó un cuchillo calibrado en 1920.

En los períodos de paz entre estas guerras y el posterior a la Segunda Guerra Mundial ha habido un gran desarrollo de la cirugía estética.

La cirugía plástica es considerada por el Dr. Frederik Mclorg como una disciplina quirúrgica resolutiva de problemas. La cirugía plástica extiende sus actividades quirúrgicas no sólo a la piel y sus anexos, también a los tejidos adyacentes en áreas del cuerpo como la cara y la mano, el cuello y la pared abdominal, las extremidades y el aparato genitourinario, los senos y el cuero cabelludo, además se extiende en procedimientos que implican la cirugía vascular y microvascular, cirugía de nervios periféricos, trasplante de músculos y tendones e incluso artroplastias y osteosíntesis traslapándose así con la cirugía ortopédica.

 

Campos de influencia de la cirugía reconstructiva:


Fracturas complicadas del esqueleto craneofacial
Malformaciones congénitas del esqueleto craneofacial y de la cara (cirugía de labio y paladar hendido)
Reconstrucción de la piel y estructuras nerviosas de la cara
Cirugía oncoplástica o cirugía plástica oncológica: reconstrucción después de cirugía de extirpación tumoral. Especialmente en mama y cabeza y cuello.
Úlceras por presión
Úlceras varicosas
Quemaduras por fuego directo, escaldadura, electricidad, químicas, por congelamiento.
Reconstrucción de tejidos blandos asociados a fracturas previa o durante la Cirugía ortopédica.
Cirugía de mano: reconstrucción postraumática, reimplantes, trasplantes
Corrección de defectos congénitos y por enfermedades degenerativas como la artritis reumatoide.

 

Cirugía Estética


La Cirugía Estética, junto a la Cirugía Reconstructiva forman parte integral de la Cirugía Plástica, siendo estas las dos ramas principales de esta especialidad quirúrgica. Es importante señalar que la base de la Cirugía Estética, es la Cirugía Reconstructiva ya que gracias a esta se logra el manejo de los colgajos y de los tejidos de forma adecuada y pueden así ponerse en práctica en la Cirugía Estética. La diferencia entre la cirugía estética y la cirugía reconstructiva y reparadora es a veces imperceptible, pues como ya se ha mencionado muchos procedimientos de la cirugía estética vienen a resolver una patología que afecta a una función. Y además todos los procedimientos de cirugía estética están fundamentados en otros con fines reconstructivos que se desarrollaron durante las guerras, de hecho podríamos decir que la cirugía estética es otro caso de técnicas desarrolladas durante las guerras aplicadas al mundo civil. La cirugía estética tiene el objetivo de corregir y/o modificar desproporciones corporales y/o faciales, con la finalidad de aproximarlas a los parámetros de belleza socioculturales. La cirugía plástica tiene un gran desarrollo en países latinoamericanos como Colombia, México, Brasil, Venezuela, Perú, Chile y Argentina que cuentan con grandes cirujanos plásticos que han hecho importantes aportes a la cirugía plástica mundial. Se debe estar atentos a los pacientes que presentan un trastorno mental por una imagen distorsionada de su propio cuerpo (trastorno dismórfico corporal) y abordarlos terapéuticamente con un equipo interdisciplinario.

A continuación se nombran algunos procedimientos de cirugía estética:
Abdominoplastia: remodelación y reafirmación del abdomen.
Blefaroplastia: cirugía de rejuvenecimiento de párpados, resección de piel y bolsas de grasa.
Dermolipectomía circular o "body lifting": remodelación del contorno del tronco.
Ginecomastia: reducción de mamas en los hombres.
Implantes de busto o mamoplastia de aumento: cirugía en la que mediante prótesis o implantes (de solución salina o gel de silicona) se aumenta el tamaño y la forma de los senos.


Mamoplastia reductiva.


Peeling: procedimiento mediante el cual se aplican medios físicos o mecánicos (peeling mecánico o dermoabrasión) o químicos (peeling químico) con el objetivo de retirar o desgastar en diferentes profundidades las capas de la piel (peeling superficial, medio y/o profundo). el objetivo es provocar una renovación controlada de la piel con objetivos reparadores o estéticos. Según la profundidad se puede utilizar para mejoramiento de aspecto de cicatrices como secuelas de acné, manchas etc. Dermoabrasión, Laserterapia que busca mediante quemaduras controladas de la piel su rejuvenecimiento.
Mastopexia: su finalidad es reposicionar los senos en su sitio original.
Rinoplastia: tiene la finalidad de mejorar estéticamente la nariz.
Otoplastia: corrección de los defectos congénitos o adquiridos de las orejas.


Ritidectomía (estiramiento facial): su meta es rejuvenecer la cara en su totalidad mediante el reposicionamiento de los tejidos faciales.
Lipoescultura o Liposucción: la meta es retirar las adiposidades localizadas en distintas partes del cuerpo o cara; con la finalidad de mejorar la forma del cuerpo del paciente.
implante malar: cirugía que pretende corregir la hipoplasia malar mediante la colocación de un implante de silicona especialmente diseñado.
implante de ángulo gonial: cirugía que pretende darle definición y/o volumen al ángulo mandibular.
Mentoplastia: cirugía de aumento o reducción de mentón para corrección de alteraciones en la proyección del tercio inferior de la cara.
Inyección de materiales de relleno como el ácido hialurónico se utiliza con el objeto de aumentar el volumen de ciertas áreas faciales o corregir defectos o secuelas de accidentes o malformaciones congénitas.
Vaginoplastia o rejuvenecimiento vaginal.

 

Cirugía reconstructiva

 

La cirugía reconstructiva o reparadora es una de las grandes áreas de la cirugía plástica, aunque estas técnicas son realizadas asimismo por otros especialistas: cirujanos plásticos, otorrinolaringólogos, cirujanos maxilofaciales, oftalmólogos especialistas en cirugía oculoplástica, cirujanos ortopédicos y traumatólogos, urólogos, ginecólogos, en función de la región anatómica y de la patología que se trate.

Suelen agruparse en los tratados de cirugía reconstructiva en capítulos de:
1. tratamiento de las quemaduras y cirugía plástica de sus secuelas;
2. cirugía plástica de miembros y manos;
3. cirugía plástica infantil;
4. cirugía maxilofacial;
5. cirugía plástica oncológica.

Cirugía plástica infantil

La cirugía plástica infantil es una subespecialidad de la cirugía plástica. Pertenece al extenso capítulo de la cirugía reparadora o reconstructiva de aquella especialidad.

Los siguientes temas médicos se señalan como de su incumbencia. Esta subespecialidad es una de las asignaturas clásicas que integran los cursos de posgrado de la especialización. Solo algunos especialistas tienen la experiencia necesaria para tratar niños, por lo que es fundamental atenderse con medicos que tengan experiencia en la patologia pediatrica.
Generalidades: El cirujano plástico frente al paciente pediátrico y en el equipo interdisciplinario. Aspectos psicológicos y sociales causados por las malformaciones congénitas. Genética y herencia embriológica (normal y patológica). Consideraciones generales en las malformaciones congénitas: historia, frecuencia, clasificación (malformación, deformación, disrupción), etiopatogenia (genéticas y ambientales), diagnóstico, pronóstico, tratamiento, prevención. Nociones de metabolismo, medio interno y cicatrización en el niño. Anamnesis en cirugía pediátrica. Generalidades de plásticas cutáneas (injertos y colgajos) en cirugía infantil.
Labio leporino: Anatomía y embriología. Incidencia. Etiología. Patogenia. Clasificación. Formas clínicas. Tratamiento quirúrgico: oportunidad y técnicas. Complicaciones. Correcciones de las secuelas del labio fisurado, uni o bilateral.


Nariz leporina y malformaciones nasales: Nariz leporina secundaria, nariz leporina del fisurado bilateral, desviaciones septales en la infancia, atresia de coanas, malformaciones nasales: anatomía y embriología, incidencia, etiología, patogenia, formas clínicas, tratamientos y complicaciones.


Fisura palatina: Anatomía y embriología. Incidencia. Etiología. Patogenia. Clasificación. Formas clínicas. Tratamiento quirúrgico. Nociones de tratamiento ortopédico maxilar. Incompetencias velofaríngeas: diagnóstico y tratamiento. Osteotomías correctoras secundarias en fisurados. Síndrome de Pierre Robin. Alveolo-plastias.
Malformaciones cráneo-faciales: Historia. Fisuras o hendiduras craneo-faciales: clasificación, estudio del paciente, oportunidad y técnicas quirúrgicas. Cráneo-estenosis: formas clínicas, estudio del paciente y tratamiento. Síndrome de Crouzon, Síndrome de Apert (acro-cefalo-sindactilia), microsomía hemi-craneo-facial (disostosis oto-mandibular), meningoceles frontonasales, hipertelorismo orbitario, disostosis mandibulo-facial (síndrome de Treacher-Collins), displasia oculo-auriculo-vertebral (síndrome de Goldenhar, microsomía hemifacial, síndrome del I y II arcos branquiales), hemiatrofia facial progresiva (enfermedad de Romberg): definición, frecuencia, etiopatogenia, cuadro clínico, diagnóstico y tratamiento. Crecimiento óseo postnatal de los huesos del cráneo y de la cara. Anoftalmia. Coloboma de párpado. Quistes dermoides de cejas.
Malformaciones auriculares: Agenesia e hipoplasia (microtia) del pabellón: formas clínicas, tratamiento y complicaciones. Papilomas. Fístulas. Orejas en asa: formas clínicas, tratamiento y complicaciones.


Malformaciones del cuello: Fístulas y quistes branquiales, quiste tirogloso, sinostosis cervical congénita (Síndrome Klippel-Feil), pterigium colli, escápula elevada (enfermedad de Sprengel) y tortícolis congénito: anatomía y embriología, incidencia, etiopatogenia, cuadros clínicos, tratamiento y complicaciones.
Malformaciones genitales: Hipospadias, epispadias, extrofia de vejiga y agenesia de vagina: anatomía y embriología, incidencia, historia, clasificación, clínica y tratamiento. Criterios de operabilidad y planificación del tratamiento. Técnicas quirúrgicas. Complicaciones.
Malformaciones de manos y miembros: Anatomía y embriología. Incidencia. Etiopatogenia, clasificación y tratamiento. Complicaciones y secuelas.
Otras malformaciones: Espina bífida y pectum excavatum: etiopatogenia, cuadro clínico y tratamiento.
Tumores de la infancia: Nevos y melanomas. Tumores benignos y malignos de partes blandas de cabeza y cuello. Tumores óseos faciales, odontogénicos, no odontogénicos. Displasia ósea.


Traumatismos: Heridas de la cara: mordeduras, avulsiones. Fracturas maxilo-faciales. Traumatismos de miembros superior e inferior. Fracturas expuestas. Principios de reconstrucción. Reposición de tejidos. Procedimientos microquirúrgicos.
Estados intersexuales: Diagnóstico del sexo: cromosómico, gonadal, genital y hormonal. Estados intersexuales: hermafroditismo, seudohermafroditismos, disgenesia gonadal, síndrome de Klinefelter. Diagnóstico y tratamiento. Intersexo: Concepto. Enfoque multidisciplinario. Decisiones legales y quirúrgicas. Sexo psíquico, social y legal. Técnicas quirúrgicas: masculinizantes y feminizantes. Nociones de tratamientos clínicos (hormonales).

 

Cirugía del quemado y sus secuelas

 

Los siguientes temas médicos se señalan como de su incumbencia. Esta subespecialidad es una de las asignaturas clásicas que integran los cursos de posgrado de la especialización.
Generalidades del quemado: Etiología. Patología local. Cuadro de profundidad. Histo-fisiología normal de la piel. Cambios fisiopatológicos. Aspectos psicológicos.
Evaluación de la gravedad: Gravedad en cuanto a la vida. Grupos de gravedad o formas clínicas. Gravedad por la secuela. Gravedad vital. Código de gravedad. Gravedad diferenciada. Gravedad funcional. Gravedad estética. Gravedad psíquica.
Evolución clínica: Evolución local y general. Períodos evolutivos. Evolución anormal de las quemaduras graves.
Tratamiento general y local: Manejo general inicial. Contraindicaciones de traslado. Reposición de líquidos. Terapia tópica.
Tratamiento local según etapas evolutivas: Primera curación. Delimitación de la escara. Eliminación de la escara. Preparación de la superficie.
Curaciones: Curas oclusivas. Materiales que pueden emplearse. Balneoterapia o hidroterapia. Técnica. Cronología. Ventajas e inconvenientes.
Injertos: Biología de los injertos. Integración. Evolución. Oportunidad. Zona dadora de injertos. Instrumental. Espesor de los injertos. Formas de colocación. Prioridad en la colocación. Preparación de los injertos. Curación inmediata. Causas del fracaso del injerto. Curación e inmovilización de los injertos. Cuidados posteriores. Injerto en malla. Sustitutos sintéticos de piel.
El niño como paciente quemado: Características anatómicas y fisiológicas propias. Valores de laboratorio. Evaluación de la gravedad. Tipos de quemaduras. Tratamiento local y general.
Anestesia y analgesia en quemaduras: Evaluación preanestésica. Premedicación. Selección de la técnica. Agentes y administración. Analgesia en quemaduras.
Antibióticos en quemaduras: antibióticos y antibioticoterapia. Drogas y formas de administración.


Alimentación e inmunología: Dietas y vitaminas. Alimentación por vía bucal, enteral y parenteral. Sistema inmunológico del organismo. Inmunoglobulinas. Quemaduras e inmunología.
Otros tipos de quemaduras: Quemaduras eléctricas, químicas, por radiación, por frío (congelación). Cuadros clínicos y tratamientos.
Fisioterapia: Técnicas de tratamiento. Curación y vendaje. Presión elástica permanente. Rehabilitación.
Cicatrización normal y patológica: Aspectos histológicos, fisiológicos y clínicos de la cicatrización normal y patológica. Etiopatogenia. Cuadro clínico. Tratamientos. Pronóstico.
Degeneración maligna de las cicatrices por quemaduras: Frecuencia. Etiopatogenia. Histopatología. Cuadro clínico. Tratamiento. Pronóstico.

 

Cirugía de la mano

 

El campo de la cirugía de la mano se ocupa tanto del tratamiento quirúrgico y como del no quirúrgico, de las condiciones y problemas que puedan producirse en la mano o en las extremidades superiores (comúnmente desde la punta de la mano hasta el hombro), incluyendo lesiones e infecciones. Cirugía de la mano puede ser practicado por los graduados de cirugía general, cirugía ortopédica y cirugía plástica.

 

Los cirujanos plásticos y cirujanos ortopédicos reciben capacitación significativa en la cirugía de la mano durante su entrenamiento de residencia. La junta directiva certifica a los cirujanos generales plásticos, ortopedicos o los que han completado una beca de capacitación en cirugía de la mano y han cumplido con una serie de otros requisitos de práctica, estos están calificados para tomar el examen del "Certificado de Cualificaciones Añadidas en Cirugía de la Mano" antes conocido como el CAQSH , ahora se conoce como el SOTH.

Independientemente de su campo original de la formación, una vez que los candidatos han completado una beca aprobada en cirugía de la mano, todos los cirujanos de la mano han recibido capacitación en el tratamiento de todas las lesiones, tanto a los huesos y tejidos blandos de la mano y extremidad superior. Entre los que no tienen la formación de mano adicional, los cirujanos plásticos generalmente han recibido capacitación para manejar la mano y amputaciones traumáticas que requieren una operación de "replante". Los cirujanos ortopédicos están capacitados para reconstruir todos los aspectos necesarios para salvar los anexos: tendones, músculos, huesos. Los cirujanos ortopédicos están capacitados para manejar las fracturas complejas de la mano y las lesiones de los huesos del carpo que alteran la mecánica de la muñeca.

 

El contexto histórico de los tres campos de clasificación es que tanto la cirugía plástica y cirugía ortopédica son ramas más recientes fuera del tronco principal de la cirugía general. La cirugía de mano moderna comenzó en la Segunda Guerra Mundial como una decisión de la planificación militar. El Surgeon General of the United States Army, por entonces el General Norman T. Kirk, sabía que las lesiones de la mano en la Primera Guerra Mundial  tuvieron malos resultados, en parte porque no había ningún sistema formal para tratar con ellos.4 Kirk también supo que su colega quirúrgico general Dr. Sterling Bunnell tuvo un interés especial y experiencia en el campo de la reconstrucción de mano. Kirk tpidio a Bunnell entrenar a cirujanos militares en la administración de daños de mano para tratar a los heridos de guerra, y en ese tiempo de la cirugía de mano se convirtió en una especialidad formal.

 

Los cirujanos ortopédicos continuaron desarrollando técnicas especiales para gestionar los huesos pequeños, como se encuentra en la muñeca y la mano. Los pioneros en cirugía plástica desarrollaron técnicas de microcirugía para reparar los pequeños nervios y arterias de la mano. Cirujanos de las tres especialidades han contribuido al desarrollo de técnicas para la reparación de tendones y la gestión de una amplia gama de lesiones agudas y crónicas de mano. La cirugía de la mano incorpora técnicas de ortopedia, cirugía plástica, cirugía general, neurocirugía, cirugía vascular y microvascular y la psiquiatría. Un avance reciente es la progresión de 'cirugía de la mano completamente despierto.

En algunos países como Suecia, Finlandia y Singapur, la cirugía de mano es reconocida como una especialidad clínica en su propio derecho, con un programa de formación de seis años formal. Los cirujanos de mano que pasan por estos programas están capacitados en todos los aspectos de la cirugía de mano, la combinación y el dominio de todas las habilidades que tradicionalmente asociados con "cirujanos ortopédicos de mano" y "Los cirujanos plásticos de la mano" para convertirse igualmente hábil en el manejo de las lesiones de tendones, ligamentos y huesos, así como reconstrucción microquirúrgica como la reinserción de las piezas cortadas o transferencias de tejidos libres y trasplantes.

 

Los cirujanos de mano realizan una amplia variedad de operaciones tales como reparaciones de fracturas, liberación, transferencia y reparación de tendones y reconstrucción de lesiones, deformidades reumatoides y defectos congénitos. También realizan reinserción microquirúrgica de dedos y miembros amputados, la reconstrucción microquirúrgica de los tejidos blandos y los huesos, la reconstrucción del nervio, y la cirugía para mejorar la función de los miembros superiores paralizados. Existen dos sociedades médicas en los Estados Unidos para proporcionar educación médica continua a cirujanos de mano: la American Association for Hand Surgery (AAHS) y la American Society for Surgery of the Hand(ASSH). En Gran Bretaña, la sociedad médica para los cirujanos de la mano es la: The British Society for Surgery of the Hand (BSSH). En Europa, varias sociedades se unen por la Federation of European Societies for Surgery of the Hand.

 

Rinoplastia

 

La rinoplastia (del griego ρινός rhinos, nariz, πλασσειν plassein, formar) es una intervención quirúrgica en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz tales como la giba ósea, el hueso que sobresale del dorso de la nariz a semejanza de una joroba, las desviaciones hacia la derecha o izquierda de la totalidad de la nariz y las malformaciones congénitas como las secuelas del labio y paladar hendido y otros factores genéticos y las adquiridas en la vida por traumatismos y enfermedades. Cuando se busca una solución a la nariz obstruida por tensión excesiva o desviación del septum o tabique nasal exclusivamente, nos estamos refiriendo a la septoplastia. Existen otras estructuras dentro de la nariz, cornetes y válvulas nasales o la propia mucosa inflamada entre otras, cuyas alteraciones congénitas o adquiridas pueden contribuir o ser la causa de la obstrucción. A pesar de que éste último es un procedimiento diferente, ambas operaciones, rinoplastia y septoplastia pueden realizarse en el mismo acto operatorio en la mayoría de los casos. La cirugía que incluye ambos procedimientos se denomina septorrinoplastia o rinoplastia funcional.

 

Actualmente la Rinoplastia busca que la nariz devuelva la armonía facial del paciente. Es decir que un resultado óptimo, generalmente, hace que la nariz siga los rasgos estructurales de la cara. Uno de los objetivos principales del cirujano es producir narices que luzcan como "no operadas".

 

Tradicionalmente, quien realizaba la septoplastia era el otorrinolaringólogo y resolvía los problemas funcionales, mientras que la rinoplastia estética era realizada por el cirujano plástico o el cirujano maxilofacial. Durante la segunda mitad del siglo XX, se comenzó a desarrollar el concepto de una cirugía integral de la nariz que atendiera tanto los problemas funcionales, reconstructivos y estéticos. En la actualidad, la rinología parte de la otorrinolaringología, es la especialidad médica que contempla la nariz y sus anexos desde todos los puntos de vista, mientras que la cirugía plástica atiende sólo el aspecto estético y reconstructivo, requiriendo la participación de otros especialistas para resolver el mayor número de problemas nasales en una sola intervención quirúrgica.

 

Desde la década de 1980, las técnicas de rinoplastia han evolucionado mucho. La rinoplastia clásica o cerrada sigue siendo un procedimiento frecuente. Por otro parte, la rinoplastia abierta permite una exposición y visualización completa del esqueleto nasal. Como inconvenientes, deja una mínima cicatriz en la columela nasal y tiene un mayor edema postoperatorio. Ésta se reserva para algunos casos en los que ya se ha intervenido la nariz previamente o en situaciones que requieren de una exposición amplia del esqueleto nasal. Algunos cirujanos prefieren ésta técnica como primera opción. La elección de la técnica operatoria quedará sujeta a la experiencia del cirujano.

La rinoplastia estética se ha popularizado en la juventud, puesto que ha tenido una mayor aceptación social, a diferencia de otros procedimientos de la cirugía plástica, y se realiza en una proporción muy semejante tanto en hombres como en mujeres.

 

La rinoplastía secundaria es aquella que se realiza en pacientes que han tenido cirugía de nariz previa y deben someterse a una nueva intervención para resolver problemas que no se han resuelto en la primera cirugía, o complicaciones de la misma. También reciben el nombre de rinoplastía revisional.

 

Tipos de rinoplastia

 

Existen dos tipos de procedimientos para realizar una rinoplastia:

Rinoplastia cerrada: Suele ser la técnica más utilizada por los cirujanos y ofrece una gran ventaja: no existe cicatriz visible. Se accede a los cartílagos, tabique o la zona sobre la que se deba hacer algún tipo de acción mediante las fosas nasales, de esta forma la intervención se salda sin incisiones exteriores, y resulta mucho más cómodo a largo plazo para el paciente, el hecho de no verse con ninguna marca de la intervención. El cirujano tiene acceso a la mayoría de zonas problemáticas, de este modo, puede moldear la sección hasta lograr que la nariz tenga la forma deseada.

 

Rinoplastia abierta: Es una intervención más laboriosa que la cerrada, y se basa en que el cirujano realiza una incisión en la zona media de la nariz, con el fin de dejar los huesos y cartílagos, más accesibles. Por regla general se recomienda para casos de pacientes más complicados, o segundas operaciones.

 

Consideraciones anatómicas

 

La anatomía nasal es bastante compleja. El paciente sólo la ubica como la pirámide del centro de la cara, la parte visible de la nariz. Lejos de serlo, es una cavidad tan profunda y amplia como la boca con interconexiones con muchos otros aparatos y sistemas. Sin embargo para fines prácticos, la nariz externa se puede considerar como una estructura tridimensional de forma piramidal, constituida esencialmente por un esqueleto óseo y otro cartilaginoso. El esqueleto óseo o bóveda ósea está formado fundamentalmente por los huesos propios de la nariz en la parte superior, los cuales se encuentran articulados al hueso frontal superior e inferiormente a las apófisis ascendentes del maxilar superior. El esqueleto cartilaginoso está formado por los cartílagos laterales nasales, dos inferiores (también conocidos como cartílagos alares) y dos superiores. Otra estructura fundamental en el mantenimiento de la forma y función nasal es el septum o tabique nasal, el cual está formado por una parte ósea posterior y superior (formada por los huesos vómer y etmoides) y otra parte cartilaginosa anterior e inferior.

 

Con base en los anteriores conceptos se puede dividir la pirámide nasal en tres tercios para fines estéticos y en cinco zonas desde el punto de vista funcional, más amplio.

 

Consideraciones estéticas

 

Quizás fue Leonardo Da Vinci uno de los anatomistas más juiciosos y pioneros en el estudio de la armonía facial y nasal, puesto que sus preceptos casi permanecen inalterados hasta el día de hoy. Los conceptos de armonía facial nos ayudan fácilmente a identificar cuáles deben ser las características y dimensiones de una nariz estética y armónicamente aceptables para un rostro en particular. Para el análisis de la nariz consideramos fundamentalmente sus tres vistas o proyecciones básicas: de frente, de perfil, y base nasal.

Vista de frente

Inicialmente se debe considerar el rostro como un todo que posee dos mitades aproximadamente iguales; la línea que divide el rostro en dos mitades debe pasar por la mitad de la raíz nasal, seguir todo el dorso nasal y dividir la punta nasal justo en dos partes iguales; esta primera consideración es útil a la hora de valorar desviaciones de la pirámide nasal. Igualmente con esta vista puede determinarse el ancho nasal ideal, el cual debe ser exactamente igual a la distancia que hay entre los ángulos oculares o puntos lacrimales más internos (distancia interocular). Esta última medida debe coincidir a su vez con el tamaño de los ojos.

 

Vista de perfil

 

Esta vista permite esencialmente valorar tres aspectos: el tamaño de la nariz, la forma del dorso y la rotación y proyección de la punta nasal. El tamaño ideal de la nariz para algunos anatomistas debe ser igual al tamaño de la longitud de la oreja; otra medida útil es dividir la cara es sus tres tercios (aproximadamente iguales): un tercio superior que va desde la línea de inserción del cabello hasta el punto más prominente de la unión naso-frontal (glabela), un tercio medio desde la glabela hasta el punto subnasal (donde nace o merge la columna o columela nasal) y un tercio inferior desde el punto subnasal hasta el punto más inferior del mentón (llamado mentión). La forma del dorso nasal puede evaluarse trazando una línea desde la raíz nasal o radix (punto más deprimido de la unión naso-frontal hasta la punta nasal. Esta medición puede identificar anormalidades del dorso como gibas o jorobas o dorsos muy bajos. La rotación nasal hace referencia a la posición de la punta nasal con respecto al dorso nasal y puede evaluarse esencialmente con el ángulo naso-labial el cual en hombres debe ser entre 90º a 95º y en las mujeres entre 100º a 110º. La proyección nasal se refiere a qué tanto sobresale o se proyecta la nariz de la cara. La medida ideal de la proyección nasal a nivel de la punta corresponde a 0.67 veces la longitud nasal.

Vista basal

La vista basal permite evaluar la forma de la punta nasal, la simetría de las narinas u orificios nasales. Idealmente la proyección de las líneas de la base nasal debe formar un triángulo equilátero, en donde 1/3 de la longitud de la base nasal corresponde al lóbulo nasal de la punta y los 2/3 restantes a la longitud de la columela.

 

Evaluación prequirúrgica

 

En una o más consultas, el cirujano escuchará los deseos y expectativas del paciente con respecto a su nariz. Investigará la patología naso-sinusal o de otro tipo mediante el interrogatorio, la exploración física y la tomografía de nariz y senos paranasales, indispensable en la mayoría de los casos. Hará un análisis fotográfico y propondrá al paciente un plan quirúrgico, sin generar falsas expectativas. De igual forma, el cirujano referirá el paciente hacia el anestesiólogo para su correspondiente valoración. Es indispensable la valoración cuidadosa del paciente no sólo desde el punto de vista estético, ya que lo ideal es que en un mismo tiempo quirúrgico se resuelvan tanto el aspecto estético como el funcional. Esto evitará futuras reintervenciones. El cirujano plástico podrá recurrir a la experiencia del otorrinolaringólogo y viceversa o a la de algún otro especialista afín. Es también en esta fase, donde se acuerdan los honorarios médicos y los demás gastos generados por la cirugía (derechos de sala de cirugía, honorarios del anestesiólogo, etcétera).

El día de la cirugía, el paciente deberá presentarse con un ayuno de al menos ocho horas, en ropa cómoda sin joyas ni maquillaje y deberá evitar el consumo de medicamentos o sustancias que puedan alterar la cicatrización o generar un sangrado mayor de lo habitual (analgésicos, aspirina, ging seng, ginkgo biloba, vitamina e, entre otros).

 

Abdominoplastia

 

Abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico complejo de reconstrucción de la pared abdominal, que consta de eliminación del exceso de piel, del exceso de grasa y la tensión de los músculos de la pared abdominal con el objetivo final de remodelar el abdomen, la cintura y la forma del tronco del cuerpo.

Indicaciones

Las indicaciones para esta intervención son:
1.Personas con obesidad mórbida, es decir, que tenían un gran sobrepeso, y que con la ayuda de una cirugía especializada o de un tratamiento médico lograron una pérdida masiva de peso, lo cual provocó que la piel que rodea el tronco (abdomen y tórax) cuelgue de su cuerpo dando una imagen de sí mismos muy desagradable. En realidad estos pacientes son solidarios de dermolipectomía circular, ya que la abdominoplastia es la reparación de las deformidades del abdomen.
2.Mujeres han tenido uno o más embarazos. En los embarazos se forma piel extra por la expansión que hay sobre todo en los últimos tres meses en los que el bebé crece más y que después del parto se ve floja, y hace ver el abdomen abultado; esta expansión de la piel del abdomen también provoca la aparición estrías. También es frecuente, sobre todo en mujeres que han tenido embarazos múltiples o repetidos, la aparición de la diástasis del músculo recto abdominal, es decir la separación del músculo de la línea media. Es deseable que las mujeres candidatas a esta cirugía no se embaracen nuevamente y usen un método anticonceptivo. Sin embargo, en caso de nuevo embarazo, este puede llegar a término, aunque la deformidad puede volver a producirse.

 

Técnica

La intervención se lleva a cabo bajo anestesia general o epdidural y se compone de cinco pasos primordiales:
1.Dermolipectomía, que implica extirpar del abdomen toda la piel y grasa excedente, el llamado delantal abdominal.
2.La pared abdominal se reconstruye con la plicatura, es decir mediante el uso de suturas para unir los músculos rectos del abdomen, que en los embarazos se separan formándose una hernia (diastasis de rectos); es por esto que en cada embarazo el abdomen puede distenderse.
3.Cierre cutáneo: sutura del colgajo de piel que se formó.
4.Recolocación del ombligo llamada neoumbilicoplastia
5.Finalmente, y si es preciso, la liposucción de los flancos y caderas, con la cual se remoldea el contorno corporal de la o él paciente.

El ingreso hospitalario es habitualmente de 24 o 48 horas y la recuperación completa exige de cuatro a seis semanas, aunque es recomendable no realizar grandes esfuerzos durante los tres primeros meses. La intervención está contraindicada en pacientes fumadores, ya que existe un riesgo importante de necrosis del colgajo cutáneo abdominal.

 

Blefaroplastia

 

La blefaroplastia es la cirugía que busca rejuvenecer los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares. Se realiza fundamentalmente por razones estéticas, pero en algunos casos se realiza únicamente por motivos visuales (blefaroplastia funcional) ya que la caída de la piel de los párpados superiores puede ocasionar una reducción del campo visual.

Cirujanos que habitualmente realizan esta intervención

Los párpados son habitualmente intervenidos por especialistas en dermatología, cirugía plástica, cirugía maxilofacial, cirugía plástica facial u oftalmología. Dependiendo del motivo de consulta inicial y organización interna del centro, los pacientes acuden a unos u otros especialistas. La blefaroplastia es una operación que puede ser realizada por todos estos especialistas, aunque los dermatólogos no suelen realizar más que casos sencillos de blefaroplastia superior por dermatocalasia.

 

Envejecimiento de los párpados

 

El proceso de envejecimiento provoca varios cambios en el área periocular. En el párpado superior se caracterizan fundamentalmente por un exceso y descolgamiento de la piel del párpado, que ocasiona una alteración estética pero que en algunos casos provoca también una alteración del campo visual del paciente y fatiga ocular por el peso que el exceso de piel representa para el párpado. Esta es una condición denominada dermatocalasia. Otra condición asociada con el envejecimiento es la presencia de una ptosis palpebral (descenso de los párpados) producida por laxitud de las fibras del músculo elevador del párpado superior.

En el párpado inferior, la laxitud de las estructuras fibrotendinosas que aparece con la edad provoca fundamentalmente dos cambios a nivel palpebral. Por un lado, la grasa orbitaria, que ocupa gran parte de la órbita, se hernia hacia adelante, haciéndose visible en la piel y dando lugar a las coloquialmente conocidas “bolsas”. En segundo lugar, el estiramiento y descolgamiento de la piel, músculo orbicular y tendones de los párpados dan lugar a arrugas, pliegues y un descenso del párpado inferior. Asimismo pueden producirse de manera asociada al envejecimiento malposiciones palpebrales (habitualmente en forma de ectropión palpebral, es decir, la eversión del borde palpebral, que a su vez produciría una alteración en el drenaje de la lágrima).

 

Objetivo

 

El objetivo de la blefaroplastia es devolver al párpado un aspecto más juvenil, manteniendo los rasgos propios de cada persona, manteniendo un aspecto natural, evitando cicatrices visibles y protegiendo la salud ocular. La evolución de las técnicas quirúrgicas en los últimos años ha sido fruto del mejor conocimiento de los procesos de envejecimiento facial. El cambio más importante ha sido la adopción de técnicas menos invasivas y más conservadoras, buscado una mayor preservación de mayor cantidad de tejido en el párpado con el fin de evitar ojos "vacíos” o esqueletonizados.

 

Intervención

 

La blefaroplastia del párpado superior consiste en la eliminación del exceso de piel y en algunos casos de una parte del músculo orbicular subyacente. Algunos casos requieren también eliminar parte del paquete graso interno, pero siempre de forma conservadora. Para esta cirugía se realizan incisiones en los pliegues naturales del párpado, que evitan la visibilidad de las cicatrices. En la blefaroplastia inferior debemos distinguir entre el tratamiento de las bolsas y el tratamiento de la laxitud y arrugas de la piel.

Las 'bolsas grasas de los párpados se tratan mediante la reducción o recolocación de las mismas. La reducción de los paquetes grasos suele realizarse en pacientes que tienen unas bolsas muy grandes. En el resto de pacientes puede ser preferible la recolocación de las mismas, usando la propia grasa de paciente para borrar los surcos que existen debajo de las bolsas. En ambos casos, el manejo de las bolsas puede realizarse por vía externa, realizando una incisión en la piel, o por vía interna a través de la conjuntiva (vía transconjuntival). Las ventajas de ésta última son muchas, incluyendo la ausencia de cicatriz visible, una recuperación más rápida y una mayor seguridad ya que existe un acceso más directo a las bolsas por esta vía.

Por último, el tratamiento de la laxitud del párpado inferior depende de la severidad de ésta, y se emplean técnicas como el peeling o el resurfacing de la piel con láser, o técnicas de tensado de las estructuras del párpado como la cantopexia. En algunos casos puede ser necesario eliminar una pequeña cantidad de piel del párpado inferior.

 

Instrumentos

 

La aparición de instrumentos quirúrgicos como el láser de dióxido de carbono y su aplicación en la blefaroplastia tuvieron una fase de euforia inicial por parte de los cirujanos. Hoy en día sabemos que el uso de estos instrumentos simplemente puede hacer que la cirugía sea más rápida, pero en ningún caso consiguen un mejor resultado estético. Además muchos cirujanos consideran que el daño térmico que produce el láser puede alargar el proceso de cicatrización.

La blefaroplastia se realiza habitualmente con anestesia local, y en muchos casos se usa además la sedación intravenosa para mayor confort del paciente. La anestesia general no es necesaria por la cirugía en sí, pero en algunas ocasiones se utiliza cuando al mismo tiempo se realizan otras cirugías más invasivas. La duración de la cirugía es muy variable, de entre 30 minutos y 2 horas generalmente. La recuperación tras la cirugía se caracteriza por la aparición de edema y equimosis (“morados”), que mejoran con la aplicación de frío durante la primera semana. Es un proceso habitualmente indoloro. La recuperación completa puede tardar entre 3 y 6 semanas, y las cicatrices mejoran durante 6 a 8 meses.

 

Complicaciones

 

Las complicaciones de la blefaroplastia son raras cuando es realizada por un cirujano experto. Las más graves e infrecuentes son aquellas que pueden afectar a la visión y a la superficie ocular, la retracción del párpado, o la infección. Estas pueden llegar a ocasionar ojo seco, queratitis y ceguera. Menos graves, aunque más frecuentes, son las ligeras asimetrías, la corrección insuficiente de la piel o las bolsas, o el edema conjuntival.

Cuidados tras la operación

Después de la operación será necesario evitar:
1. Tensionar la piel de la zona o de los alrededores
2. El uso de lentillas como mínimo 14 días
3. Hacer deporte o ejercicio físico que implique el movimiento de la piel. Deportes y ejercicios acuáticos inclusive
4. No tomar medicamentos que aumentan el sangrado, como aspirinas

 

Ginecomastia

 

Ginecomastia es el engrandecimiento patológico de una o ambas glándulas mamarias en el hombre. Este trastorno suele estar asociado a una hiperprolactinemia (exceso de prolactina en sangre que también se sintetiza en varones).También puede ser causada por hiperestrogenismo derivado de una patología hepática como la cirrosis, ya que el hígado no es capaz de metabolizar los estrógenos. Los varones sometidos a tratamiento con estrógenos pueden desarrollar acúmulos de grasa en forma de mama, lo que se conoce como pseudoginecomastia, si bien es frecuente que llegue a desarrollar verdaderas mamas a lo que se llama ginecomastia. Es la patología mamaria más frecuente en el sexo masculino. Los varones obesos también suelen desarrollar una pseudoginecomastia, normalmente ocurre en la pubertad desde los 12 o 14 años hasta los 20 o 21.

Tratamiento:

Una vez descartadas enfermedades secundarias que puedan provocarla puede resolverse con cirugía plástica o a veces con una liposucción simple.

En la ginecomastia puberal es conveniente esperar y si no se resuelve espontáneamente se extirpa quirúrgicamente. Se suele realizar mediante una técnica de cirugía endoscópica que permite explorar con detenimiento el seno y extirpar al mismo tiempo el tejido necesario. Los resultados suelen ser satisfactorios.

También se puede realizar una liposucción si la cantidad de tejido graso es importante. En las pseudoginecomastias, dado que el aumento es debido a la acumulación de grasas, la liposucción es muy útil para reducir el volumen.

En ocasiones puede aparecer en personas que están tomando determinados medicamentos, como un efecto secundario de los mismos. Los fármacos que con más frecuencia presentan este problema son: principalmente puede ser asociado con el empleo de inhibidores de la bomba de protones así como Calcioantagonistas, Yolagogo, Digital, Estrógenos, Griseofulvina, Isoniacida, Finasterida, Metildopa, Fenitoína, Espironolactona, cimetidina y los anabolizantes esteroideos.

 

Liposucción

 

La liposucción es una tecnología sanitaria que se utiliza en cirugía estética y que permite un remodelado de la silueta a través de la extracción de grasa o tejido adiposo de diversos sitios del cuerpo usando una cánula o jeringa conectada a una máquina succionadora (liposucción mecánica), o mediante ultrasonido (liposucción ultrasónica).

 

Historia

 

Hasta que apareció la liposucción, el exceso de grasa se trataba extirpándolo junto con la piel (dermolipectomias y abdominoplastias) dejando, en consecuencia, grandes cicatrices. Esta técnica fue inventada por el ginecólogo italiano Giorgio Fischer en 1974; sin embargo, fue el cirujano francés Gerard Yves Illouz el primero en utilizarla con fines estéticos en 1977. Illouz acopló una cánula a un aspirador e introduciéndola bajo la piel, con movimientos de vaivén, el tejido graso era desprendido y aspirado.

Desde su introducción se han producido modificaciones y novedades en lo referente a cánulas, aspiradores, anestesia, y sobre todo, indicaciones más precisas. En 1985 el dermatólogo Jeffrey Klein inventa la liposuccion tumescente o método húmedo.

 

Al principio esta intervención se practicaba con anestesia general. La liposucción era realizada sólo en las porciones más profundas de la grasa y se empleaban cánulas de gran diámetro. Si el cirujano se acercaba excesivamente a la piel existía, debido al tamaño de las cánulas, un alto riesgo de irregularidades. La intervención era muy traumática y la paciente se quedaba varios días ingresada en la Clínica y las transfusiones de sangre eran prácticamente la norma. Actualmente la mayoría de las intervenciones se realizan bajo anestesia local o loco-regional. Las cánulas son de pequeño diámetro permitiendo realizar liposucciones superficiales con escaso riesgo de irregularidades. La intervención se realiza de forma ambulatoria en prácticamente todos los casos y la pérdida de sangre no es significativa.

Bajo el mismo principio se utilizan varias técnicas de liposucción: con jeringa, con ultrasonidos, con fibroliposucción y con la ayuda del Láser.

La Liposucción Ultrasónica es aplicada en tratamientos corporales de lipodistrofias localizadas, celulitis y principalmente postliposucción, para reducir las irregularidades. La Liposucción Ultrasónica fue introducida 1982 cuando en EUA el cirujano W.P. Coleman describe la técnica usando cánulas vibratorias con la ventaja de proteger los tejidos. Los efectos clínicos de los ultrasonidos eran conocidos desde hacía tiempo en fisioterapia, dónde se utilizaba el efecto de calentamiento generado por las ondas ultrasónicas en el tratamiento de lesiones músculo-esqueléticas. Basándose en este principio se desarrollan liposuctores ultrasónicos que realizan una destrucción selectiva de las células, preservando vasos y nervios. Esta especificidad es debida al distinto cociente de absorción de energía ultrasónica que presentan las células del cuerpo humano. En 1993 Zocchi desarrolló la técnica interna. En el 2000 un estudio (Lawrence y Cox) no indicó que la técnica con ultrasonido sea mejor que la convencional o que sea esencial para facilitar la extracción de grasa.

 

Objetivos

 

La liposucción no debe considerarse como una cura de la obesidad, sino como una cirugía estética que podrá quitar la grasa acumulada que se encuentra en lugares indeseados. Habitualmente la liposucción se lleva a cabo en el abdomen, en las caderas y en los muslos, aunque también puede realizarse en otros lugares como brazos, rodillas, tobillos, papada o rostro.

La cirugía estética debe realizarse en personas que gozan de un buen estado de salud. El propósito primordial es eliminar grasa corporal con el fin de eliminar lipodistrofias o celulitis, moldear el cuerpo del paciente y en menor medida reducir el peso pues estrictamente no es un tratamiento para el control de la obesidad y el tejido adiposo no se extrae de todo el cuerpo, sino tan sólo de algunas zonas, siendo las más comunes el abdomen, los muslos, las nalgas,los brazos y el cuello.

La liposucción permite la posibilidad de recolocar parte de la grasa superflua extraída como injerto. Es decir que la grasa extraída se vuelve a infiltrar en otras zonas corporales para darles mejor volumen y forma con fines estéticos, con lo cual se habla de lipoescultura.

 

Técnica

 

Durante la operación, el cirujano recorre primero con una cánula cada sector de la zona que se va a lipoaspirar (que ha sido previamente marcada) e inyectará una solución líquida. Esta solución está formada de anestesia, una droga que contrae los vasos sanguíneos y una solución salina que ayudará a desprender la grasa de la piel y del músculo, disolviéndola y convirtiéndola en un líquido viscoso. Más tarde, se procederá a retirar este líquido mediante un procedimiento de succión, a través de una cánula que previamente se ha introducido y que está conectada a una máquina de aspiración.

 

Una liposucción dura habitualmente entre 1 y 3 horas, aunque el tiempo definitivo dependerá del tipo de liposucción y la técnica que se va a utilizar. Como en cualquier otra cirugía, se utiliza anestesia local o general.

 

Cuidados posoperatorios

 

Una vez terminada la liposucción, el paciente podrá volver a sus tareas habituales en un tiempo que dependerá de la operación que se ha realizado y del paciente (este periodo podrá variar entre uno y varios días). Durante las siguientes semanas, el paciente no deberá hacer esfuerzos y deberá proteger la zona lipoaspirada utilizando una faja especial y unas compresas elásticas que recomendará el cirujano. También es importante que se utilice ropa adecuada que permita más fácil la recuperación, por lo que se recomienda utilizar incluso, la ropa una talla más.

Como en toda cirugía, se requiere que se sigan al pie de la letra las recomendaciones del cirujano que realice el procedimiento.

Durante los primeros días, podrá atenuar el dolor o incomodidad con masajes. Los resultados podrán empezar a verse a partir de los dos meses, aunque el aspecto definitivo no se verá antes de los seis.

 

Complicaciones

 

Como todo procedimiento quirúrgico la liposucción tiene riesgos inherentes y que en la mayoría de casos pueden evitarse con una técnica quirúrgica meticulosa y un análisis prequirúrgico cuidadoso.

Las complicaciones mayores son la hemorragia que puede causar choque hipovolémico, la trombosis venosa y el subsecuente embolismo pulmonar así como embolismo graso, el edema pulmonar y el infarto cardíaco.

Localmente, en las áreas intervenidas, también se presentan deformidades o irregularidades del contorno, hipoestesia de la piel localizada sobre el área liposuccionada (que puede durar meses en recuperarse), equimosis extensas que pueden resolverse parcialmente quedando manchas por acumulación de hemosiderina, aparición de seromas, las infecciones que van desde las leves hasta las correspondientes a una fascitis necrotizante.

Las fallas en la técnica también puede llevar a asimetrías, quedando una zona del cuerpo más prominente que la otra, a sobrecorrección que deja una depresión en la piel y que luego hay que corregirla con un lipoimplante o a falta de corrección, teniendo que hacer una segunda liposucción.

Mortalidad

La incidencia de mortalidad global se estimaba en 2 por 100.000; sin embargo, en reportes publicados recientemente se estima en 1 en 5200 casos aproximadamente. Un estudio, publicado por la Revista de la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos y de Reconstrucción en el 2000, indicó que ésta operación tiene una tasa de mortalidad entre 20 y 60 veces más alta que una intervención quirúrgica normal pues la tasa de mortalidad encontrada fue de 20 por cada 100.000 o de 1 por 5000 casos.

 

Ginecomastia

 

Ginecomastia es el agrandamiento patológico de una o ambas glándulas mamarias en el hombre. Este trastorno suele estar asociado a una hiperprolactinemia (exceso de prolactina en sangre que también se sintetiza en varones).También puede ser causada por hiperestrogenismo derivado de una patología hepática como la cirrosis, ya que el hígado no es capaz de metabolizar los estrógenos. Los varones sometidos a tratamiento con estrógenos pueden desarrollar acúmulos de grasa en forma de mama, lo que se conoce como pseudoginecomastia, si bien es frecuente que llegue a desarrollar verdaderas mamas a lo que se llama ginecomastia. Es la patología mamaria más frecuente en el sexo masculino. Los varones obesos también suelen desarrollar una pseudoginecomastia, normalmente ocurre en la pubertad desde los 12 o 14 años hasta los 20 o 21.

Tratamiento:

Una vez descartadas enfermedades secundarias que puedan provocarla puede resolverse con cirugía plástica o a veces con una liposucción simple.

En la ginecomastia puberal es conveniente esperar y si no se resuelve espontáneamente se extirpa quirúrgicamente. Se suele realizar mediante una técnica de cirugía endoscópica que permite explorar con detenimiento el seno y extirpar al mismo tiempo el tejido necesario. Los resultados suelen ser satisfactorios.

También se puede realizar una liposucción si la cantidad de tejido graso es importante. En las pseudoginecomastias, dado que el aumento es debido a la acumulación de grasas, la liposucción es muy útil para reducir el volumen.

En ocasiones puede aparecer en personas que están tomando determinados medicamentos, como un efecto secundario de los mismos. Los fármacos que con más frecuencia presentan este problema son: principalmente puede ser asociado con el empleo de inhibidores de la bomba de protones así como Calcioantagonistas, Yolagogo, Digital, Estrógenos, Griseofulvina, Isoniacida, Finasterida, Metildopa, Fenitoína, Espironolactona, cimetidina y los anabolizantes esteroideos.

 

Trastorno dismórfico corporal

 

El trastorno dismórfico corporal (TDC) (anteriormente conocido como dismorfofobia) es un trastorno somatomorfo que consiste en una preocupación importante y fuera de lo normal por algún defecto percibido en las características físicas (imagen corporal), ya sea real o imaginado. Si dicho defecto existe, la preocupación y ansiedad experimentada por estas personas es excesiva, ya que lo perciben de un modo exagerado. El afectado puede quejarse de uno o varios defectos; de algunas características vagas, o de su aspecto en general (global), causando malestar psicológico significativo que deteriora su desempeño social o laboral, hasta el punto de manifestar síntomas ansioso-depresivos severos, el desarrollo de otros trastornos de ansiedad, aislamiento y exclusión social.

Se estima que el 1-2% de la población mundial reúnen los criterios diagnósticos propios del TDC.

Las causas del TDC difieren de una persona a otra. Sin embargo, la mayoría de los investigadores creen que podría ser una combinación de factores biológicos, psicológicos y ambientales de su pasado o presente. Malos tratos, abuso o abandono pueden ser también factores contribuyentes.

El inicio de los síntomas generalmente ocurre en la adolescencia o en la edad adulta temprana, donde comienzan la mayoría de críticas personales relacionadas con la imagen corporal, aunque los casos de aparición de TDC en niños y adultos mayores no son desconocidos. Se cree erróneamente que el TDC afecta principalmente a mujeres, pero las investigaciones muestran que afecta a hombres y mujeres por igual.

El trastorno provoca deterioro en la calidad de vida; y suele darse comorbilidad con el trastorno depresivo mayor y la fobia social. Con una tasa de ideación suicida de alrededor del 80%, casos extremos de TDC puede ser considerados factores de riesgo para el suicidio, sin embargo, muchos casos de TDC son tratados con intervención psiquiátrica o psicológica. Una persona con este trastorno se puede tratar con psicoterapia, medicamentos o ambas modalidades. La investigación ha demostrado que la terapia cognitiva conductual (TCC) y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden resultar eficaces en el tratamiento del TDC.

El Trastorno dismórfico corporal suele ser de curso crónico, y los síntomas tienden a persistir o empeorar con el tiempo si no se tratan. Los afectados por TDC padecen durante muchos años antes de decidirse a buscar ayuda psicológica o psiquiátrica.

Etimología

La palabra "dismorfia" procede del griego “dis” que significa “alteración”, y “morfia” que significa “forma”.

 

Historia

 

Se trata de un cuadro psicopatológico descrito por primera vez en 1891 por el italiano Enrico Morselli (1852-1929), quien acuñó el término dismorfofobia en 1886.

El TDC fue reconocido por la Asociación Psiquiátrica Americana en 1987 y fue registrado y reconocido oficialmente como trastorno psiquiátrico en 1987 en el DSM-III-R. Desde entonces se ha cambiado el nombre de dismorfofobia a trastorno dismórfico corporal.

En su práctica, Freud tuvo al menos un paciente con este trastorno; el aristócrata ruso Sergéi Pankéyev, llamado "El hombre de los lobos (der Wolfsmann)" por Freud, para proteger su identidad. Pankejeff manifestaba una excesiva preocupación por su nariz. Pankéyev incluso llegó al punto de evitar exponerse en público.

El "Complejo de Tersites" está relacionado con el mito del hijo de Agrio, Tersites, quien según se cuenta era el griego más feo y el hablador más imprudente de Troya siendo asesinado por tal motivo por Aquiles. En 1962 Stutte5 utilizó la terminología "Complejo de Tersites"  para denominar a aquellas personas que padecían de un real aunque leve defecto físico, pero que al contextualizarse en la búsqueda de la perfección estética impuesta por la sociedad vivían su defecto de una manera traumática.

 

Concepto

 

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM IV) define el trastorno dismórfico corporal como un trastorno somatomorfo marcada por una preocupación por un defecto imaginado (o real) en la apariencia física, que causa un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras importantes áreas de la actividad del individuo, como los estudios o las relaciones íntimas. A veces incluye el evitar aparecer en público e incluso ir a trabajar, comportamiento como salir de casa solo de noche para no ser vistos o no salir en absoluto, llegando al aislamiento social.

 

La dismorfofobia es un trastorno mental que genera una imagen distorsionada del propio cuerpo. El trastorno generalmente se diagnostica a aquellas personas que son extremadamente críticas de su físico, apariencia o imagen corporal a pesar del hecho de no tener un defecto o deformación objetiva que lo justifique. Sin embargo, el TDC puede implicar un defecto real que en la mayoría de los casos es leve, pero el afectado sufre constantemente obsesionado con él. Los síntomas del individuo no se explican mejor por otro trastorno, por ejemplo, la preocupación por el peso suele ser atribuida a un trastorno de la alimentación.

 

Las personas con TDC comentan que desearían cambiar o mejorar algún aspecto de su apariencia física, aunque en general ellos tienen una apariencia normal o incluso pueden ser altamente atractivos. Los enfermos creen que son tan indescriptiblemente horribles que no son capaces de interactuar con otras personas o funcionar normalmente por miedo al ridículo y la humillación por su apariencia. Esto puede hacer que con frecuencia las personas con este trastorno se recluyan o tengan problemas en situaciones sociales (ansiedad social) por miedo a ser rechazados o criticados por su fealdad. Evitarán mirarse en el espejo. O pudieran hacer lo contrario, mirarse excesiva y compulsivamente en el espejo, analizando y criticando todos sus defectos. Esta obsesión por su apariencia física les ocupa generalmente una hora diaria (y a menudo más) y, en casos graves, disminución del contacto social, e incumplimiento de sus responsabilidades diarias, quedando recluidos en casa.

 

Se piensa erróneamente que el TDC está motivado por una excesiva y enfermiza vanidad o egolatría. Al contrario, las personas con TDC no creen ser más guapos y atractivos que los demás; en realidad perciben y piensan que sus hipotéticos defectos son irrevocablemente feos; o que determinados rasgos y características físicas no son tan buenos como ellos quisieran, acompañado de un desagradable sentimiento de ser imperfectos e/o inferiores a los demás.

Los casos más extremos pueden hacer que una persona desarrolle la llamada timidez amorosa (proveniente del concepto anglosajón love shy o love-shynesss y utilizado por el psicólogo Brian G. Gilmartin), una forma crónica de evitación de todas las relaciones íntimas. Pueden llegar a ser reservados y reacios a buscar ayuda por lo que puedan pensar de ellos o porque se sienten demasiado avergonzados. Se ha sugerido que son menos los hombres que buscan ayuda para la enfermedad que las mujeres.

En casos extremos puede haber tentativas de suicidio. Suelen estar desempleados o presentar desventajas en el trabajo, además de permanecer socialmente aislados, remarca en uno de sus trabajos el doctor David Veale  del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Londres y psiquiatra consultor en el Priory Hospital North London.

 

Epidemiología

 

Según el libro “Obsesiones Corporales” en el año 2003 la cantidad de personas afectadas por TDC alcanzaba más de 5 millones en Estados Unidos. Hoy se cree que el porcentaje sobre la población estadounidense supera el 2 por ciento. En general, mundialmente se estima que la incidencia es de entre el 0,5 y el 1,2 por ciento.

 

Prevalencia

 

Un estudio alemán ha demostrado que el 1-2% de la población cumple todos los criterios diagnósticos del TDC, con un porcentaje mayor que solo muestran síntomas leves de la enfermedad.7 La baja autoestima (crónica) es una característica intrínseca de las personas con TDC, ya que la valoración de su valía como personas está tan estrechamente vinculada con la percepción de su apariencia.

El TDC se diagnostica a hombres y mujeres por igual, y desencadenan síntomas (o un verdadero cuadro) de ansiedad social para quienes lo padecen.

Phillips documentó que el  97 por ciento de los pacientes con TDC evitan las actividades sociales normales y ocupacionales. La mayoría son solteros o divorciados. Muchos presentan ideas suicidas o autodestructivas, y suelen invertir varias horas del día en mirarse al espejo, un acto compulsivo que corresponde a lo que se conoce como una práctica ritual desde el punto de vista psiquiátrico.

 

Etiología

 

Este trastorno suele comenzar en la adolescencia e ir disminuyendo con la edad, aunque en ocasiones puede persistir en la edad adulta.

La dismorfofobia es mucho más común entre jóvenes de clase alta, con pocos o ningún defecto físico. Influenciados por los medios de comunicación y los altos estándares de belleza actual, empiezan a tener una percepción errónea o exagerada de defectos físicos imperceptibles o imaginarios. Éste trastorno afecta a hombres y mujeres por igual.

No hay una única causa determinante en el desarrollo del trastorno dismórfico corporal. La investigación muestra un número variable de factores que pueden estar involucrados y que pueden ocurrir en combinación. El TDC puede estar asociada con trastornos alimenticios, como el síndrome del comedor compulsivo, anorexia nerviosa o la bulimia, o puede también relacionarse con la fobia social o trastorno de ansiedad social.

Una reciente investigación  mediante visualización de escaneos cerebrales, pone de manifiesto que el cerebro de estas personas es, en principio, estructuralmente normal, pero el problema es que funciona de modo anormal cuando procesa los detalles visuales.

El trastorno obsesivo-compulsivo y la fobia social

El TDC suele ser comórbido al trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), donde el paciente realiza rituales que, literalmente, dominan todas las esferas de su vida. Una predisposición genética o antecedentes familiares para el TOC, puede hacer que las personas sean más susceptibles de desarrollar este trastorno. Otros trastornos de ansiedad como la fobia social o trastorno de ansiedad social también pueden ser concurrentes.

 

Psicológicas

 

Bromas o críticas

Se ha sugerido que la burla, crítica o humillación sobre la apariencia física podría desempeñar una función importante en el desarrollo del TDC. Aunque es poco probable que las burlas causen por sí mismas dismorfofobia, aun así, los niveles extremos de abuso en la infancia o juventud, acoso y tortura psicológica etiquetados y calificados como "burlas" o "bullying" a veces conduce a un trastorno de estrés postraumático en personas vulnerables. Alrededor del 60% de las personas con TDC informan de haber padecido reiterados episodios de humillación en su infancia y juventud.

Estilo de crianza de los hijos

Del mismo modo que las burlas, el estilo de crianza puede contribuir a la aparición de TDC; por ejemplo padres que, o bien ponen excesivo énfasis en la estética, la apariencia o el desprecio en absoluto, puede actuar como un disparador de la predisposición genética.

Otras experiencias de vida

Muchas otras experiencias de vida también pueden actuar como desencadenantes de la dismorfofobia; por ejemplo, el abandono, físico, emocional o sentimental; fracaso en relaciones, resultados académicos o laborales; generan traumas psíquicos que provocan inseguridad y miedo patológico al rechazo.

 

Ambiente

 

Se ha teorizado que los medios de comunicación pueden contribuir a la aparición del TDC, por ejemplo modelos, actores, cantantes y personajes famosos en general; y la necesidad implícita de la belleza estética a la que va asociada. Sin embargo, el TDC se produce en todas las partes del mundo, incluidas en zonas aisladas donde los medios de comunicación son limitados o casi inexistentes. La presión mediática es un factor causal poco probable para TDC, aunque sí que puede actuar como un catalizador en sujetos que están genéticamente (o psicológicamente) predispuestos; o también podrían empeorar los síntomas de TDC ya existentes.

Rasgos de personalidad

Los rasgos de personalidad pueden variar mucho de un sujeto a otro, y no tienen por que darse los mismos rasgos en todos los afectados. Algunos rasgos de personalidad asociados:
Inseguridad emocional
Introversión
Timidez, inhibición
Necesidad imperiosa de recibir la aprobación de los demás
Especial sensibilidad al rechazo y la crítica; vulnerabilidad
Excesiva autoconsciencia
Obsesividad
Ansiedad
Narcisismo
Hipocondría
Neuroticismo
Perfeccionismo


Autoestima, autoimagen y autoconcepto pobre (altamente dependiente de la valoración de su apariencia física)
Dificultad para las relaciones interpersonales, déficit en habilidades sociales y asertividad
Rasgos de personalidad por evitación, personalidad dependiente, personalidad obsesivo-compulsiva. (Cluster C, DSM IV)
Posiblemente también: rasgos de personalidad limítrofe, narcisista e histriónica (Cluster B, DSM IV).
Fobia social (trastorno de ansiedad social).

Factores de riesgo

En publicaciones anteriores se han descrito la existencia de varios factores de riesgo para TDC, a saber:
Trastorno obsesivo-compulsivo
Predisposición genética.
Rasgos de personalidad tales como perfeccionismo, introversión, timidez y temperamento ansioso.
Traumas en la infancia causados por constantes burlas, insultos, motes y humillación referido al aspecto físico.
Bullying o cualquier otra forma de maltrato psicológico.
Aislamiento y rechazo social.
Malas relaciones interpersonales.
Problemas psicológicos o emocionales tempranos.
Influencias paterno-filiales: padres sobreprotectores o exigentes; maltrato psicológico; abandono; separación; carencias afectivas o emocionales.
Historia crónica de problemas dermatológicos o estigmas físicos o complejos de la adolescencia(como por ejemplo: el acné), como así también el someterse a cirugías estéticas varias.
Sensibilidad estética y sobrevaluación de la imagen o apariencia.

Relación con la cirugía cosmética

En una serie de 50 pacientes, informada previamente por D. Veale  el 26% había solicitado tener una o más operaciones cosméticas, aunque no se tienen datos sobre la evolución. Las cirugías repetidas tienden a aumentar la insatisfacción, y algunas de ellas tales como la rinoplastia, tienden a resultar más insatisfactorias. Los estudios revelan que entre un 23 y un 40% se somete a cirugías plásticas y un 12% sigue tratamientos dermatológicos.

 

Cuadro clínico

 

Hay muchos síntomas y comportamientos comunes asociados con la dismorfofobia. Con frecuencia, estos síntomas y comportamientos son determinados por la naturaleza del defecto que se percibe por parte del afectado; por ejemplo, el uso de cosméticos es más común en aquellos que perciben defectos en la piel. Debido a esta dependencia de la percepción, muchas personas que padecen de dismorfofobia, solo mostrarán algunos síntomas y comportamientos comunes.

 

Síntomas

 

Los síntomas comunes incluyen:
Pensamientos obsesivos acerca de los defectos percibidos.
Comportamientos obsesivo-compulsivos relacionados con los defectos percibidos.
Síntomas de trastorno depresivo mayor.
Ideas y creencias delirantes relacionados con los defectos percibidos.
Aislamiento social y familiar; trastorno de ansiedad social (TAS) o fobia social; ansiedad interpersonal; retraimiento o aislamiento social autoimpuesto.
Ideación suicida.
Ansiedad; posibles ataques de pánico.
Baja autoestima; pobre autoconcepto y autoimagen.
Comparaciones obsesivas con los demás.
Sentimientos de temor y aversión en ambientes sociales pensando e imaginando que otros notan y se burlan de sus defectos percibidos.
Sentimientos intensos de vergüenza y bochorno.
Sentimientos de inferioridad e inadecuación.
Conductas de evitación: evitan salir de casa, relacionarse; o solo salen en momentos puntuales; por ejemplo, por la noche.
Conductas de dependencia o seguridad: dependen de la compañía de un compañero, amigo o familiar. Esto les disminuye la ansiedad.
Absentismo laboral, baja productividad, pérdida de empleo; incapacidad para trabajar o incapacidad para centrarse en él debido a la preocupación por su apariencia.
Disminución del rendimiento académico (problemas para mantener las calificaciones habituales, problemas de asistencia a la universidad o escuela).
Problemas para iniciar, establecer y mantener relaciones significativas (tanto las relaciones íntimas como las de amistad).
Problemas matrimoniales o de pareja.
Abuso de alcohol o drogas (a menudo en un intento de automedicarse).
Comportamientos repetitivos ritualizados (como la aplicación constante de maquillaje; verificar periódicamente la apariencia en los espejos (conductas de chequeo).
Percibir que su imagen varía en algo cada vez que se observan en un espejo o superficie reflectante (distorsión de la imagen corporal).
Perfeccionismo (sometiéndose a cirugía estética y realizar conductas tales como hidratación y ejercicio excesivo con el objetivo de crear un cuerpo ideal pero inalcanzable y reducir así la ansiedad).

Conductas compulsivas

Conductas compulsivas comunes asociadas con el TDC:
Comprobaciones compulsivas en espejos, ventanas, puertas o cualquier otra superficie reflectante.
Contrariamente, incapacidad (o fobia) de mirar su propio reflejo, fotografías y videos de uno mismo. Eliminación de todos los espejos y superficies reflectantes de la casa.
Intentos de camuflar los defectos: por ejemplo, con camuflaje cosmético, usar ropa holgada, mantenimiento de una postura corporal específica o el uso de sombreros.
El uso de técnicas de distracción: intentos de desviar la atención del defecto percibido por la persona, por ejemplo, usar ropa extravagante o joyas excesivas.
Excesivas conductas de aseo: dermatilomanía, peinarse, depilarse las cejas, afeitado, limpieza de cutis, higiene dental, etc.
Palpaciones compulsivas de la piel, sobre todo para sentir y estimar el defecto percibido.
Conductas hostiles hacia otros por razones desconocidas, especialmente hacia los de sexo opuesto o del mismo sexo en caso de homosexualidad.
Buscar seguridad de sus seres queridos (refugio).
Excesiva y estricta dieta y ejercicio, enfocada a cambiar su apariencia exterior.
Autolesiones.
Comparar su apariencia o determinadas partes del cuerpo con la de los demás; obsesión con famosos o modelos a los que el afectado de TDC desea parecerse.
Búsqueda compulsiva de información: lectura de libros, artículos de periódicos, enciclopedias, revistas y sitios web relacionados con los defectos que percibe; por ejemplo, pérdida de cabello o sobrepeso.


Obsesión con la cirugía plástica, estética o reparadora; cosmética o procedimientos dermatológicos. Si se someten a estas técnicas, a menudo consiguen resultados poco satisfactorios o en el peor de los casos agravamiento (en la percepción del paciente).
En casos extremos, los pacientes han intentado realizar una cirugía plástica por sí mismos, incluyendo liposucción y varios implantes con resultados desastrosos.
Uso excesivo de enemas (si la obesidad es su preocupación).

 

Áreas corporales comunes objeto de la obsesión

 

Las principales obsesiones son con la piel, cara, genitales, arrugas, dientes, pecho, nalgas, cicatrices, asimetría facial, pelo, vello facial, labios, nariz, ojos, cabeza, muslos, piernas, abdomen, orejas, barbilla, etc. Los hombres se preocupan generalmente de los genitales, mientras que las mujeres suelen preocuparse más con su cara, pelo y pecho. Personas allegadas al afectado no estarán de acuerdo con el defecto percibido y será motivo de discusión constante. El defecto sin embargo existe en los ojos del que sufre de TDC y no entiende que los demás no puedan ver el defecto que percibe. A pesar que sus teóricos defectos sean refutados por los demás, dará validez únicamente a lo que el mismo percibe.

En la investigación llevada a cabo por el Dr. Katharine Philips, con la participación de más de 500 pacientes, se porcentualizó las áreas corporales objeto de la preocupación, más comunes:

Piel (73%)
Cabello (56%)
Peso (55%)
Nariz (37%)
Dedos del pie (36%)
Abdomen (22%)
Senos/pecho/pezones (21%)
Ojos (20%)
Muslos (20%)
Dientes (20%)
Piernas (general) (18%)
Estructura corporal/estructura ósea (16%)
Rasgos faciales (en general) (14%)
Cara tamaño/forma (12%)
Labios (12%)
Glúteos (12%)
Barbilla (11%)
Cejas (11%)
Caderas (11%)
Orejas (9%)
Brazos/muñecas (9%)
Cintura (9%)
Genitales (8%)
Mejillas/pómulos (8%)
Pantorrilla (8%)
Altura (7%)
Cabeza (tamaño o forma) (6%)
Frente (6%)
Pies (6%)
Manos (6%)
Boca (6%)
Mandíbula (6%)
Espalda (6%)
Dedos (5%)
Cuello (5%)
Hombros (3%)
Rodillas (3%)
Tobillos (2%)
Músculos faciales (1%)

Las personas con TDC a menudo tienen más de un área corporal motivo de preocupación.

 

Diagnóstico

 

"Criterios para el diagnóstico de F45.2 Trastorno dismórfico corporal (300.7)" (DSM-IV):
A. Preocupación por algún defecto imaginado del aspecto físico. Cuando hay leves anomalías físicas, la preocupación del individuo es excesiva.
B. La preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
C. La preocupación no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. ej., insatisfacción con el tamaño y la silueta corporales en la anorexia nerviosa).

En la mayoría de los casos el TDC está subdiagnosticado. En un estudio de  pacientes con TDC, el trastorno solo se observó en 5 registros, y ninguno de los pacientes recibieron un diagnóstico oficial de TDC. Esta carencia de diagnósticos se debe a la reciente inclusión de la enfermedad en el DSM-IV; por lo tanto, el conocimiento clínico de la enfermedad, especialmente entre los médicos generales, no está muy extendido.

 

Además la patología se asocia a menudo con conductas de vergüenza y secretismo, por lo tanto los pacientes a menudo no revelan sus inquietudes sobre su aspecto físico por temor a parecer superficiales o banales ante los médicos o familia.

La dismorfofobia está a menudo mal diagnosticada porque sus síntomas pueden solaparse a los criterios del trastorno depresivo, trastornos de ansiedad, o fobia social; y así la causa de cada uno de los problemas permanecen sin resolver.

 

Muchos individuos con TDC no poseen conocimientos o comprensión de su enfermedad, y consideran su problema de naturaleza estética en vez de psicológica, por lo tanto, las personas que sufren de dismorfofobia buscan tratamiento en profesionales especialistas en medicina y cirugía cosmética, en lugar de tratamiento psicológico o psiquiátrico.

El CIE-10 incluye el TDC dentro de los trastornos hipocondríacos, sin hacer diferencia de las preocupaciones físicas de las estéticas.

Comorbilidad

Se observa comorbilidad frecuente en el TDC, especialmente para la depresión, la fobia social, trastorno de personalidad por evitación, dependiente y limítrofe; y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC); todos ellos relacionados con el perfil común de los afectados por TDC: sujetos tímidos, introvertidos y con elevado neuroticismo.

Algunas investigaciones indican que alrededor del 76% de las personas con TDC experimentarán un trastorno depresivo mayor en algún momento de sus vidas, significativamente más alto que el 10-20% esperado en la población general. Casi el 36% de las personas con TDC también producirá agorafobia y en torno a un 32% se verán afectados por el trastorno obsesivo-compulsivo. El TDC estaría englobado dentro del llamado espectro obsesivo-compulsivo

 

Comorbilidad asociada
Trastorno obsesivo compulsivo.
Trastornos alimentarios: anorexia nerviosa, bulimia, ortorexia, vigorexia (dismorfia muscular).
Trastornos de personalidad.
Depresión.
Trastorno de ansiedad social (fobia social).
Hipocondría.
Agorafobia.
Tricotilomanía.
Dermatilomanía.
Síndrome de referencia olfativo.

Tratamiento

El tratamiento psiquiátrico para estos pacientes es difícil, pero con terapia o medicación, incluso los que inicialmente no aceptan que el problema está en su mente y no en su cuerpo, se pueden recuperar.

El estudio de la UCSD incluye exploraciones con PET y MRI para hacer mediciones de estructuras y procesos cerebrales, junto con pruebas neuropsicológicas de memoria, aprendizaje, atención, toma de decisiones, y habilidades visuales-espaciales.

Terapia cognitivo-conductual

 

Los estudios han evidenciado que la terapia cognitivo-conductual (TCC) ha demostrado ser eficaz. En un estudio de 54 pacientes con TDC que fueron asignados al azar a dos grupos, uno siguiendo el modelo de terapia cognitivo-conductual, y otro sin tratamiento, los síntomas del TDC se redujeron significativamente en los pacientes sometidos a la TCC. El TDC fue eliminado en el 82% de los casos después del tratamiento y en el 77% durante el seguimiento posterior.

El compromiso y la ayuda a los pacientes para desarrollar una buena comprensión psicológica de los factores que mantienen el TDC debe ser esenciales en ella. Esto luego lleva a experiencias de comportamiento o tareas graduales de exposición o actividades sin los comportamientos seguros (conductas de seguridad).

Puede requerir la redescripción de las imágenes de los traumas pasados y reestructuración cognitiva para la obtención de valores idealizados acerca de la importancia de su propia apariencia.

 

Asimismo como es común con los trastornos crónicos los pacientes encuentran mucha ayuda al concurrir a grupos de apoyo.

 

Farmacoterapia

 

La neurobiología y el papel de la serotonina en el TDC son especulativos, y existen informes de casos de empeoramiento del trastorno con inhibidores de la recaptación de serotonina.

Sin embargo, otros plantean que, como en el TOC, los tratamientos farmacológicos más eficaces para el TDC son dosis altas de inhibidores de la recaptación de serotonina (IRS / ISRS).  El tema de la medicación puede enfocarse afirmando "Esta medicina le ayudará a superar el estrés y desmoralización que le produce su aspecto".

Los IRS más eficaces  son:
clomipramina
fluoxetina
fluvoxamina

Y, posiblemente, otros fármacos ISRS como la paroxetina, sertralina y citalopram.

Un enfoque combinado de terapia cognitivo-conductual (TCC) y antidepresivos es más eficaz que si se emplean por separado. La dosis de un determinado antidepresivo es más efectivo cuando se excede la dosis máxima recomendada que se suele prescribir para el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o el trastorno depresivo mayor.

Arrugas de la piel

Las arrugas de la piel aparecen como resultado de los procesos de envejecimiento, como la glicación o, de manera temporal, como resultado de una inmersión prolongada (de bastantes minutos) en agua.

Las arrugas en la piel se forman a consecuencia de: disminución del colágeno, factores genéticos, las expresiones faciales habituales, el envejecimiento, el deterioro provocado por el sol, falta de humedad ambiente, o exposición al viento, fumar, una hidratación pobre.

 

Arrugas e hidratación

 

Al estar expuesta de manera prolongada al agua, la capa exterior de la piel empieza a absorber el agua. Sin embargo, la piel no se expande uniformemente y por lo tanto, las arrugas se forman. La disminución de la cantidad de agua en el cuerpo, como ocurre cuando hay deshidratación, también puede causar este arrugamiento de la piel.

Arrugas por envejecimiento

Las arrugas por envejecimiento y deterioro de la piel se producen varios factores incluyendo la exposición al sol, procesos bruscos de pérdida de peso y un factor clave en la formación de arrugas es el hábito de fumar. Al fumar, el oxígeno desaparece, disminuyendo la circulación de la sangre en la piel de la cara y resultando en el nacimiento de línea prematuras y arrugas. Además, cualquier persona que fuma hace una serie de movimientos faciales repetidos que contribuyen a la creación de aún más arrugas.

Colágeno

El colágeno es una molécula proteica o proteína que forma fibras, las fibras colágenas. Estas se encuentran en todos los animales. Son secretadas por las células del tejido conjuntivo como los fibroblastos, así como por otros tipos celulares. Es el componente más abundante de la piel y de los huesos, cubriendo un 25 % de la masa total de proteínas en los mamíferos.

 

Características físicoquímicas

 

Las fibras colágenas son flexibles, pero ofrecen gran resistencia a la tracción. El punto de rotura de las fibras colágenas de los tendones humanos se alcanza con una fuerza de varios cientos de kilogramos por centímetro cuadrado. A esta tensión solamente se han alargado un pequeño porcentaje de su longitud original.

Cuando el colágeno se desnaturaliza por ebullición y se deja enfriar, manteniéndolo en una solución acuosa, se convierte en una sustancia muy conocida, la gelatina.

 

Síntesis del colágeno

 

La fase previa a la formación de colágeno es intracelular: series de tres aminoácidos se ensamblan en tándem formando cadenas de polipéptidos, llamadas cadenas α (alfa), unidas entre sí a través de puentes de hidrógeno intramoleculares.

Estas cadenas son muy ricas en prolina, lisina y glicina, fundamentales en la formación de la superhélice. La hidroxiprolina constituye alrededor de un 10 a 12 % de todos los residuos aminoacídicos del colágeno, dependiendo dicho porcentaje del tipo de colágeno. La forma química más abundante de la hidroxiprolina que forma parte del colágeno es la 4-trans-OH-L-prolina. Cada cadena tiene un peso molecular de alrededor de 100 000 Da y es levógira (gira hacia la izquierda).

Tres de estas cadenas alfa (no hélices alfa) se ensamblan para formar una molécula de procolágeno en forma de triple espiral que se secreta al espacio extracelular donde se transforma en tropocolágeno, un colágeno ya maduro. Este monómero mide alrededor de 300 nanómetros de largo y 1,4 nm de diámetro. Las tres cadenas se enrollan y se fijan mediante enlaces transversales para formar una triple hélice dextrógira con una distancia entre las vueltas de 8,6 nanómetros.

La triple hélice se mantiene unida entre sí debido a puentes de hidrógeno, que afectan aproximadamente a 2/3 de cada cadena alfa. Además, los tropocolágenos se unen entre sí por medio de enlaces entre algunos aminoácidos específicos (como por ejemplo la lisina), llamados "crosslinkings" o entrecruzamientos, que favorecen la consolidación de las fibrillas de colágeno.

 

En el espacio extracelular varias moléculas de tropocolágeno se asocian a través de enlaces entrecruzados formando fibrillas y fibras. Una vez transportada fuera de la célula se produce el fenómeno de alineación y maduración de las moléculas a tropocolágeno en un proceso denominado fibrogénesis. Esta maduración no consiste sino en el fortalecimiento de los cruces intermoleculares y de ello dependen directamente las características mecánicas de cada tejido conjuntivo.

 

Formación del colágeno

 

Cada una de las cadenas polipeptídicas es sintetizada por los ribosomas unidos a la membrana del retículo endoplásmico y luego son traslocadas al lumen del mismo en forma de grandes precursores (procadenas α), presentando aminoácidos adicionales en los extremos amino y carboxilo terminales. En el retículo endoplásmico los residuos de prolina y lisina son hidroxilados para luego algunos ser glucosilados en el aparato de Golgi; parece ser que estas hidroxilaciones son útiles para la formación de puentes de hidrógeno intercatenarios que ayudan a la estabilidad de la superhélice.

Tras su secreción, los propéptidos de las moléculas de procolágeno son degradados mediante proteasas convirtiéndolas en moléculas de tropocolágeno asociándose en el espacio extracelular formando las fibrillas de colágeno.

La formación de fibrillas está dirigida, en parte, por la tendencia de las moléculas de procolágeno a autoensamblarse mediante enlaces covalentes entre los residuos de lisina, formando un empaquetamiento escalonado y periódico de las moléculas de colágeno individuales en la fibrilla.

 

Defectos en la síntesis de colágeno

 

Las siguientes enfermedades están causadas por defectos en la correcta síntesis del colágeno que conducen a alteraciones en su estructura.
Síndrome de Ehlers-Danlos. Se trata de un grupo de al menos 10 enfermedades que tienen en común síntomas de debilidad estructural en el tejido conjuntivo, relacionados con fragilidad e hiperextensibilidad de la piel y con la hipermovilidad en la articulaciones.


Osteogénesis imperfecta. Es un grupo de cuatro enfermedades que se caracterizan por fracturas múltiples que dan lugar a deformaciones óseas.
Escorbuto. El escorbuto es una avitaminosis causada por un déficit de vitamina C (ácido ascórbico) en la dieta que causa una disminución en la síntesis de hidroxiprolina debido a que la prolil hidroxilasa requiere ácido ascórbico. La hidroxiprolina proporciona átomos adicionales capaces de formar puentes de hidrógeno que estabilizan la triple hélice de colágeno.​
Síndrome del cuerno occipital o cutis laxa. Una deficiencia en la actividad de la lisil oxidasa da lugar a defectos en la formación de enlaces cruzados que originan una piel laxa y blanda y a la aparición durante la adolescencia de cuernos occipitales óseos.
Distrofia muscular congénita de Ullrich. Enfermedad congénita grave que provoca debilidad muscular por déficit del colágeno VI.

Función y tipos

Las fibras de colágeno forman estructuras que resisten las fuerzas de tracción. Su diámetro en los diferentes tejidos es muy variable y su organización también; en la piel de los mamíferos están organizadas como cestos de mimbre, lo que permite la oposición a las tracciones ejercidas desde múltiples direcciones. En los tendones lo están en haces paralelos que se alinean a lo largo del eje principal de tracción. En el tejido óseo adulto y en la córnea se disponen en láminas delgadas y superpuestas, paralelas entre sí, mientras las fibras forman ángulo recto con las de las capas adyacentes.

 

Las células interactúan con la matriz extracelular tanto mecánica como químicamente, lo que produce notables efectos sobre la arquitectura tisular. Así, distintas fuerzas actúan sobre las fibrillas de colágeno que se han secretado, ejerciendo tracciones y desplazamientos sobre ellas, lo que provoca su compactación y su estiramiento.

 

Tipos de colágeno

 

El colágeno en lugar de ser una proteína única, se considera una familia de moléculas estrechamente relacionadas pero genéticamente distintas. Se describen varios tipos de colágeno:
Colágeno tipo I: Se encuentra abundantemente en la dermis, el hueso, el tendón, la dentina y la córnea. Se presenta en fibrillas estriadas de 20 a 100 nm de diámetro, agrupándose para formar fibras colágenas mayores. Sus subunidades mayores están constituidas por cadenas alfa de dos tipos, que difieren ligeramente en su composición de aminoácidos y en su secuencia. A uno de los cuales se designa como cadena alfa1 y al otro, cadena alfa2. Es sintetizado por fibroblastos, condroblastos y osteoblastos. Su función principal es la de resistencia al estiramiento.


Colágeno tipo II: Se encuentra sobre todo en el cartílago, pero también se presenta en la córnea embrionaria y en la notocorda, en el núcleo pulposo y en el humor vítreo del ojo. En el cartílago forma fibrillas finas de 10 a 20 nanómetros, pero en otros microambientes puede formar fibrillas más grandes, indistinguibles morfológicamente del colágeno tipo I. Están constituidas por tres cadenas alfa2 de un único tipo. Es sintetizado por el condroblasto. Su función principal es la resistencia a la presión intermitente.
Colágeno tipo III: Abunda en el tejido conjuntivo laxo, en las paredes de los vasos sanguíneos, la dermis de la piel y el estroma de varias glándulas. Parece un constituyente importante de las fibras de 50 nanómetros que se han llamado tradicionalmente fibras reticulares. Está constituido por una clase única de cadena alfa3. Es sintetizado por las células del músculo liso, fibroblastos, glía. Su función es la de sostén de los órganos expandibles.


Colágeno tipo IV: Es el colágeno que forma la lámina basal que subyace a los epitelios. Es un colágeno que no se polimeriza en fibrillas, sino que forma un fieltro de moléculas orientadas al azar, asociadas a proteoglicanos y con las proteínas estructurales laminina y entactina. Es sintetizado por las células epiteliales y endoteliales. Su función principal es la de sostén y filtración.
Colágeno tipo V: Presente en la mayoría del tejido intersticial. Se asocia con el tipo I.
Colágeno tipo VI: Presente en la mayoría del tejido intersticial. Sirve de anclaje de las células en su entorno. Se asocia con el tipo I.
Colágeno tipo VII: Se encuentra en la lámina basal.
Colágeno tipo VIII: Presente en algunas células endoteliales.
Colágeno tipo IX: Se encuentra en el cartílago articular maduro. Interactúa con el tipo II.
Colágeno tipo X: Presente en cartílago hipertrófico y mineralizado.
Colágeno tipo XI: Se encuentra en el cartílago. Interactúa con los tipos II y IX.
Colágeno tipo XII: Presente en tejidos sometidos a altas tensiones, como los tendones y ligamentos. Interactúa con los tipos I y III.
Colágeno tipo XIII: Es ampliamente encontrado como una proteína asociada a la membrana celular. Interactúa con los tipos I y III.
Colágeno tipo XIV: Aislado de placenta; también detectado en la médula ósea.
Colágeno tipo XV: Presente en tejidos derivados del mesenquíma.
Colágeno tipo XVI: Intima asociación con fibroblastos y células musculares lisas arteriales; no se asocia fibrillas colágenas tipo I.
Colágeno tipo XVII: Colágeno de Transmembrana no se halla habitualmente en la membrana plasmática de las células.
Colágeno tipo XVIII: Presentes en las membranas basales, epiteliales y vasculares.
Colágeno tipo XIX: Se localiza en fibroblastos y en el hígado.
Colágeno tipo XX: Presente en la córnea, en el cartílago esternal y en los tendones.
Colágeno tipo XXI: Hallado en encías, músculo cardíaco y esquelético y otros tejidos humanos con fibrillas de colágeno tipo I.

Estructura tridimensional

El colágeno posee una estructura secundaria tridimensional consistente en una "cadena α" (no confundir con α hélice), es una hélice levógira con alrededor de 3 residuos por vuelta. En cuanto a la estructura cuaternaria, tres cadenas α superenrolladas forman una triple hélice dextrógira. Cabe destacar que no encontramos estructura terciaria en esta proteína.

Comportamiento mecánico

Las fibras de colágeno confiere una resistencia mayor a los tejidos que las contienen, a diferencia de la elastina que forma una red isótropa las fibras de colágeno se presenten estructuradas en haces anisótropos, lo cual confiere un comportamiento mecánico anisótropo con mayor rigidez en la dirección de las fibras de colágeno. Muchas estructuras multicapa como las arterias, el esófago, o la piel, contienen diversas capas de colágeno, en las cuales la dirección preferente de las fibras en cada capa es diferente, eso da una respuesta estructural complicada.

El C.E.F es un procedimiento quirúrgico integral para conseguir un rejuvenecimiento del rostro. En este procedimiento están comprendidas todas las operaciones necesarias para recuperar la ARMONÍA facial. Un rostro armónicamente envejecido es rejuvenecido integral y armónicamente en todos sus sentidos. Esta cirugía se realiza en pacientes que tienen un deterioro importante en párpados, cuello, mentón, punta nasal, surcos naso-genianos, pérdida de la línea mandibular y del ángulo del cuello.